Archivo | Astrología RSS feed for this section
Vídeo

Tips de feng shui para la decoración de Navidad

13 Dic

DECORACIÓN DE NAVIDAD CON LOS 6 SENTIDOS:

Vista, tacto, olfato, oído, gusto, y…. el sentido que más te va a ayudar a aumentar la prosperidad en tu vida. Usándolo de vez en cuando, a tu medida, conseguirás multiplicar tu riqueza y todo lo bueno de tu vida. Pero empecemos por el fácil:

1.- La vista

Activa tus pupilas, y con ello la prosperidad.

¿Eres de árbol o de belén? ¿Solo nacimiento o guirnaldas por toda la casa? ¿Minimalista o creativo al estilo DIY (o sea, hecho por ti mismo)?

En cualquier caso estás aplicando el sentido de la vista a través de los colores y formas de tu decoración de Navidad.

Puedes usar los colores que más te gusten ya que cada color aportará unas circunstancias y sensaciones especiales:

  • Varios colores.
  • Dos colores.
  • Un solo color.

Todo vale en la decoración de Navidad.

Pero voy a compartir contigo un gran secreto Feng Shui: los colores que activan más rápidamente la prosperidad son: el verde, rojo, oro, y púrpura.

  • Verde: el color de la naturaleza. Se asocia a la esperanza y el crecimiento.
  • Rojo: el color de la suerte. Para la cultura china este es el color de la buena suerte. Y como el Feng Shui tiene su origen en China, también para nosotros, fieles seguidores del Feng Shui el color rojo será un buen color par la decoración de Navidad. Además lo asociamos con el elemento Fuego, que aporta una energía de movimiento. Y esto es lo que queremos en nuestra economía; actividad ¿verdad?
  • Oro: el color de la riqueza. El color dorado nos conecta directamente con la buena fortuna.
  • Púrpura: el color del poder. Es ese color entre lila y malva, pero vibrante, fuerte e intenso.

Y una decoración de Navidad no es nada sin luces.

El consejo Feng Shui en este aspecto es unánime: cuantas más luces más prosperidad.

Lo bueno de este año es que ya existen las luces navideñas tipo “led”, cuyo consumo es muchísimo menor a las habituales. Es más, te será difícil comprar luces que no sean led. Así que aprovéchalo y haz brillar con ello tu prosperidad.

2.- El tacto

¿Recuerdas la sensación de estar en tu paraíso favorito? Ese lugar, playa, montaña, bosque, río… no importa, pero seguro que cuando piensas en un paraíso te viene a la mente un espacio natural.

Porque todos experimentamos una sensación de bienestar cuando estamos en la naturaleza.

Cuando estás en tu paraíso no te acuerdas de tu jefe, ni de las facturas y hasta se te olvida el dolor de espalda o el estrés que puedas tener.

Por este motivo, en Feng Shui aconsejamos que utilices materiales naturales en la decoración de Navidad; que provengan de la naturaleza, ya que la sensación que se tiene al estar rodeados de ellos nos transporta a nuestro paraíso ideal.

Activemos el sentido del tacto en la decoración de Navidad:

  • Mejor árbol natural que árbol artificial.
  • Adornos de madera.
  • Objetos que provengan de la naturaleza, como la típica planta de la Navidad, piñas, musgo, muérdago, cualquier otra planta, tejidos naturales que provengan del algodón, etc.

Todo lo natural hará que te sientas como en tu paraíso; te transportará a él y te sentirás como en él.

3.- El olfato

Aromas que te conecten con la paz y la felicidad.

En estas fechas navideñas puedes usar ambientadores, esencias con aromas o velas aromáticas de vainilla, canela, pino, romero, naranja, clavo, menta, almendras, laurel, anís estrellado, etc. Los olores de la decoración de Navidad.

Puedes hacerlo tú mismo: con una naranja partida por la mitad, le pinchas unos clavos (de especias), o rodeas una vela con palos de canela en rama y lo atas con un cordel o hilo.

Re-conecta con la paz y la felicidad.

4.- El oído

La música en uno de los remedios clásicos en Feng Shui: utilízalo conscientemente para despertar la prosperidad.

¿Villancicos? Si te gustan adelante con ellos. Pero si no, puedes escoger tu música favorita y ponerla en todas estas fechas navideñas, a un volumen bajo o alto, en función del momento.

Activa tu prosperidad con sonidos que muevan a tu espíritu.

5.- El gusto

Este sentido seguro que estará muy activo en estas fechas: normalmente nos pasamos con la comida. Atracones que empiezan con las cenas de empresa, siguen con la Navidad y no acaban hasta el día de Reyes.

Pero mi consejo es: prueba cosas diferentes.

Cocina platos diferentes, prueba sabores diferentes, combina cosas diferentes.

Habrás oído eso de “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes” (que por cierto, parece ser que esta frase se asocia a Albert Einstein, pero no es así).
Este año te propongo que pruebes sabores diferentes que deleiten y sorprendan a tu paladar.

Haz algo diferente para conseguir más prosperidad.

6.- El sexto sentido

Cuando yo era pequeña mi padre preparaba lo que mi familia llamaba “el licor de Navidad”. Bien, lo preparaban entre mi padre y mi madre, pero ahora verás quien era el patrocinador. Le pusieron ese nombre porque realmente solo lo bebían en estas fiestas.

En cuanto asomaba la Navidad llenaban unas botellas especiales con zumo de naranja, miel y el licor: cazalla, que viene a ser un aguardiente típico de la época ¡qué tiempos aquéllos!

Y era mi padre quien ofrecía a todo el que nos visitaba un “chupito” de dicho licor. Recuerdo su picaresca diciendo “es licor de naranja”, con una medio sonrisa que se insinuaba en su cara, porque te ibas a encontrar algo más que naranja…

El objetivo era compartir lo que para él era especial: un licor y un pastelito.

dulces-de-navidadY este es el “6º sentido”: COMPARTIR.

Pero no te voy a dar la receta del licor familiar sino un consejo Feng Shui: La bandeja de la prosperidad.

Hoy en día lo que recomiendo es preparar una bandeja de dulces típicos navideños, turrones, polvorones, alfajores, almendras, galletas de jenjibre, mazapán, bombones o monedas de chocolate.

Debes dejarla durante todas las fiestas en tu recibidor y ofrecerla a tus invitados, al cartero, a tu casero, a un vecino…

Comparte tu bandeja de la prosperidad con todo el que llame a tu puerta y conseguirás multiplicarla.

EN RESUMEN:

  • Activa tus pupilas con los colores verde, rojo, oro o púrpura, y muchas luces.
  • Utiliza elementos naturales que te transporten a tu paraíso.
  • Aromas que te conecten con la paz y felicidad.
  • Sonidos que muevan a tu espíritu.
  • Sabores nuevos que deleiten a tu paladar.
  • Y compartiendo tu prosperidad con todo el que llame a tu puerta.

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

Anuncios
Vídeo

Luna nueva en Sagitario este 7 de diciembre 2018.

5 Dic

Ya casi terminando el año y llega la Luna Nueva en Sagitario, que como cada una de ellas tiene muchas cosas especiales y diferente a todas las otras lunaciones.

Lo que más resalta de esta lunación es, primero: que el asteroide Juno/Hera, se encuentra en conjunción prácticamente exacta al Sol y la Luna a casi 8º de Sagitario y segundo: que estos tres forman lo que llamamos una T-cuadrante es decir ángulos de 90º a los Nodos Lunares que siempre están opuestos a si mismos y tercero: que como los nodos están alineados con Neptuno en Piscis, que está a 9º, esta es una T-cuadrada especial, que no ocurre cada Luna Nueva. Así que vamos a hacer sentido de todo esto.

Juno o Hera, era la mujer de Zeus, el Supremo Dios de los Dioses y como ya escrito en varias ocasiones, el símbolo de la esposa, se le relaciona con  Libra y Escorpio, signos que realmente nos hablan de las relaciones personales, aunque no del enamoramiento que es otro proceso que puede llevar o no a formar pareja. A su vez Júpiter o Zeus, su marido, se encuentra en este momento en el signo de Libra. Además de marido y mujer, Juno y Zeus son hermanos y las guerras de poder entre ellos llenan libros tanto de Mitología como de Psicología, en nuestro empeño de poder dilucidar de donde emergen nuestros problemas con nuestra pareja.

El Sol, la Luna y Juno en Sagitario, nos hablan de un tipo de relación más ideológica que emocional. Nos confronta con el dilema de la idea que tenemos de lo que una relación debe ser, debido a nuestro acondicionamiento familiar y cultural, y la relación que actualmente estamos viviendo. El hecho que estos tres planetas estén en alineamiento con los Nodos Lunares, y Neptuno, afirman este hecho. Cómo encontrar el puente entre lo que nos gustaría tener como relación y la relación real en la que nos encontramos. La mayoría de los problemas en las relaciones personales nacen de este dilema, que nos lleva una y otra vez a la desilusión, el desencanto y la tristeza y a menudo a la infidelidad. Esa idea que:  “a lo mejor “allí afuera” hay alguien mejor para mi”. El efecto de Neptuno en esta ecuación es  la dificultad en aceptar nuestra parte mortal y por ende la del otro. Aceptar nuestra mortalidad significa hacer las paces con la idea de que nos vamos a morir y el otro/a también. Venus ha estado alineada con Plutón en Capricornio y nos empuja la mirada hacia  el hecho, que todo llega a un final. Parece obvio que la solución a todo esto sería vivir el presente en todo momento, sin distraernos añorando el pasado o preocupados por el futuro. Pero el verdadero puente en este dilema, es la toma de consciencia, que lo que a menudo reclamamos en el otro, es lo que nos reclamamos a nosotros mismos.

En el proceso de individuación debemos poder liberarnos de los mandatos familiares y culturales para poder mirar nuestra pareja desde otro punto de vista. Si la pareja comenzó con un enamoramiento, entonces la pregunta sería, qué me enamoró (de él o de ella)? Eso que previamente me encandiló ha desaparecido ? Es que antes valoraba eso y ahora no o es que simplemente el motivo por cual nos sentimos atraídos el uno al otro, ya cumplió su función, que casi siempre es la toma de consciencia de algún aspecto de nuestra propia psiquis?

El hecho que Urano, ahora viajando junto a Eris y Ceres, sigue a sólo 5º de la cuadratura menguante a Plutón, nos recuerda que todavía estamos evaluando qué es lo que vale la pena guardar en nuestras vidas y qué es lo que debemos perder en el camino. El proceso de desprendimiento en la vida es continuo, sólo el verdadero Amor, aquel que poco tiene que ver con el enamoramiento, y mucho con el arduo trabajo diario entre dos personas que realmente se quieren, es lo que jamás muere. Y ciertamente ese tipo de Amor, sobrevive la muerte.

Marte en Acuario forma un trígono a Júpiter en Libra, por tanto el establecer un diálogo con el otro/a desde un punto menos emocional y con mucha adultez es imperativo, si queremos  encontrar soluciones a nuestros problemas de pareja. Lo que no se puede manejar es el grado de neurosis y la fuerza del acondicionamiento familiar o cultural, del otro/a. Eso sólo lo podemos hacer con nuestra propia psiquis. Por tanto, quizás el mensaje de esta Luna Nueva sea que el Amor, no es suficiente, para convertir al otro/a en lo que nos gustaría que fuera, y sobre todo aceptar que ninguno de nosotros tenemos el poder para cambiar a nadie.

Esta Luna Nueva también marca el comienzo de la T-cuadrada entre Júpiter en Libra, Plutón en Capricornio y Urano-Eris en Aries que nos acompañará casi todo el año próximo,  del que escribiré en otro artículo más tarde.

El 1 de Diciembre Quirón se estaciona directo, preparándose para avanzar por Piscis en su cuadratura a Saturno y Folo. Los temas personales y sociales que debemos descubrir, aquellos que como sociedad nos siguen frustrando y personalmente, limitando, son los que podremos mirar con templanza y tranquilidad, hacer algo acerca de lo que podemos modificar y aceptar lo que no podemos cambiar.

La Luna Nueva en Sagitario, nos conecta con la aventura y la expansión mental. Déjate llevar por tu naturaleza curiosa y mira hacia otros barrios y otros territorios, físicos y mentales, sin crítica, simplemente contemplando, y aprende de lo que ves. Nuestra “pequeña” diaria realidad, nos es más que una gota, en el extraordinario océano de todo lo que somos.

Cristina Laird

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

 

 

Vídeo

Luna llena en Géminis:” un plenilunio con gran intensidad emocional”. 23 de noviembre 2018

23 Nov

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

Vídeo

Luna nueva en Escorpión, un cambio radical, un nuevo ciclo este 7 de noviembre del 2018.

7 Nov

Este es un mes con mucha actividad planetaria, energías cambiando, emociones volando. El 17, Mercurio inicia su último retrógrado del año, a 13º 29′ de Sagitario hasta el 7 de Diciembre cuando ha vuelto hasta los 27º de Escorpio. Su RE-entrada en Escorpio ocurre el 1 de Diciembre. El día anterior, el 16 de Noviembre,  Venus se estaciona directo, reanudando así su marcha hacia adelante a 25º Libra, concluyendo su retrógrado que comenzó el 6 de Octubre. Venus no volverá a retrogradar hasta el 13 de Mayo del 2020. Al mismo tiempo, también el 16, Marte finalmente deja Acuario, para entrar en Piscis (de esto escribiré luego). Y por último, al otro día de la Luna Nueva, el 8, Júpiter entra en Sagitario por los próximos 13 meses. El día de la Luna Nueva, el 7, los Nodos Lunares cambian de angularidad, para entrar en el ángulo Cáncer-Capricornio, después de haber recorrido Leo- Acuario desde Abril 2017. Estarán reactivando el discurso Cáncer-Capricornio hasta el 6 de Mayo del 2020. También el 7 de Noviembre Urano en su fase retrógrada vuelve a entrar en Aries hasta el 7 de Marzo, cuando retornará a Tauro, para quedarse allí hasta el 8 de  julio del 2025.

Podemos decir, que esta Luna Nueva en Escorpio se forma en un momento donde varios aspectos de nuestra vida necesitan una ruta nueva, ya que  hemos tomado consciencia de diferentes necesidades y posibilidades, que nuestro interior tiene y pide.

Venus ha retrogradado a Libra y ciertos temas en nuestras relaciones necesitan resolverse, para poder dar un paso adelante, confiando que lo vivido nos ha hecho más sabios y más fuertes, pero por encima de todo, valorando y agradeciendo las lecciones aprendidas. Todo encuentro con otro, por terrible que sea el desenlace de la relación, nos deja con aprendizajes y toma de consciencia.

Con el Sol, la Luna y Júpiter en Escorpio, no podemos mantenernos en la superficie. Escorpio nos empuja a las oscuridades de nuestra psique y no hay forma de escaparlo. Pero es que tampoco deberíamos querer hacerlo. Debemos aprender a perder el miedo a las oscuridades, a lo desconocido, a lo invisible, a aquello que siempre ha estado allí, pero que no podemos ver con facilidad. Descubrir esas dimensiones, sólo nos enriquece y con ello aprendemos lo que la verdera magia es. Por sobretodo, nos enseña que el verdadero poderío radica allí, en lo que no vemos, en nuestra conexión con la Diosa, con la Naturaleza, con aquello que nos permite defendernos ante el peligro, con aquella parte de nuestra naturaleza que no necesita mirar para ver, ni escuchar para enterarse de lo que pasa. Los dispositores de esta lunación son Marte y Plutón, esos feroces fuerzas que nos convierten en potentes guerreros y fieras salvajes que con un sólo gruñido, podemos hacer paralizar al otro. El gorgón Medusa es un buen exponente de estas energías femeninas que nos dotan de sabiduría y poder. Sin ello seríamos víctimas del entorno y de los demás. Pero Júpiter en este signo, agrega una dimensión mucho más filosófica a este tema y comprendemos que es sólo cuando tenemos consciencia de tales energías, que podemos controlarlas y usarlas positivamente, en vez de destruir o destruírnos en el proceso. Esto se hace muy elocuente en este momento, ya que Júpiter forma una cuadratura a Marte y un trígono a Kirón, como si quisiera explicarnos que si bien debemos hacernos cargo de tales energías, debemos dejarlas ir por el camino de la consciencia y la curación.  Mucha de la ira que acumulamos no es enteramente nuestra sino que se ha filtrado ancestralmente, a través de la familia, de la cultura, de la nación, sobre todo aquellas familias o tribus que no han conscientizado su propia sombra. Nos la pasan y venimos al mundo cabreados y ni sabemos porqué. Folo, desde Sagitario, continúa en su cuadratura a Kirón y nos ayuda a destapar la olla a presión de la familia, pero también de nuestra cultura. Los dolores antiguos siguen causando estragos en el mundo y no nos permiten avanzar. Se convierten en un “loop” de resentimientos y odios que muchos ni siquiera conocen su origen.

El cambio de angularidad de los Nodos, significa que el Nodo Sur pasa a Capricornio, lo que nos abre una vez más la pregunta de a quien le hemos estado “regalando” nuestro poder: instituciones, políticos, entre ellos, hasta el punto de haber perdido nuestra capacidad de tomar acción  en situaciones que nos afectan a diario. El Nodo Sur de Plutón también está en Capricornio y todo esto se alineará con Saturno y Plutón en este signo que nos habla de la autoridad, el orden, el tiempo, pero en este momento: las instituciones. El Nodo Norte en Cáncer nos indica el camino a seguir, sugiriendo formas de cuidarnos y alimentarnos más saludables y por sobre todo, nos abre la consciencia hacia el poder del pueblo. Debemos dejar la desidia de lado y tomar responsabilidad por nuestros actos, nuestra familia, nuestra tribu, pero no desde la división, sino de la mutua cooperación. Si seguimos permitiendo que nos dividan, entonces la gente que transita los corredores del poder, nos manejan más facilmente. Siempre que ocurren grandes catástrofes, lo que realmente emerge es la cooperación y la ayuda, sin distinción de razas o idiosincracias. Lo vemos a diario en las noticias, por tanto , ese espíritu es el que Cancer nos inspira a rescatar. Esta angularidad realmente nos habla del Patriarcado y el Matriarcado y el mensaje claro de este cambio nodal, es el de encaminarnos hacia el Matriarcado, quitando poder al Patriarcado, ayudándole a evolucionar. Los Nodos Lunares nos permiten encontrar balance entre lo ancestral y el presente, entre lo aprendido y lo nuevo por aprender. La toma de responsabilidad por nuestras acciones es otro tema de esta angularidad Cáncer-Capricornio.

Quizás lo más importante de esta Luna Nueva en Escorpio es el trígono que forma a Neptuno en Piscis, lo que reitera el mensaje de que Todos estamos en el mismo barco, nos guste o no. Las decisiones que se toman políticamene a nivel mundial, nos afectan a todos, aunque no nos encontremos en el país donde se tomaron tales decisiones. Cada niño que muere de hambre, cada especie que desaparece, el calentamiento del planeta, son temas que nos afectan colectivamente, por tanto Todos debemos tomar responsabilidad por ello aunque sea en pequeñas dosis en nuestro cada día.

El otro aspecto de interés, es la oposición de Eris-Urano a Ceres-Venus, y estas dos últimas reciben el trígono de Marte. Algo de este aspecto nos habla de encontrar la forma de “cooperar”,  de llevarnos bien, de establecer puentes con aquellos que en apariencia amenazan nuestra forma de vida, aquellos que nos fuerzan a cuestionarnos y revisar nuestros valores, nuestros hábitos y nuestro sentido de seguridad.

Escorpio nos enseña que hay dos tipos de Astrología y de Vida, una visión diurna que analiza hechos que parecen estar fuera de nosotros y otra visión más nocturna, que nos demuestra que todo lo que pasa afuera, resuena en nuestro interior, nos demos cuenta o no.

Estos son momentos interesantes, excitantes, de grandes cambios, de evolución, y se nos llama a todos a participar, a tomar responsabilidad, a cuestionarnos y a encontrar respuestas.

Cuando le preguntaron a Caperucita Roja cómo fue que no distinguió entre su abuelita y el lobo, ella respondió: “A veces es difícil distinguir entre los que verdaderamente te quieren y los que te comerán viva”…..

!Feliz Luna Nueva a todos!

Cristina Laird

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, traductora, biblioterapeuta, consultante en Feng Shui y terapeuta en Eft (técnicas de liberación emocional). 

Vídeo

Luna llena en Tauro este 24 de octubre del 2018, !Atrévete a soltar!

24 Oct

Ya estamos de camino a esta extraordinaria y potente Luna Llena en Tauro, que como todas, trae un mensaje único y  esclarecedor para muchos de nosotros. Su intensidad siempre dependerá de qué contactos hace en tu carta natal. Lo de “unico”, va porque en esta lunación el Sol se encuentra al lado de Venus (retrógada todavía en Escorpio) y la Luna en línea con Urano en Tauro. Es decir, existe una oposición Urano-Venus y la Luna Llena la activa. Todo en la angularidad Tauro-Escorpio. Pero es que esta gran oposición forma ángulos de 90º (cuadraturas) a los Nodos Lunares (en Acuario-Leo), por tanto forman una Gran Cruz, en signos fijos, aspecto que energiza, llama a la acción, a la liberación, confronta, impulsa al cambio, al mismo tiempo que lucha por mantener el status quo, para no perder ese sentido de seguridad que todos necesitamos. Por tanto, no es una situación muy fácil, especialmente para los signos fijos: Tauro, Leo, Escorpio, Acuario. Muy especialmente aquellos nacidos en los primeros grados de estos signos, por tanto: entre el 19 y el 22 de Enero, entre el 19 y 22 de Abril, entre el 22 y 25 de Julio, y entre 22 y 25 de Octubre.

Con esto no quiero decir que se trata de una situación negativa, sino todo lo contrario. “Difícil” no es sinónimo de “negativo”. Difícil es sinónimo de desafío y es a través de ellos  que uno encuentra su fuerza interna, expande su intelecto y se acerca al alma. Esto nos recuerda que si ignoramos estos mensajes de los Dioses, podemos confundir sus bendiciones con maldiciones. Los dioses no nos envían maldiciones sino que somos nosotros que convertimos esos regalos de los Cielos, en ellas, por no entender el mensaje que viene con cada uno de estos desafíos. Si logras mirar con atención y detenimiento lo que tienes enfrente, lo que está escondido en ello se te revelará. Esto requiere “mirar” de una forma especial, con los dos ojos y los oídos bien abiertos, y no con desgana. También se necesita dejar los prejuicios a un lado y simplemente observar. Entonces la visión cambia completamente y podemos comenzar a “ver” lo que realmente está enfrente nuestro.

Esta Gran Cruz que envuelve los Nodos Lunares, nos impulsa a mirar al frente con la consciencia de lo que dejamos atrás, sin olvidar,  sino simplemente para evolucionar, que es el impulso natural de la Vida. Acceptando la sabiduría que emana de mirar,  no sólo hacia afuera, sino también hacia dentro, trabajo que requiere un  “coraje” inconmensurable y la convicción de que es allí donde encontraremos el néctar.

Esta lunación que envuelve a Venus en Escorpio, en retrógrado y en oposición a Urano, parece evocar la historia de Innana (Diosa del Cielo), a veces llamada Ishtar, la Venus sumeria y su descenso al Submundo a encontrarse con su hermana Ereshkigal (Diosa del Submundo).   El descenso de Innana es un llamado de lo femenino, una llamada a transitar ese sendero que toda mujer debe recorrer para re-encontrarse con su lado más primitivo y salvaje, para poder sentirse completa. Cuando Innana decide descender al “mundo invisible” para acompañar a su hermana en un momento doloroso causado por la muerte de su esposo, al llegar a la primera puerta del Inframundo, se detiene ya que alguien le pide que se declare. El portero del Gran Abajo, le pregunta su nombre, a lo que ella responde: “soy Innana, Diosa de los Cielos y vengo a ver a mi hermana”. El hombre informa a Ereshkigal, reina del gran abajo, que Inanna, “Reina del cielo, del lugar donde sale el sol”, pide la admisión a la “Tierra sin Retorno” para presenciar el funeral de Gugalanna, marido de Ereshkigal.
Para esto debe pasar por 7 portales ( símbolo de los 7 chacras, y del recorrido de Urano por cada signo) y en cada uno de ellos debe despojarse de alguna pieza de su vestimenta: primero que nada, su corona, luego su collar, luego sus pendientes y así susesivamente hasta quedar completamente desnuda. Este magnífico símbolo de lo que se requiere en el viaje al encuentro con nosotras mismas, donde nada material puede distraernos, ni posición social, ni dinero, pues allí eso no significa nada, y además nadie puede acompañarnos. Este recorrido sólo podemos hacerlo solas. Cuando finalmente llega frente a su hermana esta procede a golpearla y clavarla en una estaca para que muera lentamente. Afortunadamente, Innana había dejado instrucciones a su más fiel asistenta,  Ninshubur, que si ella no estaba de vuelta en 3 días,   debía ir a buscar primero a sus padres, y si ellos se negaban a ayudar, buscar ayuda en Enki, dios del Agua y la Sabiduría quien sin ni siquiera  pensarlo, corre al submundo a rescatar a Innana. Ereshkigal, sufriendo por la muerte de su marido, recapacita y finalmente deja ir a Innana y le devuelve la vida con la condición que ésta enviara a alguien en su lugar.

Cuando Innana vuelve a su reino, se encuentra a su marido disfrutando del trono, sin dolor alguno por su muerte y decide que será él quien le reemplaze en el Submundo. Hay varias versiones de esta historia, en una de ellas, Innana se apiada de su marido y arregla con su hermana Ereshkigal, que él pasará 6 meses del año en las oscuridades y los otros 6 retornará a ella en los Cielos. Esta historia es parecida a la de Ceres y Persefone,  que reflejan las cuatro estaciones del año y los 6 meses que se pasan en el submundo son un símbolo del Otoño y el Invierno.

Desde luego es difícil saber el significado de estas historias en el momento que fueron escritas, pero simbólicamente, sí que hablan claramente del viaje femenino a las profundidades de las emociones más primitivas y el encuentro con la Sombra. No sólo lo he vivido en mi propio viaje, sino en el de las innumerables valientes mujeres sin verdadera conexión con Madre, con quien he trabajado en terapia y quienes he acompañado a través de estos 7 portales. Y es que la verdadera liberación sólo llega después de haber recorrido las catacumbas del alma. Este descenso hacia la Oscuridad del Submundo y también hacia lo profundo del Anima Mundi o Alma del Mundo, es vital para que podamos rescatar lo sagrado y el respeto por todo lo que vive, y dejemos de una vez por todas la idea de que el Ser Humano es el único ser inteligente y con un propósito y el centro del Universo.  Nuestra ceguera al propósito del Cosmos en relación al Ser Humano debe encontrar un puente que finalmente nos ayude a RE-conectar con el Alma Mundi y con la Diosa o mejor dicho, la Naturaleza y así poder reconocer y comprender los mensajes del Cosmos. Cuando destruímos lo sagrado, lo que sigue, inevitablemente es el desencanto.

El viaje de Venus en retrógrado en el signo de Escorpio, siendo la regente de esta Luna Llena en Tauro, parece relatar este tipo de experiencias, que nos fuerzan a confrontarnos con lo que realmente sentimos cuando no estamos distraídas por el móvil, el ordenador, los amigos, el trabajo, la TV, la pareja, y todo aquello que impide que nos miremos con atención permitiéndonos sentir de verdad. Este proceso puede ayudarnos como nada más, a comprender porqué atraemos el tipo de pareja, con quien nos encontramos más de una vez, o porqué no nos encontramos con la pareja que deseamos. Las hijas del patriarcado padecemos de este tipo de dilema y es sólo a través del encuentro con la Diosa, que podemos encontrar respuestas.

Saturno ya se aleja de la cuadratura a Kirón que nos acompañó todo el año, desde segunda parte del 2017, y que nos deja con la certeza interna que nuestra herida, viene desde mucho más lejos que el principio de nuestra vida, y que a cada uno de nosotros nos toca curar “nuestro trozo” del dolor, ya que no podemos hacernos cargo del dolor de nuestros padres y nuestros abuelos y por sobre todo, que ello no significa que les amemos y respetemos menos y comprendamos lo que les tocó vivir.

Esta Luna Llena en Tauro, recibe un trígono de Saturno que muy amigablemente nos entusiasma con la idea que es posible mantener los pies en la tierra y mantener estructuras y al mismo liberarnos interiormente. Liberarnos de los dolores de nuestros ancestros no significa dejar de reconocerles como el motivo de nuestra existencia.

Si eres una mujer jóven, no temas este viaje, déjate llevar por tu maravillosa sabiduría interna y ten fé, en todas las mujeres que vivieron todo tipo de dolores y alegrías antes que tú, cuyo conocimiento y voces llevas en tu interior.

Feliz Luna Llena en Tauro a todos!

Cristina Laird

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, biblioterapeuta, traductora, consultora en feng shui, terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional) y metafísica.

Vídeo

24 de septiembre 2018 una super potente luna llena en Aries.

24 Sep

Nos adentramos así en una nueva angularidad zodiacal, la del primer signo y el séptimo. Aries (Luna) y Libra (Sol). Comenzamos el descenso a la oscuridad en el Hemisferio Norte, cuando Ceres se entristece al tener que partir con Persefone una vez más y el emerger de la sombra en el Hemisferio Sur, cuando Ceres se regocija por la llegada de su hija por los próximos 6 meses. Ceres forma parte de esta lunación al encontrarse “al lado” de Mercurio y el Sol, por tanto oponiendo la Luna y Kirón en el otro extremo! Esta combinación parece hablarnos del dolor emocional (Luna-Kirón) y al mismo tiempo, el entusiasmo (Sol-Mercurio), de lanzarnos al mundo por nuestros propios medios, liberándonos así de aquellos que nos retienen voluntaria o involuntariamente. Cada vez que Ceres se expresa en nuestra psique, nos recuerda el dolor de la madre que debe dejar ir de su hija, y retornar a su vida como individuo, habiendo concluído su faceta de madre. La herida de que nos habla la Luna al unirse a Kirón es la de tener que separarse de Madre, sea quien ésta sea en nuestras vidas en el presente. Madre también puede ser la empresa para la que trabajas, la universidad donde estudias, todo aquello que te da seguridad y te incluyes y te hace sentir que perteneces.

Esta lunación está también conectada con Saturno, ya que éste, junto a Vesta, su hija, los dos a 2º de Capricornio, forman una T-cuadrada al Sol y la Luna. Algo de esta combinación nos habla de tomar responsabilidad por nuestra vida. De repente nos invade el saludable sentimiento que cada uno de nosotros es responsable por nuestra realidad o por lo menos de como vivimos nuestro cada día. La victimación no tiene lugar en este momento, ya que la visión de las posibilidades de la  libertad de hacer de nuestra vida, lo que queremos o dicho aún mejor, lo que podemos, es irreversible. Respetar nuestras posibilidades, nuestros talentos, es un tema importantísimos en esta lunación. Exigirse más de lo uno puede, nos lleva a la frustración y al autodesprecio, pero exigirnos lo mejor de nosotros mismos es fundamental, para continuar en el camino, aún cuando no haya aparentes razones o metas. El mejorar la especie es un llamdo de lo Salvaje, de la Naturaleza, de lo instintual. No se requiere mucho esfuerzo para ello. Nos inspira desde lo más profundo de nuestra psique y sino es así, deberíamos buscar las razones de porqué no.

Esta Luna Llena en Aries parece decirnos que ahora, hoy, puedo comenzar un nuevo proyecto y dar vuelta a nuestra situación. Si estamos encaminados en la dirección deseada, entonces el sentimiento de que siempre podemos mejorar es inevitable. Por el contrario si uno no siente que puede mejorar, entonces es como si tirásemos la toalla antes de tiempo. Nunca se sabe lo que somos capaces de hacer, sino probamos primero. A menudo nos sorprendemos, ya que nos encontramos haciendo aquellas mismas cosas, que pensábamos que no teníamos la capacidad o el talento de  hacer. Vesta con Saturno nos hablan de una forma de divertirnos, diferente a la que normalmente entendemos por diversión. Sin copas, ni risas rápidas y fáciles, con conversaciones sin consecuencia, sino la diversión de lograr algo, a través del esfuerzo. Esa diversión que nos dice: “lo has logrado!!” Este par de arquetipos: Saturno y su hija Vesta premian el trabajo duro, pero no ese que no requiere que uno se entregue en cuerpo y alma a ello. Sino ese trabajo que perseguimos basado en la fé, en una fé interna que nos dice: “esto es lo que debes hacer”, donde normalmente no hay garantías de ningún tipo, sino una simple voz que nos empuja a hacerlo, sin más. Por supuesto que siendo Saturno, solo la más absoluta realidad de nuestras posibilidades se necesita, aunque esto no signifique que no podamos soñar con aumentar nuestras posibilidades. Vesta, por otro lado, mantiene la llama encendida, que se resiste a apagarse, que sigue arrojando luz en el camino a seguir, esa llama que nos brinda como herramientas de trabajo, la focalización y la disciplina. Sin ellas, no sería posible.

Si hay dudas en tu camino, detente por un momento, como lo sugiere Vesta y mira lo que has recorrido, para evaluar si has invertido suficientes horas en lo que haces o te has estado saboteando el tiempo, con distracciones. Este es el momento del “destete”, cuando debemos dejar la cuchara que nos alimenta y salir en busca de nuestra verdadera pasión, por nuestros propios medios, respetando nuestros miedos pero sin permitirles que nos detengan. Vesta se retira para meditar, para analizar la situación, no para abandonar la lucha. Eso sí, si ignoramos el comando de Saturno de trabajar duro, entonces nos podemos encontrar con infinidad de obtáculos, de gente en posición de autoridad que parecen truncar nuestras intenciones o infravalorar nuestras capacidades. Raramente esto es una realidad, sino una proyección de esa voz interna que nos tira abajo, que nos llena de negatividad y que nos dice que hagamos lo que hagamos nunca lo lograremos. Sal de ahí, ese es un pozo sin salida.

Otra característica de esta lunación es el aspecto de 90º que hace Urano a Marte (regente de esta lunación)  que se encuentra alineado con los Nodos Lunares y la oposición a Venus en Escorpio. Este es un aspecto delicado por la capacidad de provocar eventos inesperados que nos llevan a tener que resolver situaciones imprevistas, y estas pueden ser positivas como un furtivo encuentro romántico, pero también puede traernos encuentros menos divertidos y mucho más irritantes. Aquellos que nos llenan de inesperado estrés y rabia. Por tanto está en nosotros como manejamos estas situaciones. Marte, el Nodo Sur y Lilith todos en Acuario, la frialdad o actitud “no nonsense” de este signo puede ser extremadamente cruel para las almas más sensitivas.  Venus y Júpiter, las dos estrellas en el cielo más brillantes especialmente esta semana, forman trígonos (120º) a Neptuno en Piscis, el idealismo y la fantasía también se harán sentir con potencia y la necesidad de creer que todo es posible será un detonante importante, siempre y cuando mantengamos nuestros oídos afinados a Saturno que nos dejará saber cuando se nos va cabeza y sobrepasamos nuestras capacidades.

Afortunadamente siendo esta un Luna Llena en Aries, la resistencia y la competitividad de este signo, nos ayudará a no callar y expresar de manera inequívoca lo que queremos y lo que estamos dispuestos a hacer para obtenerlo.

Los signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio estarán más activos que nunca y los signos fijos: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario, quizás más estresados, pero recordemos que de la tensión se genera acción y podemos sorprendernos de lo que somos capaces si nos largamos a la aventura de Ser, con dignidad y responsabilidad.

!Feliz Luna Llena a todos!!

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, biblioterapeuta, traductora, consultora en feng shui, terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional) y metafísica.

 

 

Vídeo

9 de septiembre del 2018: Luna nueva en Virgo

9 Sep

Las energías durante estos días nos han estado ayudando a conectar mejor con el amor y el cuidado propio. Esto nos ha servido para mejorar todo lo que hemos querido y así mismo, nos está permitiendo alcanzar cada uno de nuestros objetivos. Con el reciente ingreso de Ceres al singo de libra se nos dio la oportunidad de conectar mejor con la energía del cambio y nos ha permitido valorarnos y cuidarnos mejor. El deseo de conseguir estabilidad, paz, equilibrio y calma, especialmente en temas de relaciones de pareja o similares. Así que debemos poner el ojo a esa energía para que todo pueda mejorar.

Teniendo en cuenta esta energía debemos ahora señalar la influencia de la Luna Nueva que será desde los 05° del signo de Virgo, específicamente a las 20:01UT del día 09 de Septiembre dicho encuentro nos permitirá conectar mejor con la necesidad de fortalecer ciertos cambios y mejorar algunos hábitos. Nos encontramos con la tarea de hacer algo que nos permita sentirnos bien a gusto con nosotros mismos. Solo de esa manera podremos poner orden a muchas cosas que hemos estado queriendo hacer y qué, de alguna u otra manera nos servirá para mejorar en todo lo que hemos querido lograr en nuestro camino.

Con esta fase lunar se es propicio comenzar a trabajar muchas cosas y dar inicio a cambios bastante importantes que nos ayuden a conectar mejor con todo lo que hemos querido hacer. Temas relacionados con hábitos, cuidados de la salud, rutinas y orden en nuestra vida, toman gran importancia llevándonos a replantear muchas cosas y a cuestionarnos otras tantas de todo lo que hemos venido haciendo desde hace un tiempo. Por ello debemos conectar mejor con esa energía para que podamos darle rienda suelta a esos cambios que nos permitan valorarnos y cuidarnos mejor de lo que esperábamos.

Durante estos momentos nos veremos en la necesidad y casi en la obligación de desechar todas aquellas cosas que no nos sirven. Ya sean objetos, pensamientos, sentimientos y cosas que roben nuestra propia paz. Por esa razón tienes que conectar mejor con tus intenciones para que estás estén enfocadas en sacar todo aquello que no te hace sentir bien. Es la hora de poner orden y valorar mejor las cosas para así darle un cambio total a las cosas. Tenemos que mirarnos hacia adentro para que podamos entender mejor aquello que nos hace daño y así poderlo sacar por completo de nuestro camino.

Este suceso nos invita a abrazar y conectar mejor con nuestros errores, nos da el valor de poder hacer un cambio que nos ayude a seguir y a mejorar todo lo que nos hemos propuesto. Así mismo, nos permite sentir que somos capaces de aprender de los errores, porque llegamos a entender que, cada experiencia, termina dando sus frutos para seguir y avanzar por el camino correcto. Por ello, no podemos olvidar nuestro norte y, sobre todo, no podemos dejar de lado todo lo que nos agobia, es el momento de reorganizar y aprovechar esta energía para ir a lo que es verdaderamente <ESENCIAL> porque solo de esa manera podremos darle valor a lo importante para seguir creciendo.

La Luna Nueva en Virgo, es una oportunidad para dejar de lado ciertos hábitos, conductas, para desterrar de nuestro camino manías y bloqueos que no nos permiten ser lo verdaderamente auténticos. Por esa razón cuanto más tiempo tardamos en reconocer nuestras propias limitaciones, y ponernos manos a la obra, puede que terminemos cayendo en situaciones más complejas y difíciles de superar. Saca de tú camino aquellas cosas que te bloquean y conecta mejor con aquello que te hace único, extraordinario y te hace brillar con tu propia luz. Es la hora de que conectes con esa energía para que puedas vibrar en altas frecuencias de luz y amor.

Restringir:

Los malos hábitos.

El sedentarismo.

El desorden en tu vida.

Las preocupaciones innecesarias.

Manifestar:

Buenos hábitos y cuidados.

El ejercicio constante.

El orden y planificación en las cosas de tú vida.

Tomar las cosas con calma y no estresarte.

Intenciones:

Tengo la intención de mejorar mis hábitos.

Hago ejercicios que me ayuden a estar bien.

Planifico y ordeno todos mis proyectos.

No me preocupo por cosas innecesarias.

Será un suceso que nos permitirá conectarnos mejor con la energía que nos ayudan a estar en perfecta sintonía con todo lo que nos hemos propuesto desde hace un tiempo para acá. Ten en cuenta que durante estos momentos debemos hacer algo que nos ayuden a conseguir equilibrio y tranquilidad en todo lo que hemos deseado alcanzar, porque solo de esa manera podremos estar en perfecta sintonía con todo lo que necesitamos en nuestro camino.

EDUARDO LUZ

Astrólogo y Vidente

 

 

 

 

 

Compilación realizada por Lorena Lacaille, escritora, biblioterapeuta, traductora, consultora en feng shui, terapeuta en EFT (técnicas de liberación emocional) y metafísica.