Festival de Pascua 14 de abril del 2014

14 Abr

LOS T R E S
FESTIVALES
ESPIRITUALES
2 0 1 4

Únase a otras personas para crear un conducto viviente de luz
y buena voluntad en la tierra, para anclar y dirigir estas energías
a los corazones y las mentes humanos.

Pascua – 14 de Abril
Wesak – 14 de Mayo
Buena Voluntad – 12 de Junio

Festival de Pascua  14 de abril del 2014

Nota clave: “Surjo y desde el plano de la mente gobierno“
Es posible realizar un trabajo de meditación grupal efectivo en cada período de plenilunio y en esta época el trabajo coincide con la Luna Llena de Aries y el Festival de Pascua. Actualmente, mientras que numerosos individuos de todas partes del mundo están conociendo a fondo, a través de la experiencia, el valor de la meditación, se está produciendo también un creciente reconocimiento de la potencia de la meditación grupal. Los grupos de personas que meditan juntas como un acto de servicio pueden invocar, recibir y liberar esas energías espirituales que tocan e inspiran lo mejor de la humanidad.

Existen tres “Festivales Espirituales” mundiales, que son los más importantes y grandes de todo el año, y sus fechas son marcadas por las Lunas Llenas de cada mes; estos son: el “Festival de Pascua”, en Abril; el “Festival de Wesak”, en Mayo; y el “Festival de Ásala”, en Junio. Por Principio de Correspondencia, estos Festivales se celebran tanto en el Cielo como en la Tierra. Esto quiere decir que tanto la humanidad, en el plano físico, como los “Seres de Luz”, en los planos celestiales, lo ofician; por eso tienen una importancia suprema.

En estos Festivales de Luna Llena se cumplen objetivos específicos de múltiples efectos positivos, algunos de los cuales son: 1º Refuerza el sendero de la evolución; 2º Bendice el Bien en la humanidad; 3º Sana las heridas de los hombres; 4º Contribuye determinantemente a cerrar las puertas donde se halla el mal.

Instruye el Maestro El Tibetano: “Estos tres Festivales se celebran ya en todo el mundo, y si bien no están relacionados entre sí, son parte del Acercamiento espiritual de la humanidad. Se aproxima el momento en que los tres Festivales se celebrarán simultáneamente en todo el mundo, gracias a lo cual se logrará una gran unidad espiritual; los efectos de este gran Acercamiento, tan cercano hoy, se estabilizarán por la invocación unida de toda la humanidad en el planeta”.

Cada “Luna Llena” de Pascua –que se celebra durante el mes de Abril o en la primera Luna Llena después de la entrada de la Primavera en el Hemisferio Norte– está dedicada a la receptividad de las Fuerzas de la Llama de la Resurrección y Restauración del Bien Universal, emanando las supremas bendiciones del “Espíritu de la Resurrección” y del Maestro Jesús, unificando con las fuerzas del Amor a las personas de diferentes credos, tendencias políticas, orientación sexual, clases sociales, razas y nacionalidades.

Es importante que todas las personas que se hayan sensibilizado a los Festivales Espirituales que se celebran cada “Luna Llena” se sumen al “Festival de Pascua” y, por consecuencia, a todos los demás festivales. Es preciso reunirse ese día, instruir sobre el acontecimiento, hacer la Gran Invocación completa, y realizar decretos y servicios alusivos a la celebración.

Dice el Maestro El Tibetano: “El Festival de Pascua es el Festival del Cristo viviente resucitado. Es la expresión del Amor de Dios. En ese día se pondrá el énfasis sobre la naturaleza del Amor de Dios. En ese día será reconocida la Jerarquía Espiritual. Los que pueden llevar a cabo este gran acto de invocación son las personas de mente espiritual de todas partes, los estadistas iluminados, los guías religiosos y los hombres y mujeres de buena voluntad, si pueden permanecer con intención masiva, particularmente durante todo el mes de abril, en la Pascua”.

En este Festival de Pascua, las Fuerzas que nos permitirán transformar la vida y vivir creativa y bellamente, se nos hacen ampliamente asequibles. Todo el proceso evolutivo tiende hacia la revelación de lo bueno, lo verdadero y lo bello. Estos principios se corresponden con la triple función planetaria del Cristo como “el Camino, la Verdad y la Vida”. Estos valores básicos del Cristo son inherentes a toda la humanidad.

 

Podemos cooperar en la meditación con las metas de la nueva era de buena voluntad mundial, correctas relaciones humanas y paz. Podemos abrir nuestros corazones y nuestra conciencia al Cristo vivo y liberar las Fuerzas de Restauración a través de una energía claramente dirigida en la meditación grupal, concentrada a través de La Gran Invocación. He aquí las palabras:

“Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz,
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.”

 

Recopilación hecha por Mundo Metafísico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: