Archivo | agosto, 2017

The Secret to Interpersonal Happiness

16 Ago
BY LEO BABAUTA

As much as we desire being connected to others — good friendships, a wonderful romantic relationship, close family members — this connection always comes at a cost.

We get frustrated by other people.

You know it’s true. You might be really good friends with someone, but then they get angry at you for some reason, or they behave without consideration, and all of a sudden, your mood is much darker. You’re not happy with them, maybe they’re not happy with you. Things can go sour very quickly.

This is such a difficult problem that you could devote entire books to ways of working out these kinds of conflicts and frustrations. But I have one technique that, if applied consistently, will lead to a lot more happiness.

The secret: always take the good-hearted view of other people.

That takes some explaining, so let’s take a look at two ways of looking at other people:

  1. The ill-intentioned view. When someone does something rude, you think, “Why do they have to be so inconsiderate?” or “Who does that?” Basically, you see their actions in the worst possible light, without putting yourself in their shoes. Most of us do this regularly without realizing it. Anytime you’re mad or frustrated with someone, this is what you’re doing.
  2. The good-hearted view. When someone does something inconsiderate — and I’m not saying their actions are justified — you can try to think of those actions in a good-hearted way. For example, maybe they’re having a bad day and are grump — that doesn’t excuse their actions, but you can understand the feeling of being grumpy. Or maybe they were hurt by something you did (which you might not realize) and they are lashing out because of that hurt. That’s not a nice way to react, of course, but we can all relate to feeling hurt and lashing out. So the good-hearted view is that this is someone you care about who is hurting. Forget the personal offense, think about their pain, and be compassionate towards that pain.

Let’s take a brief look at the ill-intentioned way of seeing things, then go into what I believe will transform most people’s interpersonal happiness — the good-hearted view.

Why the Ill-Intentioned View is a Problem

It’s easy to see the rudeness, inconsideration and plain wrongness of other people. That’s because we’re looking at it from our own point of view, and thinking they should see things the same way as you do.

For example:

  • They left dirty dishes or a big mess in the kitchen. Why didn’t they just clean up instead of being inconsiderate? You feel they’re not acting as they should.
  • They said something kind of mean to you. You have no idea why they would be mean, you’re a good person who doesn’t deserve that.
  • They are mad at you for some reason. You don’t deserve that! What’s their problem?

Of course, there are much worse things, but these are some typical interpersonal problems, and common reactions.

These are natural reactions, but looking at things this way causes you to feel bad about the other person. You are frustrated, angry, offended or hurt. You build up resentment.

You might also react badly to the other person — say something hurtful or angry, lash out, ignore them, whatever your habitual way of responding to these things might be. This obviously will make them react badly to you, and now your relationship is hurt. You’re not happy, and neither are they. This isn’t a good situation.

The problem with the ill-intentioned view is that it doesn’t help anybody, and hurt the relationship. Worse yet, it’s self-centered (you’re seeing things from your own point of view) rather than thinking about the other person (whom you care about), both of you, or your relationship together.

The Solution: The Good-Hearted View

OK, so the self-centered view of seeing the ill-intentions of the other person isn’t ideal (not that any of us are ideal!). So what about the good-hearted view?

Well, this approach tries to use empathy, to see the good heart of the other person, to assume that they are good people with decent intentions who make mistakes and are having trouble of some kind.

For example, some reasons someone might act badly:

  • They genuinely didn’t realize how you would take their actions — from their perspective, there was nothing wrong with what they did. Your interpretation might be that they are wrong, but that’s only one way of seeing it.
  • They were caught up in their world, and weren’t thinking of how their words or actions might affect other people. This, of course, is self-centered, but we all do this, probably every day.
  • They are having a bad day, are in a bad mood, or are in the middle of a tough problem in their life. This causes them to react badly to you. This is not an excuse for bad behavior, but you can understand this, as we all go through it.
  • They have a bad habit of reacting to people in certain harmful ways. This doesn’t mean they have a bad heart, but instead, they developed bad patterns when they were young. At one point, these patterns were meant to protect them from harm, but now they just harm others.
  • They were abused by someone, or hurt in the past, and now they are worried that you are going to harm them. So they protect themselves. Not an excuse, but more of a way to understand people’s behavior.
  • You did something that they took offense to, and so they’re reacting badly to something you did. Maybe you didn’t realize you did this, but that’s the world they’re in.
  • They genuinely were trying to do something to help you, but you took it the wrong way.

None of the above excuses bad behavior. It’s wrong to be rude, to yell, to be violent. But to act badly is human, and to judge everyone for their bad behavior means we won’t be friends with anyone. Ourselves included, because if we’re honest, we have to admit that we act badly sometimes too.

We’re not looking for excuses, but instead to see the good heart in the other person. Yes, they acted badly, but it’s with a good heart. If we can see this, perhaps we can see the other person in a more kind light, and react to them in a more helpful way.

Some ways we can react, now that we see them in a good-hearted light:

  1. We can try to understand them, maybe even talk to them about what’s going on. People often like to be heard and understood. Make them feel like what they’re doing is understandable.
  2. From this place, we might also share how their actions affected us, without blaming, accusing or guilt-tripping. Instead, it’s from a place of wanting to resolve the conflict.
  3. We might give them compassion for the difficulty they’re going through. Maybe a hug, or the appropriate equivalent — just a “hug attitude,” where we’re trying to commiserate with them and make them feel better somehow.
  4. Or we might just feel the compassion inside, and not let ourselves get caught up in resentful or frustrated emotions, and instead, just leave the other person alone until they feel better, if that’s more appropriate.
  5. If the other person is genuinely harmful, you might need to get away from them (for your own protection), but with compassion you might not be so angry at them.

These are just a few options, but you can see that these actions are much more helpful for the relationship, for the other person, and for our own happiness.

You might say, “Well, isn’t this just rewarding or excusing their bad behavior?” That’s one way to see it, but I believe it’s more about not getting caught up in our own self-centered view, and not engaging in unhelpful and harmful patterns of thought. With the good-hearted view, we are more understanding, more compassionate, more likely to be happy and have good relationships.

The next time you feel difficulty with someone, try the good-hearted view. You just might find some happiness in a difficult situation.

Why You Should Encourage Kids to be Rule Breakers

12 Ago

Developing and nurturing the entrepreneurial spirit

As a young man, I knew that school was not for me. It’s not that I didn’t like to learn. It was that I didn’t like to learn the way they taught at school. Rather, I like to do things. Book knowledge to me was boring.

Because of this, I did not do well in school. I was also labeled as a troublemaker, much to my father’s dismay. He was after all the superintendent of the Hawaii school system.

In fact, by some people’s measure, I was a rule breaker.

This was true in my natural father’s estimation. To him, playing by the rules meant following the old rules of money. To him, the path to success was to get good grades, go to a good college, get a good job with a high salary, save money, buy a house, and invest in a portfolio of stocks, bonds, and mutual funds for retirement.

Unfortunately, none of these “good” things did him any good. He always struggled financially, and during his last days, he lamented that he didn’t have much to leave us kids. I call my natural father my poor dad not because he was a bad father. In fact, he was the most loving and kind man I could ask for. Rather, I call him my poor dad because he did not know how money worked and regretted his financial position his whole life. He played by the rules, and they did not serve him well.

The rich dad difference

My best friend’s dad was my rich dad. He did not have the same rules my poor dad did. Rather, he saw the world in a much different way.

Where my poor dad would say, “We can’t afford that,” my rich dad would ask, “How can I afford that?”

Where my poor dad would say, “You must save for retirement,” my rich dad would say, “Savers are losers.”

Where my poor dad would say, “Get a secure and high paying job,” my rich dad would say, “Being an employee is the riskiest thing you can do.”

You name any conventional rule of money and life, and my poor dad probably had a contrarian view. He was at his core a rule breaker. And he was immensely successful.

My best friend Mike and I followed in my rich dad’s footsteps. Whether it was using return copies of comic books to make money through a lending library, or giving up lucrative job offers to take a low paying job that taught sales skills, our lives were and are defined by breaking the conventional rules.

Tired Boy Sleeping on the School Desk on the white background

The success of rule breakers

Turns out it is this bent towards rule breaking that contributes to our success. I recent study by professors from UC Berkeley and London School of Economics confirms, rule breakers are more likely to grow up to be entrepreneurs.

Here’s the tragedy, a big percentage of our kids are these rule breakers, and many of them have entrepreneurial dreams. Here are some statistics from my book Why “A” Students Work for “C” Students.

  • 44% of young people want to be entrepreneurs
  • 46% aim to set up their business within the next two years
  • 43% of students grades 5 through 12 want to be entrepreneurs

In other words, young Americans want to be entrepreneurs. They want to start companies that provide a high quality of life while also providing innovation and employment. The only problem is that our school system specializes in training our kids to be employees.

This is why schoolteachers and many parents continue to say, “Go to school to get a good, high-paying job.” Few parents or teachers are saying, “Go to school to learn to create good, high-paying jobs.”

So, there are two problems. Our kids want to create jobs, which is a vital need for our country, and instead of teaching our kids how to create jobs, our schools teach them how to get jobs.

In the process, they build into them an employee mindset, which is one that is inclined to follow the rules instead of break them. This breaks their spirit, and it squashes their entrepreneurial dreams.

These dreams will die

There is a tremendous difference between the skill sets of an entrepreneur and of an employee. Unfortunately, because the skill sets required to be an entrepreneur are not taught in our schools, many of our kids will never realize their dream to start their own business.

Many people dream of becoming entrepreneurs, but few will take the leap of faith. Why? The lack of financial education in our schools. Without financial education, most employees are terrified of losing their job, not having a steady paycheck, or simply failing—and most kids have no idea where to start except by getting a good job, and then they’re trapped.

Without financial education, our kid’s dreams will die.

Every kid has a genius

Every child has a genius. Unfortunately, their genius may not be recognized by the educational system. It may even be crushed.

Thomas Edison, one of the great geniuses of modern times, was labeled “addled”—mixed up or confused—by his first teacher. He never finished school and instead went on to found General Electric.

Albert Einstein also failed to impress his teachers. They called him lazy, sloppy, and insubordinate. He proved them wrong.

The point is that the environment of our school system is not always a good one for the type of genius many kids have. In fact, it can be constricting.

All parents have met the genius in their child. Most parent’s know that a child’s true genius comes through most clearly in the things that child dreams about—the ideas and things that delight, fascinate, and challenge them—and yes, in the rules that they break.

Nurture the rule-breaking, entrepreneurial spirit

Traditionally, we’ve left it to the school system to develop and nurture our children’s genius. Today, that won’t work.

Because our kid’s dream of being entrepreneurs, they’ll face a system in school that is bent on breaking that dream, teaching them to follow conventional rules for success, replacing their dreams with the old American dream of getting a good job.

Because of this, it’s up to parents to nurture and cultivate their children’s dreams—and to direct the rule-breaking tendency from negative actions to positive challenges to the status quo. It’s up to parents to provided a solid financial education.

Robert Kiyosaki
Vídeo

Las frecuencias Solfeggio: utilización y poder.

8 Ago

¿Qué son las frecuencias de sonido Solfeggio?

Las frecuencias Solfeggio son frecuencias de sonido utilizadas para fines de curación. La historia de estos sonidos curativos es fascinante. Resulta que dichos sonidos eran cantados con precisión en el contexto de antiguos cantos gregorianos, pero la frecuencia exacta, la técnica y el conocimiento de sus propiedades curativas se perdieron de alguna manera más tarde en la historia de la humanidad.

Fue el Dr. Joseph Puleo, quien redescubrió los sonidos Solfeggio en los años 70 al encontrar las frecuencias (que se miden en hercios) de estos sonidos curativos únicos. Lo interesante es que Puleo encontró que estas frecuencias aparecen codificadas en la Biblia, en el libro de Números, capítulo 7, versículos 12-89. Puleo usó el método pitagórico de reducción numérica para desentrañar los misteriosos seis patrones matemáticos codificados allí: 396, 417, 528, 639, 741 y 852.

Una notoria validación científica de que estos patrones pueden utilizarse como frecuencias vibratorias de curación, es el hecho de que la frecuencia de 528 Hz es precisamente la utilizada por genetistas hoy en día para reparar daños en el ADN humano.

¿Por qué se llaman sonidos Solfeggio?

En la teoría de la música, “Solfeggio” (solfeo)es la vocalización de los tonos en una escala de música (también llamado “solfa”, o sílabas).

La escala original Solfeggio estaba compuesta por seis tonos. Los nombres de estos seis sonidos originales (Ut, Re Mi, Fa, Sol, La) llegaron como abreviaturas de la primera estrofa (en latín) del famoso himno Medieval “Ut queant laxis”, escrito por Pablo el diácono en el siglo VIII d.c. para la fiesta del nacimiento de San Juan Bautista:

Ut queant laxis Resonare fibris
Mira gestorum Famuli tuorum
Solve polluti Labii reatum
Sancte Iohannes
“Hay muchas traducciones e interpretaciones de este texto en latín, pero en definitiva, es una imploración a San Juan para “limpiar nuestros labios contaminados del pecado”, a fin de que podamos “cantar con cuerdas vocales sueltas las maravillas” de sus actos.

¿Cuáles son las frecuencias curativas de la escala Solfeggio?

Para fines de curación, lo importante es precisamente las frecuencias exactas asociadas con la escala Solfeggio, como sigue:

Ut: 396 Hz
Re: 417 Hz
Mi: 528 Hz
Fa: 639 Hz
Sol: 741 Hz
La: 852 Hz¿Estas frecuencias secretas son diferentes de las de la escala diatónica moderna?

Estas frecuencias son bastante diferentes a las de la escala musical moderna (también conocida como escala diatónica) de do-re-mi-fa-sol-la-si (o “ti”), lo que en inglés se traduce como C-D-E-F-G-A-B. Por ejemplo, el “do” o “C” de la escala diatónica moderna vibra a una frecuencia de aproximadamente 256 (DO central en el piano) o 512 Hz (una octava por encima de la media-C), mientras el “do” de la escala Solfeggio vibra a una frecuencia de 528 Hz.

¿Cuáles son las propiedades curativas que se atribuyen a las frecuencias originales de sonido Solfeggio?

La primera frecuencia, UT (396 Hz), se utiliza para liberarse del campo negativo, lo que significa deshacerse del miedo y la culpabilidad.

La segunda frecuencia, RE (417 Hz), se utiliza para permitir y crear un cambio positivo.

La tercera frecuencia, MI (528 Hz), es considerada la frecuencia de transformación y milagros, así como de reparación del ADN.

La cuarta frecuencia, FA (639 Hz), es la frecuencia del amor y la unidad.

La quinta frecuencia, SOL (741 Hz), es la frecuencia de la intuición y la iluminación.

La sexta frecuencia, LA (852 Hz), se utiliza para la visión y la conciencia espirituales.

¿Estas frecuencias también están relacionadas con los Chakras?

Además de la anterior descripción de las propiedades curativas que se atribuyen normalmente a los sonidos Solfeggio por muchos sanadores espirituales, músicos sanadores, científicos e investigadores, personalmente he encontrado que estas frecuencias también resuenan con los 6 primeros chakras, de abajo hacia arriba. Si tu tienes ya conocimientos prácticos sobre los chakras y escuchas estas frecuencias curativas, sentirás las vibraciones de la primera frecuencia en el primer chakra, las vibraciones de la segunda frecuencia en el segundo chakra y así sucesivamente, hasta llegar a tu sexto chakra. Así la quinta frecuencia, por ejemplo, trabaja también con tu chakra de la garganta y con los problemas asociados con ella.

Considerando lo anterior, resulta claro para mí que la gente puede usar las frecuencias Solfeggio para equilibrar y “afinar” sus chakras en una forma agradable, rápida y bastante simple, solo con escuchar las frecuencias de sonido.

396 Hz – FRECUENCIA PARA LIBERAR EL MIEDO Y LA CULPA
NOTA UT (DO)
Con esta frecuencia podemos eliminar de nuestro campo cuántico aquellas vibraciones como el miedo y la culpa.Su sonido refleja en nosotros una vibración elevada y equilibrada.
417 – FRECUENCIA DE LA TRASMUTACIÓN
NOTA RE
Esta facilita el cambio y deshace aquellas situaciones que nos provocan estancamiento.
Accediendo igualmente a nuestro campo cuántico, libera cualquier falta de armonía, nos permite transformarnos y evolucionar.
Provoca un estado en el que nosotros volvemos a elegir nuestro rumbo pudiendo promover los cambios en nuestro día a día.
528 Hz – FRECUENCIA MILAGRO
NOTA MI
Esta frecuencia resuena en el corazón, es la frecuencia del AMOR.
Tiene un color verde- amarillo.
Este sonido repara el ADN.

639 Hz – FRECUENCIA PARA LA INTEGRACIÓN DE ESTRUCTURAS
NOTA FA
Esta frecuencia nos favorece en cuanto facilita la conexión entre las personas y las relaciones.
741 Hz – FRECUENCIA PARA DESPERTAR LA INTUICIÓN
NOTA SOL
Con este sonido podremos poco a poco despertar la intuición dormida en nosotros, despertando así a un nuevo nivel de consciencia.

Es la frecuencia de la expansión de la conciencia.

852 Hz – FRECUENCIA PARA VOLVER AL ORDEN ESPIRITUAL
NOTA LA
Esta vibración puede elevar nuestra conciencia hacia un despertar más espiritual.
Compilación realizada por Lorena Lacaille.

 

Vídeo

Otra sacudida del cielo: Luna llena en acuario y Eclipse lunar este 7 de agosto 2017.

6 Ago

La Luna llena del 7 de agosto será un eclipse de Luna y la Luna nueva del 21 de agosto un eclipse de Sol, que afectarán respectivamente los grados medios del Signo (el eclipse se produce en el grado 15º), o sea a quienes tengan puntos sensibles a mitad de los Signos Fijos y quienes tengan puntos sensibles al final del Signo.

La palabra “eclipse” proviene del latín “eclipsis”, que a su vez viene del griego “eclipsis”, que significa desaparición. Y esto es precisamente un eclipse: la desaparición transitoria total o parcial de un astro por interposición de otro cuerpo celeste ante los ojos de un observador. Un eclipse solar, que ocurre durante la Luna Nueva, literalmente torna el día en noche. Un eclipse lunar, que ocurre en Luna Llena, parece borrar a la luna del cielo. En una Luna nueva los Luminares (Sol y Luna) están conjuntos, en una Luna llena están opuestos. Los eclipses son lunaciones especiales que se producen sobre la eclíptica, el “camino” del Sol en su paso por las diferentes constelaciones, y, todos los años se producen algunos tanto de Sol como de Luna.

Por corresponder el Sol y la Luna, a factores consientes e inconscientes respectivamente, al opacarse u oscurecerse en un eclipse, en cada caso generan un conflicto que provoca una movilización; la crisis en cuestión puede tener que ver con un reordenamiento, una reorganización, asuntos en la vida que requieran mayor atención y energía.

Un eclipse de Sol puede simbolizar la desaparición momentánea de nuestro potencial interior, sentimos ausencia de poder personal, de voluntad, de capacidad para visualizar metas personales, en cambio, un eclipse lunar nos fuerza a comprobar nuestro pasado (Luna) a la luz de la experiencia actual, y, puede relacionarse con confusión y momentos particularmente propicios para esconder, ocultar, fomentar o expandir “sombras” de manifestación emocional. Para la astrología el Sol es el dador de vida y energía, su oscurecimiento en el cielo, aunque sea por una pequeña porción de tiempo como sucede en un eclipse, es una señal de ausencia de las mismas. Existe una interacción entre eclipses y desvitalización, por esa razón cuando nos afectan los eclipses de Sol, puede que nos sintamos más cansados, estresados, fatigados o abatidos.

Durante los eclipses de Luna nuestras emociones y sentimientos pueden desbordarse hasta un punto de ser percibidos claramente por los demás, pueden presentarse momentos de alteración, desorden, desconcierto o confusión, un sentimiento teñido de nostalgia o pesimismo por cosas de la vida que uno siente que está dejando atrás y lo que parece ser, en realidad no es.

Es recomendable durante ese tiempo estar muy en contacto con nuestro Ser interno practicando actividades que se relacionen con la meditación, reflexión e introspección, aprovechando la oportunidad para percibir nuestros condicionamientos y ataduras, los viejos modos de pensar o de sentir y que ahora ya van quedando obsoletos, con el fin de elaborarlos y reorientar de esta manera nuestro camino explorando nuevas posibilidades.

En astrología consideramos que los eclipses afectan un determinado punto y su opuesto, y, en el caso de estar afectado dicho eclipse por malos aspectos también los consideraremos como puntos sensibilizados por el fenómeno celeste. En general el efecto de un eclipse no se nota solamente en el momento de producirse el mismo, desde la antigüedad se consideraba que un eclipse tenía vigencia hasta producirse el siguiente de la misma clase, por lo que probablemente notaremos sus efectos también cuando un planeta “activador” (generalmente Marte) toque el punto del eclipse, es por esa razón que, en ocasiones, los eclipses parecen no provocar nada hasta un tiempo después. Están vigentes por largo tiempo.

Como el planeta Marte en este período no estará muy lejos del astro rey, debido a su posterior paso por el punto del eclipse, y, además, por el movimiento de retrogradación de Mercurio, el eclipse estará activo en este tiempo hasta aproximadamente el día 9 de septiembre, cuando Mercurio reingrese a Virgo alejándose del punto del eclipse.

Patricia Kesselman

Un poco más…

El Eclipse Lunar en Acuario o Luna Llena (muy potente) en Acuario del 7 de Agosto, funcionará como una especies de parada, de estación intermedia, entre las dos Lunas Nuevas en Leo, que hay este verano, una de ellas la del 23 de Julio y por supuesto que la próxima siendo el Eclipse Total de Sol del 21 de Agosto. Como es posible 2 Lunas Nuevas en el mismo signo? Este evento que no ocurre siempre, pero sí a menudo, es simplemente por que la primera se formó a 0º de Leo y la segunda será a 28º del mismo signo, ya que el ciclo lunar, como sabemos, es cada 28-29 días. A veces ocurre con las lunas llenas también.

La angularidad Leo-Acuario tiene que ver con la expresión del YO a nivel individual (Leo) y a la expresión del mismo en el grupo (Acuario). La creatividad individual versus la del grupo y el proceso que ocurre en estas dos formas de expresión creativa, con sus procesos diferentes, pero complementarios. El individuo y el colectivo, el efecto de uno en su comunidad y en la Humanidad. Para ponerlo de otra manera, como lo que hace uno puede afectar a la Humanidad aunque sea de la forma más “aparentemente” insignificante. Siendo la Luna la que se encuentra en Acuario, el último signo de Aire del Zodíaco, podemos pensar en el proceso mental de la comunidad, en contraposición con la acción del individuo. Estando el Sol en su propio signo de Leo, podemos imaginarlo como símbolo de “Reyes, Príncipes y Personas en el poder”. Por tanto este eclipse puede afectar la opinión pública (la Luna, como el pueblo) sobre un gobernante o persona en el poder.

El Sol en esta lunación va acompañado del Nodo Lunar y de Marte, mientras que la Luna va de la mano del Nodo Sur. Algo nos exige desprendernos de antiguos patrones emocionales, de cosas, situaciones o personas, que hasta ahora nos daban algún sentido de seguridad (Luna-Nodo Sur), para largarnos a una nueva aventura (Sol-Nodo Norte-Marte) que requiera un desafío y actuar desde nuestro guerrero interno con agallas y valentía.

Cuando el Sol y la Luna se encuentran opuestos, normalmente estamos ante la disyuntiva de escuchar diferentes partes de nuestra psique, que nos tiran en direcciones opuestas y nos fuerzan a tomar decisiones que preferiríamos no tener que tomar.

Las casas de vuestra carta astral donde se encuentre la angularidad Leo-Acuario, será donde sentiréis más el dilema. Por supuesto que dilema, no es necesariamente una catástrofe, sino simplemente una dificultad en elegir entre una cosa u otra, un momento de ideas encontradas, donde nos vemos forzados a tomar decisiones importantes.

Pallas Atenea, el asteroide, en el signo de Tauro en este momento, juega un papel importantísimo en este eclipse, ya que se encuentra como ápice de una T-cuadrada entre la Luna, Sol y Marte. Pallas, la Diosa de la Sabiduría, de la consciencia profesional, por encima de todo, la guerrera mental, salida de la cabeza de Zeus, también forma un Gran Trígono con Plutón y Mercurio-Vesta, como si algo nos dijese:  usa este tiempo para meditar, para prestar atención a tus pensamientos más secretos y buscar una forma de expresarlos, sobre todo, profesionalmente. Una verdadera oportunidad para los escritores, los psicólogos, todos aquellos que disfruten de indagar mentalmente los pasillos más oscuros de la mente humana.

Esta angularidad Leo-Acuario también nos encuentra ante el temor a no ser aceptados por el grupo, la comunidad, la sociedad, si nos mostramos como realmente somos. El dilema a quí, consiste en que a veces el temor a ser criticados o no aceptados, nos priva de la libertad de Ser, de expresarnos en toda nuestro resplandor.

La decisión de ser quien realmente somos requiere valentía y agallas y desafortunadamente, sino lo hacemos habremos malgastado esta oportunidad de vida.

Habiendo muchos planetas retrógrados, incluídos Saturno y Urano (a partir del 3 de Agosto)ambos regentes de Acuario, junto a Neptuno, Quirón, Plutón, Folo y Juno, el impulso es hacia la RE-introspección, a la RE-evaluación de un periodo de nuestras vidas que haya terminado o esté a punto de terminar. Los signos fijos, serán los más afectados por este eclipse parcial de Luna, especialmente Escorpio y Tauro, que tendrán la posibilidad de purgar, de liberarse, de expandirse.

Virgo y Capricornio también podrán pasar página después de una profunda meditación y Piscis y Cáncer tiene una energía creativa fluyendo a través de ellos que deberían aprovechar. Los signos de Fuego, pueden disfrutar de un momento de éxito y reconocimiento de sus esfuerzos.

A disfrutar de esta Luna Llena, de este eclipse parcial, mientras nos preparamos para el Eclipse Total de Sol del 21 de Agosto.

Compilación realizada por Lorena Lacaille.

Una relación sana y armónica entre madre e hija.

3 Ago

Cada hija lleva consigo a su madre. Es un vínculo eterno del que nunca nos podremos desligar. Porque, si algo debe quedarnos claro, es que siempre contendremos algo de nuestras madres.

Para tener salud y ser felices, cada una de nosotras tenemos que conocer de qué manera nuestra madre influyó en nuestra historia y cómo sigue haciéndolo. Ella es la que antes de nacer nos ofrece nuestra primera experiencia de cariño y de sustento. Y es a través de ella que comprendemos qué es ser mujer y cómo podemos cuidar o descuidar nuestro cuerpo.

“Nuestras células se dividieron y desarrollaron al ritmo de los latidos de su corazón; nuestra piel, nuestro pelo, corazón, pulmones y huesos fueron alimentados por su sangre, sangre que estaba llena de las sustancias neuroquímicas formadas como respuesta a sus pensamientos, creencias y emociones. Si sentía miedo, ansiedad, nerviosismo, o se sentía muy desgraciada por el embarazo, nuestro cuerpo se enteró de eso; si se sentía segura, feliz y satisfecha, también lo notamos.”
-Christiane Northrup-
“La mejor herencia de una madre a una hija es haberse sanado como mujer”
-Christiane Northrup

Cualquier mujer, sea o no sea madre, lleva consigo las consecuencias de la relación que ha tenido con su progenitora. Si esta ha transmitido mensajes positivos acerca del cuerpo femenino y de la manera en la que hay que trabajarlo y cuidarlo, sus enseñanzas siempre formarán parte de una guía para su salud física y emocional.

Sin embargo, la influencia de las madres también puede resultar problemática cuando el papel que ejercen resulta tóxico debido a una actitud descuidada, celosa, chantajista o controladora.

Cuando conseguimos comprender los efectos que la crianza ha tenido en nosotras, comenzamos a estar dispuestas a comprendernos, a sanarnos, a ser capaces de asimilar lo que creemos de nuestro cuerpo o a explorar lo que consideramos posible conseguir en la vida.

La atención materna, un nutriente esencial para toda la vida

Cuando una cámara de televisión enfoca a alguien del público en un evento deportivo o cualquier otro acontecimiento… ¿Qué grita la gente generalmente? “¡¡Hola mamá!!”.

Casi todos nosotros tenemos la necesidad de ser vistos por nuestras madres, buscamos su aprobación. En origen, esta dependencia obedece a cuestiones biológicas, pues las necesitamos para subsistir durante muchos años; sin embargo, la necesidad de afecto y de aprobación se forja desde el minuto uno, desde que la miramos para ver si algo estamos haciendo bien o si somos merecedores de una caricia.

al y como señala Northrup, el vínculo madre-hija está estratégicamente diseñado para ser una de las relaciones más positivas, comprensivas e íntimas que tendremos en la vida. Sin embargo, esto no siempre sucede así…

Con el paso de los años esta necesidad de aprobación puede volverse patológica, generando unas obligaciones emocionales que propiciarán que nuestra madre tenga el poder de nuestro bienestar durante toda o casi toda nuestra vida.

El hecho de que nuestra madre nos reconozca y nos acepte es una sed que tenemos que saciar, a pesar de que para ello tengamos que sufrir.  Esto supone una pérdida de independencia y de libertad que nos apaga y nos transforma.

¿Cómo comenzar a crecer como mujer y como hija?

No podemos escapar de ese vínculo, pues sea o no sea sano, manejará siempre nuestro futuro a su antojo.

La decisión de crecer implica limpiar las heridas emocionales o cualquier cuestión que haya quedado inconclusa en la primera mitad de nuestra vida. Esta transición no es una tarea fácil, pues primero tenemos que detectar cuáles son las partes de la relación materno-filial que requieren de resolución y curación.

De ello depende nuestro sentimiento de valía presente y futuro. Esto sucede porque siempre hay una parte de nosotras que piensa que debemos darnos en exceso a nuestra familia o a nuestra pareja para ser merecedoras de amor.

La maternidad e incluso el amor de mujer siguen siendo sinónimos culturales de sacrificio en la mente colectiva. Esto supone que nuestras necesidades queden  siempre relegadas al cumplimiento o no de las de los demás. Como consecuencia, no nos dedicamos a cultivar nuestra mente de mujer, sino a moldearla al gusto de la sociedad en la que vivimos.

Las expectativas del mundo sobre nosotras pueden llegar a ser muy crueles. De hecho, yo hablaría de que constituyen un verdadero veneno que nos obliga a olvidar nuestra individualidad.

Esta son las razones que hacen tan necesaria la ruptura con la cadena del dolor y la sanación íntegra de nuestros vínculos o los recuerdos que tenemos de ellos. Debemos percatarnos de que estos hace tiempo que se convirtieron en espirituales y, por lo tanto, nos toca hacer las paces con las rarezas con las que nos tocó vivir. Sean o no sean tan malas.