Archivo | spirituality RSS feed for this section
Vídeo

Tips de feng shui para la decoración de Navidad

13 Dic

DECORACIÓN DE NAVIDAD CON LOS 6 SENTIDOS:

Vista, tacto, olfato, oído, gusto, y…. el sentido que más te va a ayudar a aumentar la prosperidad en tu vida. Usándolo de vez en cuando, a tu medida, conseguirás multiplicar tu riqueza y todo lo bueno de tu vida. Pero empecemos por el fácil:

1.- La vista

Activa tus pupilas, y con ello la prosperidad.

¿Eres de árbol o de belén? ¿Solo nacimiento o guirnaldas por toda la casa? ¿Minimalista o creativo al estilo DIY (o sea, hecho por ti mismo)?

En cualquier caso estás aplicando el sentido de la vista a través de los colores y formas de tu decoración de Navidad.

Puedes usar los colores que más te gusten ya que cada color aportará unas circunstancias y sensaciones especiales:

  • Varios colores.
  • Dos colores.
  • Un solo color.

Todo vale en la decoración de Navidad.

Pero voy a compartir contigo un gran secreto Feng Shui: los colores que activan más rápidamente la prosperidad son: el verde, rojo, oro, y púrpura.

  • Verde: el color de la naturaleza. Se asocia a la esperanza y el crecimiento.
  • Rojo: el color de la suerte. Para la cultura china este es el color de la buena suerte. Y como el Feng Shui tiene su origen en China, también para nosotros, fieles seguidores del Feng Shui el color rojo será un buen color par la decoración de Navidad. Además lo asociamos con el elemento Fuego, que aporta una energía de movimiento. Y esto es lo que queremos en nuestra economía; actividad ¿verdad?
  • Oro: el color de la riqueza. El color dorado nos conecta directamente con la buena fortuna.
  • Púrpura: el color del poder. Es ese color entre lila y malva, pero vibrante, fuerte e intenso.

Y una decoración de Navidad no es nada sin luces.

El consejo Feng Shui en este aspecto es unánime: cuantas más luces más prosperidad.

Lo bueno de este año es que ya existen las luces navideñas tipo “led”, cuyo consumo es muchísimo menor a las habituales. Es más, te será difícil comprar luces que no sean led. Así que aprovéchalo y haz brillar con ello tu prosperidad.

2.- El tacto

¿Recuerdas la sensación de estar en tu paraíso favorito? Ese lugar, playa, montaña, bosque, río… no importa, pero seguro que cuando piensas en un paraíso te viene a la mente un espacio natural.

Porque todos experimentamos una sensación de bienestar cuando estamos en la naturaleza.

Cuando estás en tu paraíso no te acuerdas de tu jefe, ni de las facturas y hasta se te olvida el dolor de espalda o el estrés que puedas tener.

Por este motivo, en Feng Shui aconsejamos que utilices materiales naturales en la decoración de Navidad; que provengan de la naturaleza, ya que la sensación que se tiene al estar rodeados de ellos nos transporta a nuestro paraíso ideal.

Activemos el sentido del tacto en la decoración de Navidad:

  • Mejor árbol natural que árbol artificial.
  • Adornos de madera.
  • Objetos que provengan de la naturaleza, como la típica planta de la Navidad, piñas, musgo, muérdago, cualquier otra planta, tejidos naturales que provengan del algodón, etc.

Todo lo natural hará que te sientas como en tu paraíso; te transportará a él y te sentirás como en él.

3.- El olfato

Aromas que te conecten con la paz y la felicidad.

En estas fechas navideñas puedes usar ambientadores, esencias con aromas o velas aromáticas de vainilla, canela, pino, romero, naranja, clavo, menta, almendras, laurel, anís estrellado, etc. Los olores de la decoración de Navidad.

Puedes hacerlo tú mismo: con una naranja partida por la mitad, le pinchas unos clavos (de especias), o rodeas una vela con palos de canela en rama y lo atas con un cordel o hilo.

Re-conecta con la paz y la felicidad.

4.- El oído

La música en uno de los remedios clásicos en Feng Shui: utilízalo conscientemente para despertar la prosperidad.

¿Villancicos? Si te gustan adelante con ellos. Pero si no, puedes escoger tu música favorita y ponerla en todas estas fechas navideñas, a un volumen bajo o alto, en función del momento.

Activa tu prosperidad con sonidos que muevan a tu espíritu.

5.- El gusto

Este sentido seguro que estará muy activo en estas fechas: normalmente nos pasamos con la comida. Atracones que empiezan con las cenas de empresa, siguen con la Navidad y no acaban hasta el día de Reyes.

Pero mi consejo es: prueba cosas diferentes.

Cocina platos diferentes, prueba sabores diferentes, combina cosas diferentes.

Habrás oído eso de “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes” (que por cierto, parece ser que esta frase se asocia a Albert Einstein, pero no es así).
Este año te propongo que pruebes sabores diferentes que deleiten y sorprendan a tu paladar.

Haz algo diferente para conseguir más prosperidad.

6.- El sexto sentido

Cuando yo era pequeña mi padre preparaba lo que mi familia llamaba “el licor de Navidad”. Bien, lo preparaban entre mi padre y mi madre, pero ahora verás quien era el patrocinador. Le pusieron ese nombre porque realmente solo lo bebían en estas fiestas.

En cuanto asomaba la Navidad llenaban unas botellas especiales con zumo de naranja, miel y el licor: cazalla, que viene a ser un aguardiente típico de la época ¡qué tiempos aquéllos!

Y era mi padre quien ofrecía a todo el que nos visitaba un “chupito” de dicho licor. Recuerdo su picaresca diciendo “es licor de naranja”, con una medio sonrisa que se insinuaba en su cara, porque te ibas a encontrar algo más que naranja…

El objetivo era compartir lo que para él era especial: un licor y un pastelito.

dulces-de-navidadY este es el “6º sentido”: COMPARTIR.

Pero no te voy a dar la receta del licor familiar sino un consejo Feng Shui: La bandeja de la prosperidad.

Hoy en día lo que recomiendo es preparar una bandeja de dulces típicos navideños, turrones, polvorones, alfajores, almendras, galletas de jenjibre, mazapán, bombones o monedas de chocolate.

Debes dejarla durante todas las fiestas en tu recibidor y ofrecerla a tus invitados, al cartero, a tu casero, a un vecino…

Comparte tu bandeja de la prosperidad con todo el que llame a tu puerta y conseguirás multiplicarla.

EN RESUMEN:

  • Activa tus pupilas con los colores verde, rojo, oro o púrpura, y muchas luces.
  • Utiliza elementos naturales que te transporten a tu paraíso.
  • Aromas que te conecten con la paz y felicidad.
  • Sonidos que muevan a tu espíritu.
  • Sabores nuevos que deleiten a tu paladar.
  • Y compartiendo tu prosperidad con todo el que llame a tu puerta.

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

Anuncios
Vídeo

Luna nueva en Sagitario este 7 de diciembre 2018.

5 Dic

Ya casi terminando el año y llega la Luna Nueva en Sagitario, que como cada una de ellas tiene muchas cosas especiales y diferente a todas las otras lunaciones.

Lo que más resalta de esta lunación es, primero: que el asteroide Juno/Hera, se encuentra en conjunción prácticamente exacta al Sol y la Luna a casi 8º de Sagitario y segundo: que estos tres forman lo que llamamos una T-cuadrante es decir ángulos de 90º a los Nodos Lunares que siempre están opuestos a si mismos y tercero: que como los nodos están alineados con Neptuno en Piscis, que está a 9º, esta es una T-cuadrada especial, que no ocurre cada Luna Nueva. Así que vamos a hacer sentido de todo esto.

Juno o Hera, era la mujer de Zeus, el Supremo Dios de los Dioses y como ya escrito en varias ocasiones, el símbolo de la esposa, se le relaciona con  Libra y Escorpio, signos que realmente nos hablan de las relaciones personales, aunque no del enamoramiento que es otro proceso que puede llevar o no a formar pareja. A su vez Júpiter o Zeus, su marido, se encuentra en este momento en el signo de Libra. Además de marido y mujer, Juno y Zeus son hermanos y las guerras de poder entre ellos llenan libros tanto de Mitología como de Psicología, en nuestro empeño de poder dilucidar de donde emergen nuestros problemas con nuestra pareja.

El Sol, la Luna y Juno en Sagitario, nos hablan de un tipo de relación más ideológica que emocional. Nos confronta con el dilema de la idea que tenemos de lo que una relación debe ser, debido a nuestro acondicionamiento familiar y cultural, y la relación que actualmente estamos viviendo. El hecho que estos tres planetas estén en alineamiento con los Nodos Lunares, y Neptuno, afirman este hecho. Cómo encontrar el puente entre lo que nos gustaría tener como relación y la relación real en la que nos encontramos. La mayoría de los problemas en las relaciones personales nacen de este dilema, que nos lleva una y otra vez a la desilusión, el desencanto y la tristeza y a menudo a la infidelidad. Esa idea que:  “a lo mejor “allí afuera” hay alguien mejor para mi”. El efecto de Neptuno en esta ecuación es  la dificultad en aceptar nuestra parte mortal y por ende la del otro. Aceptar nuestra mortalidad significa hacer las paces con la idea de que nos vamos a morir y el otro/a también. Venus ha estado alineada con Plutón en Capricornio y nos empuja la mirada hacia  el hecho, que todo llega a un final. Parece obvio que la solución a todo esto sería vivir el presente en todo momento, sin distraernos añorando el pasado o preocupados por el futuro. Pero el verdadero puente en este dilema, es la toma de consciencia, que lo que a menudo reclamamos en el otro, es lo que nos reclamamos a nosotros mismos.

En el proceso de individuación debemos poder liberarnos de los mandatos familiares y culturales para poder mirar nuestra pareja desde otro punto de vista. Si la pareja comenzó con un enamoramiento, entonces la pregunta sería, qué me enamoró (de él o de ella)? Eso que previamente me encandiló ha desaparecido ? Es que antes valoraba eso y ahora no o es que simplemente el motivo por cual nos sentimos atraídos el uno al otro, ya cumplió su función, que casi siempre es la toma de consciencia de algún aspecto de nuestra propia psiquis?

El hecho que Urano, ahora viajando junto a Eris y Ceres, sigue a sólo 5º de la cuadratura menguante a Plutón, nos recuerda que todavía estamos evaluando qué es lo que vale la pena guardar en nuestras vidas y qué es lo que debemos perder en el camino. El proceso de desprendimiento en la vida es continuo, sólo el verdadero Amor, aquel que poco tiene que ver con el enamoramiento, y mucho con el arduo trabajo diario entre dos personas que realmente se quieren, es lo que jamás muere. Y ciertamente ese tipo de Amor, sobrevive la muerte.

Marte en Acuario forma un trígono a Júpiter en Libra, por tanto el establecer un diálogo con el otro/a desde un punto menos emocional y con mucha adultez es imperativo, si queremos  encontrar soluciones a nuestros problemas de pareja. Lo que no se puede manejar es el grado de neurosis y la fuerza del acondicionamiento familiar o cultural, del otro/a. Eso sólo lo podemos hacer con nuestra propia psiquis. Por tanto, quizás el mensaje de esta Luna Nueva sea que el Amor, no es suficiente, para convertir al otro/a en lo que nos gustaría que fuera, y sobre todo aceptar que ninguno de nosotros tenemos el poder para cambiar a nadie.

Esta Luna Nueva también marca el comienzo de la T-cuadrada entre Júpiter en Libra, Plutón en Capricornio y Urano-Eris en Aries que nos acompañará casi todo el año próximo,  del que escribiré en otro artículo más tarde.

El 1 de Diciembre Quirón se estaciona directo, preparándose para avanzar por Piscis en su cuadratura a Saturno y Folo. Los temas personales y sociales que debemos descubrir, aquellos que como sociedad nos siguen frustrando y personalmente, limitando, son los que podremos mirar con templanza y tranquilidad, hacer algo acerca de lo que podemos modificar y aceptar lo que no podemos cambiar.

La Luna Nueva en Sagitario, nos conecta con la aventura y la expansión mental. Déjate llevar por tu naturaleza curiosa y mira hacia otros barrios y otros territorios, físicos y mentales, sin crítica, simplemente contemplando, y aprende de lo que ves. Nuestra “pequeña” diaria realidad, nos es más que una gota, en el extraordinario océano de todo lo que somos.

Cristina Laird

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

 

Vídeo

How To Make Every Conversation Go Your Way | Jeffrey Allen & Vishen Lakhiani

27 Nov

Tips for Better Communication

Open, honest communication should be part of every healthy relationship. Use the guidelines below to open up the channels of communication between you and your partner. If you’re in an unhealthy or abusive relationship, be careful using these tips. You know your relationship best. If any of these tips would put you in danger, don’t try them.

For healthier communication, try to:

  • Find the Right Time. If something is bothering you and you would like to have a conversation about it, it can be helpful to find the right time to talk. Try to find a time when both you and your partner are calm and not distracted, stressed or in a rush. You might even consider scheduling a time to talk if one or both of you is really busy!
  • Talk Face to Face. Avoid talking about serious matters or issues in writing. Text messages, letters and emails can be misinterpreted. Talk in person so there aren’t any unnecessary miscommunications. If you’re having trouble collecting your thoughts, consider writing them down ahead of time and reading them out loud to your partner.
  • Do Not Attack. Even when we mean well, we can sometimes come across as harsh because of our word choice. Using “you” can sound like you’re attacking, which will make your partner defensive and less receptive to your message. Instead, try using “I” or “we.” For example, say “I feel like we haven’t been as close lately” instead of “You have been distant with me.”
  • Be Honest. Agree to be honest. Sometimes the truth hurts, but it’s the key to a healthy relationship. Admit that you aren’t always perfect and apologize when you make a mistake instead of making excuses. You will feel better and it will help strengthen your relationship.
  • Check Your Body Language. Let your partner know you’re really listening by giving them your full attention: sit up, face them and make eye contact when speaking. Don’t take a phone call, text or play a video game when you’re talking. Show your partner you respect them by listening and responding.
  • Use the 48 Hour Rule. If your partner does something that makes you angry, you need to tell them about it. But you don’t have to do so right away. If you’re still hurt 48 hours later, say something. If not, consider forgetting about it. But remember your partner can’t read your mind. If you don’t speak up when you’re upset, there is no way for them to apologize or change. Once you do mention your hurt feelings and your partner sincerely apologies, let it go. Don’t bring up past issues if they’re not relevant.

How to Communicate if You Are Angry

It’s okay to get angry in a relationship – everyone does at some point! What’s important is that you resolve conflicts en a healthy way.  If you get angry with your partner, here are a few steps to take:

  • Stop. If you get really angry about something, stop, take a step back and breathe. Tell your partner you’d like to take a short break before continuing the conversation. Give yourself time to calm down by watching TV, talking to a friend, playing a video game, taking a walk, listening to some music or whatever helps you relax. Taking a break can keep the situation from getting worse.
  • Think. After you’re no longer upset, think about the situation and why you got so angry. Was it how your partner spoke or something they did? Figure out the real problem then think about how to explain your feelings.
  • Talk. Finally, talk to your partner and when you do, follow the tips above.
  • Listen. After you tell your partner how you feel, remember to stop talking and listen to what they have to say. You both deserve the opportunity to express how you feel in a safe and healthy environment.

Communicating isn’t always easy. At first, some of these tips may feel unnatural or awkward, but they will help you communicate better and build a heathy relationship.

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, biblioterapeuta, traductora, consultora en feng shui, terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional) y metafísica.

 

Vídeo

Luna llena en Géminis:” un plenilunio con gran intensidad emocional”. 23 de noviembre 2018

23 Nov

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

Los 3 principios del egoísmo saludable.

19 Nov

Querernos y valorarnos como merecemos es la clave para relacionarnos con los demás de forma equilibrada y gratificante. Cultivar la autoestima, e incluso un sano esgoísmo sin complejos, nos llenará de energía para respetar y hacer respetar nuestros deseos.

Francesc Miralles

Cada año aparecen miles de películas y novelas sobre el amor romántico, pero raramente nos enseñan a amarnos a nosotros mismos. ¿Por qué sabemos tan poco de este hábito tan esencial para la armonía interior y las buenas relaciones con los demás?

Oscar Wilde afirmaba que “amarse a uno mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida”, pero lo cierto es que nos cuesta mantener este romance, ya que a menudo hacemos depender la autoestima de la opinión que percibimos de los demás, lo cual revela que no nos valoramos por nosotros mismos.

¿Por qué nos cuesta tanto amarnos, independientemente de nuestro entorno? La mayoría de personas tienen miedo a perder la estimación de sus amigos y compañeros por el hecho de amarse del modo que se merece. Sin embargo, es posible amarnos y respetar nuestras prioridades sin desatender las necesidades de los otros.

Las claves para amarse a uno mismo

La palabra “egoísmo” tiene una connotación tan negativa en nuestra cultura que identificamos este concepto con la desconsideración hacia los demás, tal como haría una persona que se atiborra de comida en una fuente, sin dejar suficiente para el resto de comensales.

Aunque ciertamente nuestro sistema económico favorece la codicia y la desigualdad, aprendemos desde pequeños que es moralmente más importante satisfacer las necesidades ajenas que las nuestras.
Esta es un idea presente en casi todas las religiones y que está fuertemente arraigada en el inconsciente colectivo, lo cual hace que nos sintamos culpables al procurarnos lo que necesitamos individualmente.

No obstante, vale la pena preguntarse: ¿es posible cuidar bien de los demás sin cuidar primero de uno mismo?

Autohipnosis paso a paso: ¿reprogramamos la mente?

 

La base de unas relaciones positivas

En las relaciones sentimentales, las personas con baja autoestima suelen fracasar a la hora de amar al otro, porque su propia inseguridad les provoca sentimientos de dependencia, celos e ira. Lo mismo sucede con cualquier otra clase de relación. Si no respetamos nuestras propias necesidades, no estaremos bien para comprender y satisfacer las necesidades de los demás.

A menudo hacemos cosas que interiormente no deseamos para conseguir reconocimiento exterior y ver confirmado nuestro valor. Esta actitud dañina para uno mismo tiene su origen en la ansiedad infantil de obtener el cariño de los padres.

Bajo una excesiva disponibilidad hay la idea soterrada de que si no hacemos lo que los demás esperan de nosotros, nos castigarán retirándonos su amor. El problema de esta creencia es que lo primero que inhabilitamos es el amor por uno mismo, ya que dejamos de vivir para nosotros y lo hacemos para complacer a nuestro círculo.

No te sacrifiques más por los demás

“Sacrificarse” por los otros –un concepto muy presente en el cristianismo– y priorizar los deseos ajenos, es un seguro de infelicidad y, al final, de ira, porque la persona abnegada reacciona con resentimiento cuando se da cuenta de que el mundo no actúa con su misma diligencia.

Entonces surgen reproches como: “Con todo lo que he hecho por él/ella, y mira cómo me lo paga”. Esta clase de queja demuestra que la propia entrega no era sincera, ya que se exigía un pago a cambio.Por lo tanto, ¿no habría sido más fácil atender las propias necesidades que reclamar, tarde y mal, esa atención a los demás?

Existe la posibilidad de mirar por uno mismo y cuidarse sin por ello perjudicar a nadie. Al contrario, amarnos como merecemos nos proporciona un caudal de energía positiva que luego podemos revertir en los demás. Así como las personas insatisfechas acostumbran a pagar su frustración con su entorno, la propia felicidad es un catalizador de la felicidad ajena.

3 principios del egoísmo sano

En ese sentido, podemos hablar de egoísmo positivo. La escuela de psicología Gestalt expone tres principios que debemos comprender:

  1. Para poder dar, primero hay que darse a uno mismo.
  2. Para poder querer, primero hay que aprender a quererse.
  3. Para poder entregar, primero hay que entregarse a lo que cada cual es y necesita.

Si no somos capaces de reconocer nuestras prioridades, tampoco podremos identificar y satisfacer las de los demás. El cuidado desde la carencia es como una cáscara vacía: la persona se empeña en ofrecer algo que en realidad no tiene.

A menudo se emplea la imagen de intentar servir agua con una botella vacía. Veamos un par de ejemplos prácticos de esta actitud que nace de la baja autoestima:

  • “Tengo ganas de estar solo, pero iré a esta fiesta para que nadie se enfade”.
  • “Me gustaría hablar con un buen amigo, pero no quiero molestarle con mis problemas”.

Cuando el egoísmo positivo entra en acción, nos damos permiso para hacer aquello que nuestro cuerpo, mente y espíritu demandan. Algo que nos corresponde darnos, sin pensar que le estamos quitando nada a nadie.

¿Te amas lo suficiente?

A estas alturas te estarás preguntando si te amas lo suficiente. Una manera de averiguarlo es plantearte estas preguntas antes de tomar una decisión en que tu autoestima pueda estar en cuestión:

  • ¿Lo hago por quedar bien o porque lo deseo?
  • ¿Estoy atendiendo mis prioridades y deseos?
  • ¿Actúo desde el miedo y la obligación?
  • ¿Qué necesito de verdad?

Unas respuestas sinceras permiten distinguir aquello que hacemos de corazón de lo que hacemos para obtener la aprobación ajena.

Respeta tus deseos y tus necesidades

Al respetar nuestros deseos, nuestras necesidades y nuestro tiempo, nos permitimos ser auténticos y con ello los otros reciben una versión más valiosa de nosotros mismos. La autoestima depende de la confianza que tenemos en nuestro talento y autenticidad. Será mayor o menor, por lo tanto, en función del amor que sintamos por nosotros mismos y de nuestro grado de aceptación y apoyo.

Amarnos a nosotros mismos requiere tomar consciencia de nuestros deseos y blindarnos ante las críticas y las adversidades, dos de los martillos que ponen en tela de juicio nuestra autoestima. Cada vez que alguien nos cuestiona o cuando las cosas no salen como habíamos previsto, nuestra tendencia natural es a revisar el propio valor.

Sin embargo, nuestra reacción ante estos incidentes –pues son eso: incidentes del día a día– dependerá también de cómo hayamos trabajado el amor por nosotros mismos. Una persona acostumbrada a escucharse y respetarse posee una capacidad de amortiguar los contratiempos mucho mayor que la que vive en la ansiedad de obtener la aprobación ajena.

El taller interior de la autoestima

El desarrollo de la autoestima, si hasta hoy no la hemos cultivado,requiere de nosotros un ejercicio de introspección, de alianza con uno mismo para construir una buena opinión a prueba de ataques y grietas.

La autoestima no depende de que gocemos de un físico envidiable, de tener un trabajo con reconocimiento social o de un gran estatus económico. Es una disposición interior que podemos elegir y cultivar en el día a día.

Veamos algunas claves para que nuestros niveles de amor propio sean siempre óptimos:

  • Evita la comparación con los demás, especialmente si no es objetiva.
  • No seas más crítico contigo mismo de lo que lo eres con otras personas.
  • Sé generoso en cariño y comprensión hacia tu propia persona.
  • Recuerda que eres humano e imperfecto, y que por lo tanto puedes fallar y cometer errores.
  • Rehúsa el perfeccionismo y la tendencia a complacer y a agradar.
  • Huye del exceso de humildad y del boicot personal.
  • Considera que eres tan digno de amor, cariño y reconocimiento como las personas más amadas.

Asertividad y realización

Hay una clave fundamental para amarse y respetarse a uno mismo, y se llama asertividad. La persona asertiva es capaz de opinar o demostrar lo que piensa con claridad, sin miedo a lo que pensarán de ella. Aunque socialmente traten de presentar estos ejercicios de sinceridad como un rasgo negativo o dañino, se trata de una cualidad positiva que protege nuestra autoestima.

Si empleamos el lenguaje adecuado para no herir a nuestro interlocutor, colocamos nuestras prioridades en su sitio.

Como dice la motivadora Shannon L. Alder, “permanecer callado es como un cáncer que crece lento en el alma y el rasgo de un verdadero cobarde. No hay nada inteligente en no defenderse a uno mismo. Puede que no ganes cada batalla. Pero, al menos, todo el mundo sabrá por quién te levantaste… tú mismo.”

Las personas que ponen sobre la mesa sus prioridades y, observando las de los demás, son capaces de pedir lo que necesitan, se enfrentarán de vez en cuando a la incomprensión o irritación ajena, pero sin duda viven más tranquilas y en coherencia con lo que sienten y son.

Lleva la vida que tú quieras

Se trata de tener claro cómo es la vida que deseamos llevar y obrar en consecuencia. Según el célebre conferenciante Anthony Robbins, para amarnos tenemos que ser más exigentes:

“Cuando desees sinceramente hacer un cambio, lo primero que tienes que hacer es elevar tu nivel de exigencia. Cuando la gente me pregunta qué cambió mi vida hace ocho años, les digo que lo más importante fue cambiar lo que exigía de mí mismo. Escribí todas las cosas que no aceptaría más en mi vida, todas las cosas que ya no toleraría y todas las cosas a las que yo aspiraba.”

Habrá personas de nuestro entorno que no aceptarán esa revolución. Pueden llamarnos egoístas –sabemos que hay una acepción positiva para ese término– o señalarnos que “hemos cambiado”. Esto último, en la escuela del amor por uno mismo, es un motivo de orgullo y celebración. Significa que hemos aprendido a cuidarnos para, desde la plenitud, cuidar mejor de los demás.

Empieza con estas 5 dosis de autoestima

Para quererte más debes introducir cambios en tu vida. Te propongo algunos muy sencillos y cotidianos:

  1. Cuando te levantes por la mañana, no te obceques con tu aspecto. Es normal estar pálido, despeinado y ojeroso.
  2. Vístete con ropa cómoda que te defina, en lugar de “arreglarte” para los demás.
  3. Elimina de tu vocabulario frases como “soy tonto”.
  4. Felicítate cada vez que hagas algo bien.
  5. Haz una lista de tus logros, por pequeños que sean, al final de cada día.

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

A Hidden Source of Power

16 Nov

By Leo Babauta

Almost every one of us gives away our power, unthinkingly.

For example:

  • Someone does something inconsiderate or infuriating that frustrates or angers you. You fume about it for hours. You’ve given this person the power to make you frustrated and angry, to ruin your day, often without them even realizing it.
  • You are lonely because you are alone, no longer with the partner who broke up with you. You have given away your power to feel loved to someone else, who perhaps doesn’t want to give you that love.
  • You walk into a social gathering and hope to impress people, to gain their approval, to be liked. You’ve given away your power of being approved to others, who don’t even know they have a responsibility to validate you.
  • You are still angry at your parents (or one of your parents) for the crappy way they raised you, or for certain things they did that screwed you up. You’ve given away your power to shape your own life, to people who haven’t been responsible for raising you for years, since you became an adult.

In all of these cases, and many more examples throughout our day, we’ve given away the power to be happy, to be content, to be joyful, to other people, who haven’t even asked for that power or realize you’ve handed it to them.

But actually, the power over these states of mind — approval, love, anger, joy — resides completely inside of us.

This is the hidden source of power that we don’t tap into.

Let me give you an example. Let’s say you’re pining over a lover who has rejected you, and wishing you had those incredible moments back, where they made you feel happy, loved. But actually, the source of that love was inside of you, not outside of you. When you were with your ex-lover, they were there in the room with you, but the source of feeling loved was in your own mind, in your own heart. You made yourself feel that way, by how you perceived the situation.

That means that you have the power to make yourself feel loved. At any time. It’s always available to you. It depends on no one else.

You have the power to make yourself feel angry, or at peace. To feel hurt, or joyful. To feel connected, or disconnected. To feel accepted, or rejected.

That’s not to say that other people don’t do crappy things. But those crappy things don’t have to make us feel horrible — we can let them slide off of us, and decide how we want to feel. Sure, that’s easier said than done, but it’s still a power that resides within us.

That’s also not to say we don’t need anyone else. Or that we’re an island, standing completely on our own. In my view, we are more interconnected than we realize. Choosing to see ourselves as already interconnected, always connected to the hearts of others, is actually a way to tap into our inner power. Turning towards others and seeing their pain and love, not just our own, is a fantastic way to tap into the power to make ourselves feel purposeful, to feel loved.

But make no mistake: the power is inside of us, nowhere else.

We can make ourselves feel loved, by loving ourselves and others.

We can make ourselves feel liked and approved of, by seeing ourselves and finding the miracle in what we see, finding contentment in who we are, just as we are.

We can make ourselves feel peace, by letting go of slights and judgments of others, and finding contentment in how things are, loving things as they are.

We can give ourselves joy, by realizing our interconnectedness with others, by caring about others, by appreciating the heartbreaking beauty of this moment, just as it is.

 

Resultado de imagen para reflexionando

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, biblioterapeuta, traductora, consultora en feng shui, terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional) y metafísica.

 

Vídeo

AVOIR UNE VISION SPIRITUELLE DE LA VIE PEUT VOUS ÉVITER BEAUCOUP DE FRUSTRATIONS

12 Nov

Avoir une vision spirituelle c’est avoir une vue d’ensemble d’une situation ou d’une personne. C’est l’opposé de la vision matérielle qui est limitée, linéaire.

Pour mieux comprendre ces deux visions, pensez à la route que vous devez emprunter pour aller quelque part. Vous avez une vision matérielle de cette route lorsque vous êtes assis dans votre voiture, c’est-à-dire que vous ne voyez qu’aussi loin que vos yeux le permettent.

Si vous étiez à bord d’un hélicoptère, vous auriez une vision « spirituelle » de cette route puisque vous pourriez la voir dans son ensemble. Vous sauriez tout de suite s’il y a une congestion à cause d’un accident ou de travaux de construction. Ceci vous permettrait d’identifier rapidement la meilleure route à prendre.

Prenons maintenant l’exemple d’une situation qui touche les relations humaines. Supposons que quelqu’un qui vous est cher vous semble de plus en plus indifférent à votre égard. Cette personne est moins affectueuse, vous écoute moins, etc. Si vous avez une vision matérielle de la situation, vous porterez surtout attention à ce que vous vivez, soit votre peur d’être moins aimé, de vous retrouver seul, d’être la cause du problème. Il se peut aussi que vous décidiez d’adopter la même attitude qu’elle et que vous lui fassiez quelques remarques en pensant qu’ainsi elle se rendra compte que quelque chose ne va pas. Vous ne prenez pas le temps d’avoir une bonne conversation avec elle et de lui partager vos sentiments. Quand vous lui parlez, c’est surtout pour lui laisser entendre que c’est de sa faute si vous souffrez.

La vision spirituelle prend en considération l’ensemble de la situation, c’est-à-dire ce qui peut se passer à l’intérieur de l’autre personne, l’environnement, ce qui s’est produit dans vos vies aux plans personnel et professionnel. C’est avoir une vision globale plutôt que d’être centré sur ce que vous croyez, sur ce que vous supposez, sur ce que vous vivez.

Il existe trois moyens très efficaces pour développer votre vision spirituelle. Le premier consiste à prendre votre responsabilité, soit vous demander ce qu’il y a en vous qui attire un comportement quelconque de la part de quelqu’un. Pour trouver une réponse rapidement, demandez-vous de quoi vous jugez cette personne d’être. Si votre réponse est qu’elle est indifférente ou centrée sur elle-même, voire égoïste, demandez-vous à quel moment cette personne aurait pu ou pourrait vous juger d’être la même chose. En agissant ainsi, vous acceptez le fait que vous êtes le seul créateur de votre vie, que tout ce que vous attirez à vous est le reflet de ce qui existe déjà en vous. Le but de cet exercice n’est pas de vous faire sentir coupable, mais plutôt de vous faire découvrir quelque chose en vous que vous ne vouliez pas reconnaître ni ACCEPTER.

Une fois cette étape franchie, il vous sera plus facile de mettre en pratique le deuxième moyen qui est de voir la motivation de l’autre. Ainsi, quand vous découvrez une situation où vous auriez pu être jugé de ce que vous jugez l’autre d’être, prenez le temps de trouver quelle était votre intention à ce moment-là. Elle n’était sûrement pas mauvaise. Souvenez-vous que ce que nous récoltons des autres est toujours influencé par notre intention à leur égard. Nous ne récoltons pas toujours la même action de la part de l’autre, mais l’intention est toujours la même. Voilà une des lois spirituelles. De plus, il est important de voir ce qui a motivé l’action, c’est-à-dire ce qui a précédé ce genre d’attitude.

Ce cheminement vous mènera au troisième moyen, soit la communication véritable, c’est-à-dire celle qui est faite dans l’acceptation et non dans l’accusation. En parlant avec l’autre personne, expliquez-lui ce que vous vivez et les réponses que vous avez eues en mettant en pratique les deux moyens précités. Vous pourrez ainsi vérifier à quel moment elle a pu vous juger de la même façon, en apprendre davantage sur ses intentions quand elle est plus indifférente à votre égard. Je peux vous garantir que s’il n’y a aucune accusation de votre part, il lui sera très facile de s’ouvrir et de parler de ce qu’elle vit. De plus, cela vous permettra de découvrir plein de nouvelles choses sur cette personne que vous croyiez si bien connaître.

Je qualifie cette vision de « spirituelle » parce qu’elle vous permet d’être dans l’acceptation, le moyen par excellence pour vivre dans l’amour de soi et des autres. Cette vision vous permet d’accepter vos limites et vos peurs ainsi que celles des autres. Vous limiter à l’aspect matériel ne fait que vous attirer des frustrations et vous fait vivre toutes sortes d’émotions, car votre mental prend le dessus en inventant plein de choses qui ne sont pas réelles. La vision matérielle vient de la tête alors que la vision spirituelle vient du cœur.

Alors quand vous en avez assez de souffrir à cause de vos émotions, rappelez-vous que c’est parce que vous avez oublié de regarder la situation d’une façon spirituelle, que vous avez oublié d’ouvrir les yeux de votre cœur.

Avec amour,

Lise Bourbeau

 

 

Compilation réalisée par Lorena Lacaille, écrivaine, traductrice, bibliotherapeute, Consultante Feng shui et Thérapeute en EFT (techniques de libération émotionnelle)