Tag Archives: Renata Roa consultora en Imagen y Comunicación Facial
Vídeo

Qué dicen mis pies? – Lenguaje Corporal – Renata Roa

14 Oct

Los pies son la parte más inconsciente que tenemos y que de manera constante le está diciendo un mensaje al mundo. Es fascinante entender lo que nos quieren decir y sobre todo lo que los demás nos están diciendo. Una parte de la Comunicación No verbal que grita cosas.

 

El Lenguaje Corporal De Las Piernas

En cuanto al lenguaje corporal de las piernas, te voy a comentar 3 cosas muy interesantes. Presta atención si quieres poner a prueba tu habilidad para leer el lenguaje corporal al final de este ejercicio.

1. Las piernas que ocupan el máximo espacio

Aunque esto se puede ver perfectamente cuando una persona está de pie, es cuando está sentada que este fenómeno se hace más evidente.

Si ves a una persona que, sentada, tiene las piernas estiradas, separadas o con un tobillo sobre la rodilla opuesta… es decir, si ves que esa persona ocupa el máximo espacio posible con sus piernas, lo que ese lenguaje corporal dice de ella es que siente una gran confianza en sí misma o que percibe que ella es la dominante de la situación.

Este detalle tanto puede significar que la persona está relajada y sin miedos como también puede indicar que se trata de alguien con un toque prepotente, mandón o incluso engreído.

2. Las piernas que ocupan el mínimo espacio

Como imaginarás, el hecho de que una persona ocupe el mínimo espacio con sus piernas, tanto sentada como de pie, significa justo lo opuesto al caso anterior. Esta persona posee poca confianza en sí misma de forma general o bien se siente intimidada en este momento concreto por algún motivo.

Esto tiene que ver con nuestro instinto más primitivo de proteger nuestros genitales. Cuando una persona retuerce o aprieta una pierna contra la otra, a menos que se trate de algún tipo de picor o ganas de ir al baño, está ocultando inconscientemente su zona genital porque percibe la situación como amenazante.

A este respecto, es probable que, si eres mujer, tiendas a ocupar el mínimo espacio con tus piernas y, si eres hombre, tiendas a ocupar el máximo espacio. Esta tendencia se debe, fundamentalmente, a la educación que hemos recibido; pues una socialización tradicional y estereotipada, que es la que recibimos la mayoría de las personas, nos dice que las mujeres debemos ser discretas y para nada dominantes y los hombres deben imponerse. Me encantaría que pausaras el vídeo aquí sólo un segundo para contarme, en la sección de comentarios, cuáles son tus pensamientos sobre esto.

3. Las piernas cruzadas

Y la tercera curiosidad que quiero compartir contigo en cuanto al lenguaje corporal de las piernas tiene que ver con la dirección del cruce. A rasgos generales, cruzar las piernas indica inseguridad por el motivo que acabamos de ver. Sin embargo, esto sólo puede ser percibido como un indicio fiable en el caso de personas que no suelan cruzar las piernas.

¡Pero hay otras personas que sí suelen cruzarlas cada vez que se sientan! En esos casos se trata de un hábito, no de un indicio de inseguridad. Pero sí hay algo muy interesante que podemos inferir de un cruce de piernas. Los estudios al respecto indican que, en muchas ocasiones, las personas cruzamos las piernas hacia el lado que nos agrada o nos apetece. Es decir, que si mientras conversas con alguien, tras un comentario tuyo, esa persona cruza la pierna que está más próxima a ti hacia el lado opuesto, podría indicar que o no le ha gustado lo que has dicho o, directamente, está deseando marcharse de tu lado.

El Lenguaje Corporal De Los Pies

Te voy a contar dos cosas muy interesantes sobre el lenguaje corporal de los pies que revelan pensamientos ocultos de las personas. ¿Te apetece?

1. Apuntan a nuestro foco de atención

Es probable que ya hayas oído algo al respecto de lo que te voy a contar. Por norma general, también cuando estamos sentadas o sentados pero, sobre todo, cuando estamos de pie, las puntas de nuestros pies apuntan al lugar o persona donde tenemos puesto el foco de atención.

Esto lo puedes observar cuando un grupo de personas está charlando de pie. Normalmente, cuando hay un o una líder evidente en el grupo, todos los pies apuntan a esa persona. Si en ese grupo hay una persona que se siente atraída hacia otra (ya sea atracción sexual, admiración o una fuerte simpatía), sus pies apuntarán hacia esa persona. Si en el grupo hay una persona desagradable o antipática, casi con seguridad ningún pie apuntará hacia ella.

Por otro lado, si estás charlando con alguien cuyos pies apuntan hacia la puerta de salida, ya sabes que o tú o tu conversación no le gustáis demasiado. A veces es una simple cuestión de cambiar de tema para comprobar si realmente el problema era que a esa persona no le interesa en absoluto que le cuentes cómo fue el partido de fútbol de ayer.

2. Te delatan si mientes

El reconocido investigador del lenguaje corporal Paul Ekman afirma que, cuando una persona miente, sus pies pueden reflejar la incoherencia entre sus pensamientos y sus palabras a través de movimientos compulsivos inusuales. Esto no siempre es así, de modo que no deberías tomártelo como un indicio fiable. Para saber en qué casos esta información puede revelarte una mentira, fíjate en cómo se comportan los pies de la otra persona en situaciones neutras o incluso cuando está nerviosa pero no está mintiendo. Si llegas a identificar el comportamiento habitual de sus pies en situaciones de “no mentira”, podrás reconocer mucho más fácilmente las situaciones en que sí miente, porque sus pies se comportarán de modo revelador: tal vez se trate de un temblor inusual, de una colocación extraña o de una gran tensión visible.

¿Te has quedado con estos detalles? Si no has visto el vídeo sobre el lenguaje corporal de las piernas, te recomiendo que vayas a él en el menú que verás a continuación en pantalla. Y si ya lo has visto, te animo a que pongas a prueba lo que has aprendido hoy, en ese mismo menú.

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Anuncios
Vídeo

¿Por qué soy un controlador y como puedo superarlo?

30 Ago

¿Por qué soy tan controlador? ¿Qué significa esto en mi vida? ¿Cómo puedo dejar de controlar y así dejarlo ir? Aunque no lo creas, el control está muy asociado a una emoción que sí nos ayuda a sobrevivir, pero también nos puede limitar por toda la cantidad de sustancias que segregamos al vivirlo en exceso. Confía y vive los procesos de una manera más relajados.

¿Quién sufre de personalidad controladora?
Decimos que una persona sufre de personalidad controladora cuando dicta a las personas de su entorno el comportamiento que deben adoptar. Quiere controlar todas las situaciones en las que se encuentra. Todo está planificado, calculado y organizado según lo que ella ha decidido con un extremado rigor. Este tipo de personas suelen pensar que su intervención es necesaria y esconden un sentimiento de superioridad, de ahí la necesidad de tenerlo todo controlado. Según ellas, deben tomar el mando de una situación porque los demás no saben gestionar correctamente los imprevistos. El mínimo cambio les afecta por eso nada dejan al azar, piensan en todos los detalles y se adelantan a todos los imprevistos que puedan acontecer.

¿De dónde nace este carácter obsesivo por tenerlo todo controlado?
Muy sencillo: del miedo al fracaso. Este temor es lo que motiva la sed de poder y control absoluto. El miedo y el sentimiento de inseguridad son los grandes enemigos que convierten a este tipo de personas en eternas insatisfechas. Suelen ser infelices y se obligan a aspirar a la perfección, lo que les resulta realmente imposible de conseguir teniendo en cuenta el grado de exigencia que se imponen. Este miedo es el que les dirige una vida estrictamente organizada. Son personas violentas que complican la existencia de todos los que están a su alrededor.

¡A relajarse!
Quienes sufren este trastorno deben aprender a soltar lastre y dejar que las cosas ocurran, enfrentarse a sus rigurosos principios. Deben abandonar sus constantes mecanismos de defensa y abrirse a los demás, confiar en ellos y comportarse con más soltura y espontaneidad. Este aprendizaje pasa por la recuperación de la confianza en ellos mismos y por la lucha contra ese excesivo temor que los consume y controla. Hay que saber tomar distancia y relajarse de vez en cuando. ¡Es vital! Si ese carácter controlador se convierte en un obstáculo a la hora de buscar la plenitud personal, el afectado podría plantearse seguir un tratamiento del tipo terapia cognitiva ycomportamental centrado en ese rasgo de su carácter para empezar a disfrutar de la vida al máximo. En cuanto den este paso, empezarán a relativizar las cosas.

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

 

Vídeo

Encuentra tu propósito de vida

16 Jun

La gente que conocemos, las conversaciones que tenemos, los programas que vemos, los libros que leemos, todo en nuestro alrededor tiene una fuerte influencia en nuestra vida.

Pero con demasiada frecuencia, no nos tomamos el tiempo para evaluar el entorno en que vivimos y no nos aseguramos de que estén alineados con nuestros objetivos y propósitos de vida.

¿Pero cómo definir nuestros propósitos? Algunas personas los tienen muy claros pero otras van por la vida sin habérselos preguntado o encontrado.

Tú puedes encontrar el propósito de tu vida contestando estas simples preguntas:

  1. ¿Qué te inspira?
  2. ¿Qué te gusta hacer?¿Qué te apasiona? ¿Qué es único y original de lo que sabes?
  3. ¿Para quién lo haces?
  4. ¿Qué es lo que quieren o necesitan de ti?
  5. ¿Cómo cambian o se transforman las personas como resultado de lo que tú compartiste con ellos?

Ahora que tienes definido tu propósito también es importante que tengas muy claro: ¿Cuál es tu sueño o visión del futuro? Más información en cómo desarrollar tu visión.

El siguiente paso es enfocarte a lograr tu visión del futuro

En este proceso es importante tomar en consideración las siguientes tres señales de advertencia de cosas que necesitaras cambiar en tu travesía.

1) La gente alrededor de ti no está centrada en el crecimiento

Si siempre estás a la cabeza del grupo, entonces estás en el grupo equivocado. Es importante contar con las personas que tienen más experiencia que tú, de las que constantemente puedas aprender.

Si tú eres la “estrella”, la que constantemente piensas que brilla, tu crecimiento personal va a comenzar a aminorar. Si la gente que tienes a tu alrededor no tiene interés en crecer, es importante que encuentres grupos de expertos, de personas más exitosas que tú. Una forma rápida de hacer este cambio es encontrar una comunidad. Puede ser un foro en línea o un grupo de networking. Lo importante es identificar personas o grupos que te inspiren y de los que puedas aprender.

2) ¿Cuál fue tu último reto? Sal de tu apatía conformista

Dicen que si sientes que algo te incomoda es porque lo necesitas.“La vida comienza al salir de tu zona de confort”. Cada vez que ha sucedido algo importante en mi vida, es cuando me salí de mi zona de apatía y conformismo.

Para crecer necesitamos hacer cosas que nunca hemos hecho, algo que nos produce miedo o incertidumbre e inclusive cambiar nuestra forma de pensar y ver las cosas desde una perspectiva diferente. Dale la bienvenida al cambio y vence tus miedos.

3) No te despiertas emocionado

Solo tenemos una vida y si no te despiertas emocionado es el momento de cambiar. Construimos nuestro futuro con las acciones que realizamos diariamente. No hay botón de reinicio. Una vez que el tiempo se va, nunca regresa. Cada día deberíamos de levantarnos con ganas y entusiasmo trabajando en el futuro que queremos, construir haciendo algo que realmente nos importa.

Haz de cada lunes un viernes. Cuando haces lo que te interesa, todos los días son “fin de semana” pues disfrutas cada momento.

Tamara Medina Sapovalova es Business Confidence Coach, miembro de Tech London Advocates fundadora de Sapovalova Coaching y autora del libro “10 días, 10 acciones, 10 veces más productivo” publicado en ingles y español. Ha escrito en varias revistas y publicaciones internacionales.

 

Descubre cuál es tu propósito de vida – Marca Personal – Renata Roa Moreno.

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

 

 

Vídeo

Consejos prácticos para una mejor gestión de tu tiempo

8 Abr

1. Compra/recicla/crea tu propia agenda. No se puede ir por el mundo sin una agenda donde anotar todo lo que te has propuesto hacer en ese día, semana, mes. Tu cabeza tiene un límite y no es un pozo sin fondo. Así que olvídate de las notas mentales porque suelen ser poco fiables y apuesta por escribir tus tareas.
Hace un tiempo publicamos precisamente un post sobre ‘como usar la agenda con eficacia‘ así que no me voy a explayar en este punto (porque ya lo hice en este otro post…) y además, ponemos de nuevo a tu disposición nuestro blog planner descargable e imprimible! 🙂
2. Sométete a una autoevaluación de tus actividades actuales. Aprende a distinguir cuales son aquellas cosas que llevas a cabo y te hacen feliz y cuales no, pero sobre todo, aprende a diferenciar cuales son las actividades que te reportan un beneficio económico y procura que sean las mismas que te dan este grado de felicidad. De nada sirve invertir horas y más horas en un proyecto que te gratifica inmensamente si luego no te da algún tipo de benficio económico. Ser artesano está genial, pero ser mini empresario te permitirá vivir de tu sueño. Cambia el chip y selecciona.
3. Delimita tus tiempos y crea Bloques de Tiempos. Es decir, no puedes hacerlo todo a la vez y no todo el día puedes disponer de tu tiempo tal y como te gustaría. Hay obligaciones por cumplir y quehaceres ordinarios que no puedes dejar de atender, por ejemplo: ir a buscar a los nenes al cole, darles de comer, poner lavadoras, tenderlas, hacer la compra…. y todas esas cosas ‘de la casa’ que todavía se suponen de obligación femenina.
Como esto es inevitable, (a no ser que tengas un marido estupendísimo como el mío… ^^) vas a tener que aprender a delimitar tus horas de trabajo y crear bloques.
Delimita cuales son estas horas que tienes disponibles y cumple con los horarios. No por muchas horas frente al ordenador vas a rendir más…
4. Una vez delimitados estos bloques de trabajo, aprende a ser realista, es decir, no te pongas 3456 tareas a hacer en un día porque obviamente no las vas a poder realizar y esto te va a frustrar y además te hará sentir incompetente. Nada que ver, se trata de ser realista con las previsiones de trabajo diarias.
Y es más, una vez sepas que horas vas a trabajar, aprende a ser más eficiente –>

5. Todo el mundo tiene horas específicas y diferentes (de persona a persona) en las que resultan ser más productivas. Por ejemplo, yo tengo comprobado que de 9 a 11am, el tiempo me cunde muchísimo más que después de comer, que me entra la ñoña y me da por vaguear por el facebook…

Pues bien, en estos picos de productividad es cuando debes acometer tus más arduas tareas, o mejor dicho, aquellas que conlleven más concentración. Puede ser escribir un post, o hacer fotos a tus productos, o responder mails…
De hecho está demostrado que las primeras horas del día, cuando la cabeza está más descansada cunden hasta tres veces más que las últimas horas de la jornada.
Sácale jugo a cada bloque de tiempo: lo más importante por la mañana, lo menos por la tarde. O como sea en tu caso vaya!!
6. De estos bloques de tiempo/trabajo que has creado, sácales provecho. No sirve de nada delimitar horas de trabajo si luego pasa una mosca y te distrae o te llama tu madre y te tiene tres horas al teléfono contándote chorradas, o tienes el whatsapp que saca humo todo el día… Mientras se trabaja se trabaja, y punto pelota.
Di no a las interrupciones.
Ya se que no puedo darte una orden pero si pudiera… te apagaba el teléfono ya mismito. A cada ‘ding’ de tu móvil, son 10 minutos productivos que pierdes. Y es que re-concentrarse tras una interrupción no es ni tan rápido ni tan sencillo, y conlleva un desgaste personal más importante del que puedes llegar a imaginar.
También algo a tener en cuenta es saber decir ‘no’. Esto me interesa, esto no, y lo que sea que no… no pierdas el tiempo con ello.
Así nomás!!
7. Delega. D-E-L-E-G-A. ¿Sabes la de gente que por querer hacerlo todo ellos mismos, no acaban haciendo nada? Pues la gran mayoría la verdad. Es cierto que cuando un proyecto es personal, o unipersonal mejor dicho, delegar es difícil y suele costar dinero, pero si realmente quieres que tu proyecto salga adelante, no hay otra solución que la de ir externalizando aquellas cosas que tú misma no puedes hacer o que no te da la vida para llevar a cabo.
Busca precios competitivos y déjate asesorar por expertos de cada sector: imagen coporativa, márketing, gestión de contenidos, publicidad…
Esta muy bien ser mujer orquesta, pero hay que saber hasta donde podemos llegar y cuales son nuestros límites. Quien mucho abarca poco aprieta, y eso no lo digo yo, lo dice el refranero español… 🙂
8. Be water my friend. Es decir, sé flexible y no te martirices si un día no llegas a cumplir con los objetivos que te habías autoimpuesto. La base de la felicidad y el éxito reside en quererse a uno mismo tanto o más que a los que nos rodean o al proyecto que hemos concebido tras muchas horas de esfuerzo y trabajo.

La culpabilidad, el desaliento y la procastrinación son hábitos que pueden desaparecer con una buena metodología de trabajo, pero la inflexibilidad puede convertirse en un enemigo aún peor si no aprendes a controlarlo.
No hay nada más importante en la vida que tu bienestar emocional (si, aunque el mundo se empeñe en hacernos creer lo contrario) y si un día no puedes acabar todas las tareas de esas listas interminables que solemos hacernos en ese estado de euforia energética matutina… pues no pasa nada. En serio, el mundo no se acaba y mañana vuelve a salir el sol. Palabra!
9. Ten una lista de tareas pendientes. Esta es la mejor opción para cuando no has podido cumplir con el punto anterior. Es decir, si un día no te ha dado tiempo a terminar lo que sea… escríbelo. Hazte una listita con todas aquellas cosas no-urgentes que van quedando como poso en la taza del devenir de la vida y ve terminando dichas tareas a medida que vayas pudiendo.
Eso si, no procastines en exceso porque sino, lo no-urgente pasa a súper-urgente-oh-my-god y exprimiendo de nuevo el refranero español… las prisas nunca son buenas.
10. Y por último, cuida tu cuerpito. Tú eres el motor de tu proyecto y tu energía es la gasolina que vas a necesitar para que este motor arranque. Así que además de aprender a gestionar tu tiempo laboral… aprende a cuidar tu tiempo personal.
Porque a veces necesitamos un respiro, porque nuestra fortaleza interior es vital y porque la salud mental es básico e imprescindible para no sólo sobrevivir, sino para VIVIR.
Ah, y combatir el cansancio es posible, aquí te doy unas cuantas triquiñuelas para hacerlo.
Espero y deseo que estos 10 tips te sean de ayuda y te sirvan aunque sea un poquito para mejorar tu gestión del tiempo.

Tips para llevar una agenda con Julieta Jareda – Marca Personal – Renata Roa

Compilación realizada por Lorena Lacaille

Vídeo

¿Cómo desarrollas tu talento personal?

17 Mar

 

Vídeo

Crisis de guardarropa igual a crisis interna. Algunos tips para ayudarte a salir de ella…

9 Ene

¿Cuántas veces habrás dicho esta frase mientras mirabas tu armario? “No tengo nada que ponerme” es una queja habitual de casi todas las mujeres cuando nos vamos a vestir. Y no siempre es porque no tenemos nada de ropa en el armario, en la mayoría de los casos tenemos demasiada ropa pero no nos apetece ponernos nada de lo que tenemos. Esto es lo que pasa cuando abres el armario y exclamas esa frase.

Tu dices que no tienes nada que ponerte pero en realidad…

Tu armario está repleto de ropa. Pero nada te gusta, todo te parece viejo y pasado de moda, o puede que mucha ropa de la que tienes no te quede bien porque no sea de tu talla o porque está pensada para otro tipo de ocasiones. Estas son las verdades tras la frase de “No tengo nada que ponerme”:

Tienes tanta ropa acumulada que no ves lo que tienes. Cada vez que abres el armario corres el riesgo de ser sepultada por una montaña de jerséis. Eres incapaz de pasar las perchas y ver las prendas porque éstas se amontonan. Normal que todo te parezca feo, aunque escondas cosas monas en tu armario, con esa presentación no nos puede gustar nada.
Compras mucha ropa para salir a la noche o para fiestas y eventos, y luego en tu día a día no te pones esa ropa. O puede que compres mucha ropa pensando en el trabajo y luego no tengas nada informal para el fin de semana.
Has cambiado de talla (adelgazado mucho, engordado mucho), o acabas de dar a luz, y es normal que casi toda la ropa te quede mal. Ni siquiera sabes qué te entra y qué no.
Cómo resolver tus problemas de vestuario

Probablemente tengas más ropa de la que necesites, o compras por impulso, porque lo ves mono en la percha, porque es una tendencia que está de moda pero no compras pensando en cómo y cuándo ponerte ese look. Estas medidas resolverán para siempre tus problemas de vestuario.

 

Haz una buena limpieza de armario. Si la prenda está estropeada, si hace años que no te la pones, si no es de tu talla, retírala al trastero o dónala.
Construye un buen fondo de armario. Aunque es más divertido comprarse un vestido con un estampado a la moda que una blusa blanca, ésta última te valdrá ahora y unas cuantas temporadas más. Combina ropa de tendencia con ropa de fondo de armario y acertarás en tus looks. Las prendas clásicas sirven como base para construir tu outfit y después sólo hay que añadir algo que se lleve para ir a la última.
Piensa en tu modo de vida y en tus necesidades cuando vayas de tiendas. No entiendo la gente que se gasta 300 o 400 euros en un vestido para una boda y luego en su día a día compra camisetas a 5 euros. ¿Cuántas veces te pondrás el vestido y cuantas la camiseta? Adapta tus compras y destina un presupuesto acorde con el tipo de vida que lleves, por ejemplo, 70% de tu gasto en ropa para trabajar, 15% de tu gasto en ropa para salir y ocasiones especiales y 15% de tu gasto en ropa informal y casual.
Cuando compres una prenda nueva, piensa primero que no tengas algo muy parecido ya en tu armario, y segundo, intenta buscar al menos tres prendas o tres looks con los que quede bien. Así comprarás siempre prendas muy combinables y adaptadas a tu armario. Si tu memoria falla, para eso tienes aplicaciones móviles como Stylebook, una memoria digital de tu vestidor y de tus looks.
Si tienes prendas a las que no sacas partido, inspírate en el streetstyle y busca en Chicisimo como combinan por ejemplo, una falda roja, y así tendrás cientos de ideas para volver a ponértela o para comprar prendas que queden genial con esa falda.
Con este tipo de soluciones, comprarás de manera más racional y aprovecharás mejor la ropa que tienes en el armario. Tendrás más ideas para saber qué ponerte por la mañana, la ropa te dará más juego y así no te comerás el coco con la eterna frasecita.

 

¿Crisis de Guardarropa? 3 consejos para superarla – Imagen Pública- Renata Roa

 

¿Cuáles son los colores que se me ven mejor?

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Vídeo

La ropa y tu autoestima.

21 Sep

Para muchos, la moda es un tema meramente superficial, que se centra solo en el exterior. Además, existe el paradigma de que está hecha solo para la gente delgada o con dinero. Lo que muy pocas veces se ve, es que puede ser una excelente forma de darse una ayuda y ganar un poco más de seguridad y autoestima. Piénsalo un poco: ¿Cómo te sientes cada vez que te pones tus jeans favoritos? ¿Qué emociones experimentas cada vez que llevas un vestido que te queda bien? Esa misma sensación se puede replicar todos los días e ir mejorando poco a poco cómo te sientes contigo mismo. Para ayudarte, acá te damos algunos consejos útiles.

Compra una prenda o accesorio de lujo

No hay nada mejor para sentirte increíble, que llevar una prenda que te haga sentir orgullo. En ella, verás materializado tu esfuerzo y las horas que inviertes trabajando o estudiando. Lo más recomendable es que busques algo de joyería, un bolso o unas gafas oscuros. Estos elementos podrán estar contigo mucho tiempo, sin devaluarse o pasar de moda. Otra buena opción son los sacos o un vestido negro.

Zapatos cómodos y que te agraden mucho

La moda no debe estar peleada con la comodidad. Por eso, tu calzado no debe hacerte sentir incómoda o cansada. Busca zapatos que te permitan moverte con tranquilidad, sin hacer que acabes llena de ampollas. Si caminas con seguridad, los demás lo notarán. Como diría el diseñador Tom Ford: “los zapatos son siempre lo más importante para mi, porque ellos son quién eres. Ellos cambian tu forma de caminar, la manera en que te mueves”.

Busca prendas que resalten lo mejor de tu cuerpo

Muchas mujeres tienen la idea de que cubrir el cuerpo es la mejor forma de sentirse cómodas y evitar que otros vean lo que no les gusta de su silueta, pero esto solo deprime y te hace ver extraña. En lugar de eso, muestra lo que más te gusta de ti. Por ejemplo, si no te gustan tus piernas, puedes distraer la mirada hacia tu cuello, hombros y escote. Si tienes unas libras de más, pero piernas increíbles, lleva faldas, pantalones ajustados o calzado que las resaltes.

No te cierres a nuevas posibilidades

Cuando tienes baja autoestima, lo primero que haces es decir que las tendencias y las nuevas modas no son para alguien como tú. ¡Error! No te niegues a las tendencias, aprovecha a llevar algo que te saque de tu zona de confort. Con el tiempo, te darás cuenta que esta es la mejor forma de conocer nuevas cosas de ti misma y de no aburrirte de tu ropa.

Deshazte de todo lo que te provoque incomodidad

Las pulseras que hacen ruido al caminar, el vestido que te encanta, pero que se le resbala el tirante, los zapatos que te quedan grandes o el pantalón que te queda muy ajustado deben desaparecer de tus atuendos diarios. Todas esas cosas que te distraen y que sientes que todos notan, no merecen ir contigo. Pasarás todo el día pendiente de ello . Eso te hará ver temerosa e insegura. Cuando compres algo, llévalo a casa pensando que te queda bien, que te gusta y no tiene defectos. Si algo que quieres adquirir tiene un “pero”, ¡no lo compres!

¿La ropa habla de mis emociones?

 

La ropa habla

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille.