Archivo | julio, 2013

EL PODER Subtitulado Rhonda Byrne – Urano

31 Jul
Anuncios

EL PODER Y LOS SENTIMIENTOS

31 Jul

“Sentir es el secreto”.

Neville Goddard (1905-1972)

AUTOR DEL NUEVO PENSAMIENTO

Eres un ser que siente

Desde el momento en que naces, siempre estás sintiendo algo, igual que los demás. Puedes interrumpir tus pensamientos conscientes cuando estás durmiendo, pero nunca puedes dejar de sentir, porque estar vivo es sentir la vida. Eres un ser que siente hasta en lo más profundo de tu ser, ¡por lo cual no es un accidente que cada parte de tu cuerpo humano haya sido creada para sentir la vida!  Tienes el sentido de la vista, oído, gusto, olfato y tacto para poder sentirlo todo en la vida. Son sentidos para “sentir” porque te capacitan para sentir lo que ves, sentir lo que oyes, sentir los sabores, sentir lo que hueles y tocas. Todo tu cuerpo está cubierto por una fina capa de piel que constituye un órgano de sentir para que puedas sentirlo todo.  Cómo te sientes en cada momento es más importante que todo lo demás, porque cómo te sientes en este instante está creando tu vida.

 Tus sentimientos son el combustible

Tus pensamientos y palabras no tienen poder alguno en tu vida sin tus sentimientos. Muchos de los pensamientos que tienes en un día no se traducen en nada porque no producen un sentimiento fuerte dentro de ti. ¡Es lo que sientes lo que realmente importa!  Imagina que tus pensamientos y palabras son una especie de nave lanzacohetes, y tus sentimientos son el combustible. Una nave lanzacohetes es un vehículo estacionario que nada puede hacer sin combustible, porque el combustible es el poder que la eleva. Lo mismo ocurre con tus pensamientos y palabras. Tus pensamientos y palabras son vehículos que nada pueden hacer sin tus sentimientos, ¡porque tus sentimientos son el poder de tus pensamientos y palabras!  Si piensas: “No soporto a mi jefe”, ese pensamiento expresa un fuerte sentimiento negativo sobre tu jefe, y estás dándole salida a ese sentimiento negativo. Por consiguiente, tu relación con tu jefe continuará empeorando.  Si piensas: “Tengo varios compañeros de trabajo que son fabulosos”, esas palabras expresan el sentimiento positivo que tienes acerca de las personas con las que trabajas y estás dándole salida a ese sentimiento positivo. Por consiguiente, tus relaciones con tus colegas en el trabajo continuarán mejorando

Sentimientos buenos y malos

Como en todo lo demás en la vida, tus sentimientos pueden ser positivos o negativos; tienes sentimientos buenos o sentimientos malos. ¡Todos los sentimientos buenos vienen del amor! Y todos los sentimientos negativos vienen de la falta de amor. Mientras mejor te sientes, como cuando estás contento, mayor será el amor que das. Y mientras más amor das, más recibes.

Mientras peor te sientes, como cuando te sientes desanimado, mayor será la negatividad a la que das salida. Y mientras más negatividad das, más negatividad recibes de vuelta en la vida. La razón por la que los sentimientos negativos te hacen sentir tan mal es que el amor es la fuerza positiva de la vida, ¡y los sentimientos negativos no contienen mucho amor!  Mientras mejor te sientes, mejor se pone la vida.  Mientras peor te sientes, peor se pone la vida… hasta que cambias tu manera de sentir.

Cuando te sientes bien, automáticamente tus pensamientos son buenos también. ¡No puedes sentirte bien y al mismo tiempo tener pensamientos negativos! De igual manera, es imposible para ti sentirte mal y al mismo tiempo tener buenos pensamientos.  Cómo te sientes es una reflexión exacta, una medida precisa del más alto grado de lo que estás dando en cualquier momento. Cuando te sientes bien, no tienes que preocuparte de ninguna otra cosa porque tus pensamientos, palabras y acciones serán buenos. Simplemente por sentirte bien tienes la garantía de estar dando amor, ¡y todo ese amor tiene que regresar a ti!

 Sentirse bien significa sentirse bien

La mayoría de las personas entienden cómo se siente uno cuando se siente bien o muy mal, pero no se dan cuenta de que viven con sentimientos negativos durante mucho tiempo. Piensan que sentirse mal significa sentir una negatividad extrema, como la tristeza, el duelo, la ira o el miedo, pero, aunque sentirse mal incluye todos esos sentimientos, los sentimientos negativos se producen en muchos grados. Si te sientes “más o menos bién” la mayor parte del tiempo, puedes pensar que sentirse “más o menos bien” es un sentimiento positivo porque no te sientes realmente mal. Si te has estado sintiendo realmente mal y ahora te sientes más o menos bien, es mucho mejor que sentirse muy mal. Pero sentirse más o menos bien la mayor parte del tiempo es un sentimiento negativo, porque sentirse más o menos bien no es sentirse bien. ¡Sentirse bien significa sentirse bien! Los sentimientos buenos significan que eres feliz, estás contento, emocionado, entusiasmado o apasionado. Cuando te sientes más o menos bien, promedio o no estás sintiendo mucho de nada, ¡entonces tu vida estará más o menos bien, promedio o sin mucho de nada! Esa no es una buena vida. Los buenos sentimientos significan que te sientes muy bien, ¡y sentirte muy bien es lo que te trae una vida muy buena!

 “La medida del amor es el amor sin medida”.

San Bernardo de Clairvaux (1090-1153)

MONJE Y MÍSTICO CRISTIANO

Cuando estás contento, estás generando alegría y recibirás de vuelta experiencias alegres, situaciones de gozo y gente contenta dondequiera que vas. Desde la más pequeña experiencia de escuchar tu canción favorita en la radio hasta experiencias mayores de recibir un aumento de sueldo, todas las circunstancias que vives constituyen la ley de atracción respondiendo a tu sentimiento de alegría. Cuando te sientes irritado, estás dando irritación y recibirás de vuelta experiencias irritables, situaciones irritables y personas irritables dondequiera que vas. Desde la pequeña irritación de un mosquito hasta la irritación mayor de que se te dañe el automóvil, todas estas experiencias constituyen la ley de atracción respondiendo a tu irritación.  Cada sentimiento bueno te une a la fuerza del amor, porque el amor es la fuente de todos los sentimientos buenos. Los sentimientos de entusiasmo, emoción y pasión vienen del amor, y cuando sientes alguno de estos sentimientos de manera constante, te dan una vida llena de cosas entusiastas, emocionantes y apasionadas.  Puedes aprovechar al máximo el poder de un buen sentimiento subiéndole el volumen. Para subirle el volumen a un sentimiento toma control sobre él y de manera deliberada intensifícalo para sentirte lo mejor posible. Para amplificar el entusiasmo, deléitate en el sentimiento de entusiasmo; ¡aprovéchalo al máximo sintiéndolo con intensidad! Cuando sientes pasión o emoción, deléitate en esos sentimientos e intensifícalos con la mayor profundidad posible. Mientras más amplificas tus buenos sentimientos, mayor será el amor que das, y los resultados que recibirás de vuelta en tu vida no serán menos que espectaculares.

Cuando estás sintiendo algún sentimiento bueno, puedes amplificarlos buscando cosas que amas. Antes de sentarme a escribir este libro, utilizaba varios minutos

cada día amplificando mis buenos sentimientos. Para amplificar mis buenos sentimientos, pensaba en las cosas que amo. Contaba incesantemente las cosas que amo una detrás de otra: mi familia, mis amigos, mi hogar, las flores del jardín, el tiempo, los colores, las situaciones, los hechos y las cosas que amo que ocurrieron durante la semana, el mes o el año. Continué haciendo una lista mental de todas las cosas que amo hasta que me sentí fenomenal. Entonces me senté a escribir. Así de fácil es amplificar tus buenos sentimientos, y lo puedes hacer dondequiera, a cualquier hora.

 Tus sentimientos reflejan lo que estás dando

Ahora mismo puedes saber si en las áreas principales de tu vida has estado dando más sentimientos buenos o más sentimientos malos. La manera en que te sientes acerca de cada tema en tu vida —como el dinero, la salud, tu trabajo y cada relación individual— es un reflejo exacto de lo que has estado dando en cada una de esas áreas.  Cuando piensas en el dinero, tus sentimientos reflejan lo que estás dando en ese tema. Si te sientes mal cuando piensas en dinero porque no tienes suficiente, debes recibir de vuelta circunstancias y experiencias negativas sobre la falta de suficiente dinero, porque ése es el sentimiento negativo que estás dando.

Cuando piensas en tu trabajo, tus sentimientos te dicen lo que has estado dando en ese tema. Si te sientes bien acerca de tu trabajo, debes recibir de vuelta circunstancias y experiencias positivas, porque ése es el sentimiento positivo que estás dando. Cuando piensas en tu familia, tu salud o cualquier otro tema de importancia para ti, tus sentimientos te dicen lo que estás dando.

“Ten cuidado con tus estados de ánimo y tus

sentimientos, pues existe una conexión intacta entre

tus sentimientos y tu mundo visible”.

Neville Goddard (1905-1972)

AUTOR DEL NUEVO PENSAMIENTO

La vida no te está ocurriendo; la vida te está respondiendo. ¡La vida es una decisión tuya! Cada área de tu vida es una decisión tuya. Tú eres el creador de tu vida. Tú eres el que escribe la historia de tu vida. Tú eres el director de la película de tu vida. Tú decides lo que será tu vida por lo que das.  Hay un número infinito de niveles de buenos sentimientos que puedes tener, lo cual significa que no hay límite para las cimas que puedes alcanzar en tu vida. Hay también muchos niveles de sentimientos malos que se vuelven más y más negativos. Pero para los sentimientos malos hay un fondo límite más allá del cual no puedes tolerar, lo cual te obliga a escoger otra vez sentimientos buenos.  No es casualidad o accidente que los sentimientos buenos te hacen sentir fenomenal y los malos te hacen sentir muy mal.  El amor es el poder supremo que gobierna la vida, y te llama y te atrae a través de tus buenos sentimientos para que tengas la vida que estás llamado a vivir. El amor también te llama mediante tus sentimientos malos, ¡porque ellos te dicen que estás desconectado de la fuerza positiva de la vida!

Todo tiene que ver con la manera en que te sientes

Todo en la vida tiene que ver con la manera en que te sientes. Cada decisión que tomas en tu vida está basada en la manera en que te sientes. ¡Son tus sentimientos el poder motivador único de toda tu vida!

Lo que quieres en la vida lo quieres porque lo amas y porque te hará sentir bien. Lo que no quieres en tu vida no lo quieres porque te hará sentir mal.  Quieres salud porque estar saludable te hace sentir bien, mientras que estar enfermo te hace sentir mal. Quieres dinero porque te hace sentir bien comprar y hacer las cosas que amas, mientras te hace sentir mal cuando no puedes hacerlo. Quieres tener relaciones felices porque te hacen sentir bien, mientras que las relaciones difíciles te hacen sentir mal. Quieres felicidad porque te hace sentir bien, mientras que ser infeliz te hace sentir mal.  ¡Todas las cosas que quieres están motivadas por los buenos sentimientos que te traen! ¿Y cómo recibes las cosas buenas que quieres en tu vida? ¡Mediante buenos sentimientos! Los dólares te quieren. La salud te quiere. La felicidad te quiere. ¡Todas las cosas que amas te quieren! Están ansiosas  de entrar en tu vida, pero tienes que dar buenos sentimientos para que te lleguen. No tienes que esforzarte y luchar para cambiar las circunstancias de tu vida; lo único que tienes que hacer es dar amor mediante buenos sentimientos, ¡y lo que deseas aparecerá!

Tus buenos sentimientos aprovechan la fuerza del amor, el poder para todo lo bueno de la vida. Tus buenos sentimientos te dicen que ése es el camino hacia lo que quieres. Tus buenos sentimientos te dicen que cuando te sientes bien, ¡la vida será buena! ¡Pero primero tienes que dar buenos sentimientos!  Si te has pasado la vida diciéndote: “Voy a ser feliz cuando tenga una casa mejor”, “Voy a ser feliz cuando tenga trabajo o reciba una promoción”, “Voy a ser feliz cuando mis hijos terminen sus estudios universitarios”, “Voy a ser feliz cuando tengamos más dinero”, “Voy a ser feliz cuando pueda viajar” o “Voy a ser feliz cuando mi negocio tenga éxito”, nunca vas a tenér esas cosas porque tus pensamientos están desafiando la manera en que el amor funciona. Están desafiando la ley de atracción.  ¡Tienes que ser feliz primero, y dar felicidad, para recibir cosas felices! No puede ocurrir de otra manera, porque lo que deseas recibir en la vida, ¡tienes que darlo primero! Tienes control sobre tus sentimientos, tienes control sobre tu amor, y la fuerza del amor te devolverá todo lo que das.

PUNTOS DE PODER

• Lo que sientes en un momento determinado es más importante que todo lo demás, porque la manera en que te sientes ahora está creando tu vida.

• Tus sentimientos constituyen el poder de tus pensamientos y palabras. ¡Lo que sientes es lo que importa!

• ¡Todos los sentimientos buenos vienen del amor! Todos los sentimientos negativos vienen de la falta de amor

• Cada sentimiento bueno te une a la fuerza del amor, porque el amor es la fuente de todos los buenos sentimientos.

• Amplifica tus buenos sentimientos pensando en todas las cosas que amas. Cuenta incesantemente las cosas que amas, una tras otra. Sigue haciendo una lista de todo lo que amas hasta que te sientas fenomenal.

• La manera de sentirte acerca de cada área de tu vida es un reflejo exacto de lo que has estado dando en cada área.

• La vida no te está ocurriendo ¡la vida te está respondiendo! Cada tema de tu vida es decisión tuya y decides todo en la vida mediante lo que das.

• Existen niveles infinitos de buenos sentimientos que puedes sentir, lo cual significa que no hay límite a las cimas de la vida que puedes recibir

• ¡Todas las cosas que amas te desean! Los dólares te desean. La salud te desea. La felicidad te desea.

• No luches por cambiar las circunstancias de tu vida. ¡Da amor a través de tus buenos sentimientos y lo que deseas aparecerá!

• Primero tienes que dar buenos sentimientos. Tienes que primero ser feliz, y dar felicidad, para recibir cosas felices! ¡Cualquier cosa que quieras recibir en la vida, tienes que darla primero!

Extracto del libro “El Poder” de Rhonda Byrne, pags: 18-24,

Coincidence . . . or Something More? When the Divine nudges you.

29 Jul

SYNCHRONICITIES AND SO-CALLED coincidences are clear signs that the Divine Source is knocking at your door. Sometimes it could be a soft tap or for those times when you’re not really paying attention, it could be a louder bang!

When “source” uses synchronicity as a method of communicating, it can manifest itself in some pretty unique ways, which I call my divine nudges.

Have you heard the same phrase or saying from a number of different people in one day?

Do the same numbers keep showing up over and over in your life?

Has someone mentioned the same person you were just thinking of?

Have you met someone out of the blue who answered a question that you were just asking yourself?

These are all signals that you should pause, be open, and pay attention to these signs, but most important: to acknowledge that the source is trying to send you a message.

I heard a story once about a man who was having a hard time changing careers. The process was clearly causing him a lot of stress with all the doubts, twists and turns, and unanswered questions. He’d been offered a new job but he wasn’t sure if he wanted to leave the security of his existing job where he’d worked for years. One day as he was driving to work in a state of indecisiveness, he asked himself the questions that had been churning in his mind: “Should I take the new job? Will I be happy? Am I doing the right thing?”

At that precise moment he looked up and saw a bus drive by. The billboard on the side of the bus had a Nike advertisement with the slogan: “Just Do It!”

These are not just coincidences! I don’t believe there are accidents in this intelligent universe. It is times like these that you should ask yourself: “What am I supposed to be learning or doing right now?” I feel when these synchronistic events occur; it’s the inner workings of your soul showing up in your outer physical world.

Synchronicities act as signposts or mile markers, guiding and directing you, or even helping to align your personal growth. I want to encourage you to notice when you’re being sent such signs, signals, people, patterns, books, articles, and so on. I think of them as little gifts. These special gifts help direct you on your path toward your goals, and they also help you follow your soul’s guidance—all you have to do is ask and be watchful.

Soon the Universe could well be knocking on your door!

Here are six tips that will help you tap into and work with synchronicities:

  1. Pay attention to meaningful synchronistic events and coincidences. The more you do this, the more they will guide you.
  2. Notice when you run into people unexpectedly. Really listen to what’s being said in the conversation and the hidden message that could be there for you.
  3. If there’s a certain problem in your life, try to let it go and let synchronicity play its part.
  4. What you’re saying to the Divine Source is: “OK, show me! Let me be aware and act when the answer or guidance is being presented to me.”
  5. Get a journal and start recording any synchronistic events. This will allow your intuition to become even more aware when source is knocking on your door.
  6. Believe that Divine nudges are possible. A positive attitude enhances the experience, just as a negative attitude will shut it down.

Coincidence . . . or Something More?

Synchronicities act as signposts or mile markers, guiding and directing you, or even helping to align your personal growth.

 

John Holland is an internationally renowned psychic medium and teacher who lectures, demonstrates, and reads for private clients; and who has spent more than 20 years developing his abilities.

LA FILOSOFÍA HERMÉTICA

27 Jul

«Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender.»

El Kybalion.

 Desde el antiguo Egipto han venido las enseñanzas fundamentales y secretas que tan fuertemente han influido en los sistemas filosóficos de todas las razas y de todos los pueblos, durante centurias enteras. El Egipto, la patria de las pirámides y de la Esfinge, fue la cuna de la Sabiduría Secreta y de las doctrinas místicas. Todas las naciones han sacado las suyas de sus doctrinas esotéricas, La India, Persia, Caldea, Medea, China, Japón, Asiria, la antigua Grecia y Roma, y otros no menos importantes países, se aprovecharon libremente de las doctrinas formuladas por los hierofantes y Maestros de la tierra de Isis, conocimientos que sólo eran transmitidos a los que estaban preparados para participar de lo oculto. Fue también en el antiguo Egipto donde vivieron los tan grandes adeptos y Maestros que nadie después ha sobrepasado, y que rara vez han sido igualados en las centurias que han transcurrido desde los tiempos del Gran Hermes. El Egipto fue la residencia de la Gran Logia de las fraternidades místicas. Por las puertas de su templo entraron todos los neófitos que, convertidos más tarde en Adeptos, Hierofantes y Maestros, se repartieron por todas partes, llevando consigo el precioso conocimiento que poseían y deseando hacer partícipe de él a todo aquel que estuviera preparado para

recibirlo. Ningún estudiante de ocultismo puede dejar de reconocer la gran deuda que tiene contraída con aquellos venerables Maestros de Egipto.

Pero entre esos grandes maestros existió uno al que los demás proclamaron «el Maestro de los Maestros». Este hombre, si es que puede llamarse «hombre» a un ser semejante, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue reconocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto. Fue el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología, el descubridor de la alquimia. Los detalles de su vida se han perdido para la historia, debido al inmenso espacio de tiempo transcurrido desde entonces. La fecha de su nacimiento en Egipto, en su última encarnación en este planeta, no se conoce ahora, pero se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes de Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham, y en alguna de las tradiciones judías se llega a afirmar que Abraham obtuvo muchos de los conocimientos que poseía del mismo Hermes.

Después de haber transcurrido muchos años desde su muerte (la tradición afirma que vivió trescientos años), los egipcios lo deificaron e hicieron de él uno de sus dioses, bajo el nombre de Thoth. Años después los griegos hicieron también de él otro de sus dioses y lo llamaron «Hermes, el dios de la sabiduría». Tanto los griegos como los egipcios reverenciaron su memoria durante centurias enteras, denominándole el «inspirado de los dioses», y añadiéndole su antiguo nombre «Trismegisto», que significa «tres veces grande». Todos estos antiguos países lo adoraron, y su nombre era sinónimo de «fuente de sabiduría».

Aun en nuestros días usamos el término «hermético» en el sentido de «secreto», «reservado», etc., y esto es debido a que los hermetistas habían siempre observado rigurosamente el secreto de sus enseñanzas. Si bien entonces no se conocía aquello de «no echar perlas a los cerdos», ellos siguieron su norma de conducta especial que les indicaba «dar leche a los niños y carne a los hombres», cuyas máximas son familiares a todos los lectores de las escrituras bíblicas, máximas que, por otra parte, habían sido ya usadas muchos siglos antes de la Era Cristiana.

Y esta política de diseminar cuidadosamente la verdad ha caracterizado siempre a los hermetistas, aun en nuestros días. Las enseñanzas herméticas se encuentran en todos los países y en todas las religiones, pero nunca identificada con un país en particular ni con secta religiosa alguna. Esto es debido a la prédica que los antiguos instructores hicieron para evitar que la Doctrina Secreta se cristalizara en un credo. La sabiduría de esta medida salta a la vista de todos los estudiantes de historia. El antiguo ocultismo de la India y la Persia degeneró y se perdieron sus conocimientos, debido a que los instructores se habían convertido en sacerdotes y mezclaron la teología con la filosofía, siendo su inmediata consecuencia que perdieron toda su sabiduría, la que acabó por transformarse en una cantidad inmensa de supersticiones religiosas, cultos, credos y dioses. Lo mismo pasó con las enseñanzas herméticas de los gnósticos cristianos, enseñanzas que se perdieron por el tiempo de Constantino, quien mancilló la filosofía mezclándola con la teología, y la iglesia cristiana perdió entonces su verdadera esencia y espíritu, viéndose obligada a andar a ciegas durante varios siglos, sin que hasta ahora haya encontrado su camino, observándose actualmente que la iglesia cristiana está luchando nuevamente por aproximarse a sus antiguas enseñanzas místicas.

Pero siempre han existido unas cuantas almas que han conservado viva la llama, alimentándola cuidadosamente y no permitiendo que se extinguiera su luz. Y gracias a esos firmes corazones y a esas mentes de extraordinario desarrollo tenemos aún la verdad con nosotros. Más no se encuentra en los libros. Ella ha sido transmitida del Maestro al discípulo, del iniciado al neófito, de los labios a los oídos. Si alguna vez se ha escrito algo sobre ella, su significado ha sido cuidadosamente velado con términos de astrología y alquimia, de tal manera que sólo los que poseían la clave podían leerlo correctamente. Esto se hizo necesario a fin de evitar las persecuciones de los teólogos de la Edad Media, quienes luchaban contra la Doctrina Secreta a sangre y fuego. Aun en nuestros días nos es dable encontrar algunos libros valiosos de filosofía Hermética, pero la mayor parte se ha perdido. Sin embargo, la Filosofía Hermética es la única clave maestra que puede abrir las puertas a todas las enseñanzas ocultas.

En los primeros tiempos existió una compilación de ciertas doctrinas herméticas que eran las bases fundamentales de toda la Doctrina Secreta, y que habían sido, hasta entonces, transmitidas del instructor al estudiante, compilación que fue conocida bajo el nombre de El Kybalion, cuyo exacto significado se perdió durante centenares de años. Sin embargo, algunos que han recibido sus máximas de los labios a los oídos las comprenden y las conocen. Sus preceptos no habían sido escritos nunca hasta ahora. Son, simplemente, una serie de máximas y axiomas que luego eran explicados y ampliados por los Iniciados. Estas enseñanzas constituyen realmente los principios básicos de la «alquimia hermética», la que, contrariamente a lo que se cree, está basada en el dominio de las fuerzas mentales, más bien que en el de los elementos materiales; en la transmutación de una clase de vibraciones mentales en otras, más bien que en el cambio de una clase de metal en otro. La leyenda acerca de la piedra filosofal, que convertía todos los metales en oro, era una alegoría relativa a la Filosofía Hermética, alegoría que era perfectamente comprendida por todos los discípulos del verdadero hermetismo.

En esta obrita invitamos a nuestros estudiantes a examinar las enseñanzas herméticas, tal como fueron expuestas en El Kybalion, explicadas y ampliadas por nosotros, humildes estudiantes de las mismas, que si bien llevamos el título de iniciados somos, sin embargo, simples discípulos a los pies de Hermes, el Maestro. Transcribimos aquí muchas de las máximas y preceptos de El Kybalion, acompañadas por explicaciones y comentarios que creemos ayudarán a hacer más fácilmente comprensible esas enseñanzas por los hombres modernos, especialmente teniendo en cuenta que el texto original ha sido velado a propósito con términos obscuros y desconcertantes. Las máximas originales, axiomas y preceptos de El Kybalion están impresos con otro tipo de letra. Esperamos que los lectores de esta obra sacarán tanto provecho del estudio de sus páginas como lo han sacado otros que han pasado antes por el mismo sendero que conduce a la maestría desde los tiempos de Hermes Trismegisto, el Maestro de los Maestros, el Tres veces Grande, hasta ahora. Dice El Kybalion:

 

«Donde quiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par.»

«Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos con sabiduría.»

De manera que, de acuerdo con lo indicado, este libro sólo atraerá la atención de los que están preparados para recibirlo. Y recíprocamente, cuando el estudiante esté preparado para recibir la verdad, entonces este libro llegará a él. El principio hermético de causa y efecto, en su aspecto de «ley de atracción», llevará los oídos junto a los labios y el libro junto al discípulo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Extracto del libro el Kybalion, Capitulo I, págs.5-7

Got 68 Seconds? That’s all it takes to get your wish!

26 Jul

WITH ONLY A FEW SECONDS of focusing your attention on a subject, you activate the vibration of that subject within you, and immediately the Law of Attraction begins to respond to that activation. The longer you keep your attention focused on something, the easier it becomes for you to continue to focus upon it because you are attracting, through the Law of Attraction, other thoughts or vibrations that are the essence of the thought you began with.

 

Within 17 seconds of focusing on something, a matching vibration becomes activated. And now, as that focus becomes stronger and the vibration becomes clearer, the Law of Attraction will bring to you more thoughts that match. At this point, the vibration will not have much attraction power, but if you maintain your focus longer, the power of the vibration will become further reaching.

And if you manage to stay purely focused upon any thought for as little as 68 seconds, the vibration is powerful enough that its manifestation begins.

Got 68 Seconds

Keeping your focus on your dreams.

When you repeatedly return to a pure thought, maintaining it for at least 68 seconds, in a short period of time (hours in some cases or a few days in others), that thought becomes a dominant thought. And once you achieve a dominant thought, you will experience  matching manifestations until you change it.

Remember that:

  • The thoughts you think equal your point of attraction.
  • You get what you think about, whether you want it or not.
  • Your thoughts equal vibration, and that vibration is then answered by the Law of Attraction.
  • As your vibration expands and becomes more powerful, it eventually becomes powerful enough for manifestation to occur.
  • In other words, what you think (and therefore feel), and what manifests in your experience, is always a vibrational match.

 

You Have the Ability to Direct Your Own Thoughts

You have the ability to direct your own thoughts; you have the option of observing things as they are, or of imagining them as you want them to be—and whichever option you choose, whether you are imagining or observing, is equally powerful. You have the option of remembering something as it actually occurred or imagining it as you would prefer. You have the option of remembering something that pleased you or remembering something that did not please you.

You have the option of anticipating something you want or anticipating something you do not want. In every case, your thoughts produce a vibration within you that equals your point of attraction, and then circumstances and events line up to match the vibrations that you have offered.

You have the ability to place your attention wherever you decide, so it is possible to distract yourself from something unwanted and put your attention upon something wanted. But when a vibration within you is one you have practiced a great deal, the tendency is to continue to offer the vibration in the way you have been practicing it—no matter how much you wish it to be different.

It is not a difficult thing to change the pattern of your vibration, especially when you understand that you can do it a little bit at a time. Once you have an understanding of how vibrations work, how they affect your experience, and, most important, what your emotions are telling you about your vibrations, now you can make steady, fast progress toward the achievement of anything that you desire.

Esther Hicks is an inspirational speaker and author. She co-authored eight books with her husband, Jerry Hicks. Together, they have presented Law of Attraction workshops for Abraham-Hicks Publications in up to 60 cities per year since 1987. Visit: www.Abraham-Hicks.com.

 

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA VISUALIZACIÓN CREATIVA, 1ra. parte

25 Jul

Cada momento de tu vida es infinitamente creativo y

el universo es infinitamente ilimitado. Sólo tienes que

formular una petición suficientemente clara y

obtendrás todo lo que tu corazón desea.

¿Qué es la Visualización Creativa?

La visualización creativa es la técnica de utilizar la propia imaginación para crear lo que se desea en la vida. No hay nada en absoluto nuevo, extraño o desusado en la visualización creativa. La venimos usando todos los días, todos los minutos. Es nuestra natural capacidad de imaginación, la energía creativa básica del universo que utilizamos constantemente, aunque no seamos conscientes de ello.

En el pasado, muchos de nosotros hemos utilizado el poder de la visualización creativa de un modo relativamente inconsciente. Debido a unos conceptos negativos de la vida profundamente arraigados, hemos supuesto e imaginado, de modo automático e inconsciente, las carencias, las limitaciones, las dificultades y los problemas como algo consustancial a nuestra vida. Y, en mayor o menor grado, esto es lo que hemos creado.

Este libro trata del aprendizaje de la utilización de nuestra natural imaginación creativa de un modo cada vez más consciente, como una técnica para crear lo que verdaderamente deseamos: amor, plenitud, gozo, relaciones satisfactorias, un trabajo gratificante, poder expresarnos libremente tal como somos, salud, belleza, prosperidad, paz y armonía interiores…, en definitiva, todo lo que nuestro corazón puede desear. El uso de la visualización creativa es la clave para acceder a todo lo positivo y a los dones que fluyen naturalmente de la vida.

La imaginación es la capacidad de crear una idea, una imagen mental o una sensación de algo. La visualización creativa consiste en utilizar nuestra imaginación para crear una representación clara de algo que deseamos que se manifieste. Luego, seguimos centrándonos en la idea, imagen o sensación de manera regular, comunicándole energía positiva hasta que se convierte en una realidad objetiva… En otras palabras: hasta que conseguimos realmente lo que hemos estado visualizando.

Nuestro objetivo puede ser de cualquier tipo: físico, emocional, mental o espiritual. Podemos imaginarnos a nosotros mismos en un nuevo hogar, con un nuevo empleo o manteniendo una hermosa relación, experimentando una sensación de calma y serenidad o viendo cómo mejora nuestra memoria y nuestra capacidad de aprender. También podemos imaginarnos controlando sin esfuerzo una situación difícil, o simplemente, vernos radiantes, llenos de luz y de amor. Podemos actuar a cualquier nivel y en todos ellos conseguiremos resultados. Luego, con la experiencia, descubriremos las técnicas e imágenes que, en cada caso concreto, puedan reportarnos mejores resultados.

Supongamos que está usted descontento con su actual situación laboral. Si tiene la sensación de que en líneas generales le gusta su trabajo pero hay aspectos que deben mejorar, podría empezar por imaginar esas mejoras que desea. Si esto no le da resultado o si piensa que es preferible cambiar de trabajo, concéntrese entonces en imaginarse a sí mismo desempeñando la actividad profesional deseada.

En ambos casos, la técnica es básicamente la misma. Primero, relájese hasta alcanzar un estado mental profundo, sereno y propicio para la meditación, y luego imagínese desempeñando su ocupación laboral ideal. Véase a sí mismo en un entorno físico óptimo, realizando un trabajo que le gusta y le llena, relacionándose con la gente que le rodea de una manera armoniosa, recibiendo el aprecio de los demás y la remuneración que considera adecuada en pago de su trabajo. A todo esto, añada cualquier detalle que le parezca importante, como el horario de trabajo, el nivel de autonomía y/o de responsabilidad que desee tener, etc. Trate de experimentar la sensación de que todo eso es posible; siéntase como si se tratara de algo que estuviera viviendo en el momento presente. En resumidas cuentas, imagínese las cosas tal y como le gustaría que fueran, ¡y como si ya estuvieran siendo así!

Repita este breve y sencillo ejercicio a menudo, unas dos o tres veces al día, o siempre que piense en el tema. Si tiene claro lo que desea y su voluntad de cambiar es firme, es muy probable que empiece a notar muy pronto que se producen ciertos cambios positivos en su trabajo.

Conviene sin embargo señalar que esta técnica no puede ser utilizada para «controlar» el comportamiento de los demás o conseguir que hagan algo en contra de su voluntad. Lo que esta técnica permite es derribar nuestras barreras internas —que se hallan en oposición a la armonía natural y a nuestra realización como personas— posibilitando que nos manifestemos en nuestros aspectos más positivos.

Para practicar la visualización creativa no es preciso poseer ninguna creencia metafísica o espiritual, aunque es necesaria la disposición a aceptar la realidad de algunos conceptos. Eso no implica forzosamente que haya que «tener fe» en ningún poder externo a nosotros. Lo verdaderamente necesario es albergar el deseo de enriquecer nuestros conocimientos y nuestra experiencia, y tener una mente lo suficientemente abierta para probar algo nuevo con una actitud positiva.

Estudie los principios y ensaye las técnicas con la mente y el corazón abiertos, y juzgue entonces por sí mismo si le son o no útiles.

Si llega a la conclusión de que son válidos, siga utilizándolos y muy pronto los cambios que se producirán en usted y en su vida sobrepasarán probablemente todo lo que pudo haber soñado.

La visualización creativa es mágica en el más verdadero y noble sentido de la palabra. Implica comprender e identificarnos con los principios naturales que rigen la acción de nuestro universo, y aprender a usar estos principios de la manera más consciente y creativa posible.

Si no hubiésemos visto nunca una flor abriéndose o una espectacular puesta de sol y alguien nos lo describiese, creeríamos que es algo milagroso (que es lo que es en realidad). Luego, en cuanto hubiésemos visto varias veces estos fenómenos, empezaríamos a comprender cómo se producen y nos parecerían algo natural y no especialmente misterioso.

Lo mismo se puede decir del proceso de la visualización creativa. Lo que a primera vista puede parecer asombroso o imposible para el limitado carácter de la educación que nuestras mentes han recibido, se hace perfectamente comprensible en cuanto aprendemos y ponemos en práctica los conceptos subyacentes que están implicados.

En cuanto empezamos a actuar de este modo, parece como si comenzásemos a obrar milagros en nuestras vidas… ¡Y así es!

¿Cómo funciona la Visualización Creativa?

Para comprender cómo funciona la visualización creativa conviene considerar varios principios relacionados entre sí:

El universo físico es energía

El mundo científico está empezando a descubrir lo que los maestros metafísicos y espirituales sabían desde hace siglos. En realidad, nuestro universo físico no está compuesto en absoluto de ninguna «materia». Su componente básico es un tipo de fuerza o esencia que podemos llamar energía.

Las cosas parecen ser sólidas y estar separadas unas de otras en el nivel en que nuestros sentidos físicos suelen percibirlas. Sin embargo, a niveles más sutiles, como por ejemplo, el atómico y el subatómico, la materia aparentemente sólida se ve como partículas más y más pequeñas dentro de otras partículas que, a la postre, acaban por no ser otra cosa que pura energía.

Físicamente, todos somos energía y todo lo que hay en nosotros y lo que nos rodea está hecho de energía. Todos formamos parte de un gran campo energético. Percibimos todas las cosas como separadas unas de otras, como algo sólido, cuando, en realidad, no son más que diversas formas de nuestra energía esencial que es común a todo. Todos somos uno, incluso en el más literal y físico de los sentidos.

La energía vibra a diferentes velocidades, y por lo tanto, presenta distintas características, que la hacen más ligera o más densa. El pensamiento es una forma de energía relativamente sutil y ligera, y por consiguiente, muy sensible a los cambios. La materia es una energía relativamente densa y compacta, o lo que es lo mismo, más lenta para moverse y cambiar. Dentro de la materia también existen grandes diferencias. La carne de los seres vivos es relativamente ligera, cambia rápidamente y se altera con facilidad por muchas razones. En cambio, una piedra es una forma de energía mucho más densa, más lenta para cambiar y más difícil de alterar. Y, sin embargo, incluso las rocas se ven afectadas y cambian por la acción de la sutil y ligera energía del agua, por ejemplo. Todas las formas de energía están interrelacionadas y se alteran unas a otras.

La energía es magnética

Una de las leyes de la energía postula que una energía de determinadas características y vibración tiende a atraer energías de características y vibración semejantes.

El pensamiento y los sentimientos tienen su propia energía magnética de naturaleza similar. Podemos observar este principio en la práctica cuando, por ejemplo, nos encontramos «por casualidad» con alguien en quien acabamos de pensar, o cuando tomamos «al azar» un libro que contiene la información que justamente necesitábamos en ese momento.

La forma sigue a la idea

El pensamiento es una forma de energía rápida, ligera y móvil. Se manifiesta instantáneamente, a diferencia de otras formas de energías más densas, como la materia.

Cuando creamos algo, empezamos; hacerlo en forma de pensamiento. Un pensamiento o idea siempre precede a su manifestación real. «Pienso que voy a hacer la cena» es la idea que precede a la preparación de una comida. «Quiero un vestido nuevo» es la idea anterior a ir a comprarse uno. «Necesito un empleo» es el pensamiento previo a buscarlo.

El artista primero tiene una idea o inspiración y luego crea, por ejemplo, un cuadro. El arquitecto realiza en primer lugar un diseño y luego construye la casa.

La idea es como una película fotográfica: crea una imagen de la forma que luego se magnetiza y conduce la energía física para que confluya en esa forma y pueda llegar a manifestarse en el plano físico.

Este principio sigue siendo válido aunque no emprendamos una acción física directa para que nuestras ideas se materialicen. El mero hecho de tener una idea o pensamiento alojados en nuestra mente es una energía que tenderá a atraer y crear la forma en el plano material. Si pensamos constantemente en la enfermedad, podemos acabar enfermando. Si pensamos en nosotros mismos como algo hermoso, acabaremos siéndolo. Las ideas y sentimientos inconscientes que albergamos en nuestro interior actúan del mismo modo.

 

La ley de la radiación y de la atracción

Es el principio que afirma que todo lo que proyectamos hacia el universo vuelve de algún modo a reflejarse en nosotros. «Se recoge lo que se siembra».

Desde el punto de vista práctico, esto significa que siempre atraemos a nuestras vidas aquello en lo que creemos con más fuerza, lo que ansiamos más profundamente, lo que imaginamos de un modo más real.

Cuando tenemos una actitud negativa o temerosa, insegura o ansiosa, tendemos a atraer las mismas experiencias, situaciones o personas que estamos tratando de evitar. Si adoptamos una actitud básicamente positiva, con nuestra mente y nuestras expectativas orientadas hacia el placer, la satisfacción y la felicidad, atraeremos y crearemos situaciones, acontecimientos e incluso personas conforme a nuestras expectativas más positivas. Por lo tanto, cuanta más energía dediquemos a imaginar lo que deseamos, antes empezará a manifestarse en nuestras vidas.

La utilización de la visualización creativa

El proceso de cambio no se produce a niveles superficiales por medio del simple «pensamiento positivo». Implica explorar, descubrir y modificar nuestras más profundas actitudes básicas con respecto a la vida. Esta es la razón por la que aprender a utilizar la visualización creativa puede convertirse en un proceso de profundo y significativo desarrollo. Cuando nos encontremos inmersos en este proceso, descubriremos a menudo algunas vías en las que nosotros mismos nos hemos frenado, vedándonos la satisfacción y la realización en la vida debido a nuestros temores y conceptos negativos. Pero cuando las vemos claramente, estas actitudes pueden quedar «disueltas» a través del proceso de la visualización creativa, dejándonos espacio para encontrar y vivir nuestro natural estado de felicidad, plenitud y amor.

Al principio, podemos practicar la visualización creativa en momentos concretos y para objetivos específicos. Pero a medida que adquiramos el hábito de utilizarla, descubriremos que llega a ser parte integrante de nuestro proceso de pensamiento. Se convierte en una conciencia clara de las cosas, en un estado de conciencia en el que nos sabemos constantes creadores de nuestras vidas.

Éste es el fin último de la visualización creativa. Hacer de cada instante de nuestras vidas un prodigioso momento de creación en el que de forma natural elegimos lo mejor, lo más hermoso, la vida más plena que podamos imaginar.

 

Un sencillo ejercicio de Visualización Creativa

Veamos un ejercicio que utiliza la técnica básica de la visualización creativa:

En primer lugar, pensemos en algo que nos gustaría conseguir. Para este ejercicio elija algo sencillo, algo cuya consecución pueda imaginar fácilmente. Puede ser un objeto que le gustaría poseer, un acontecimiento que desearía que sucediese, una situación en la que le gustaría encontrarse o bien algún aspecto de su vida que le apetecería mejorar.

Póngase cómodo, sentado o tumbado, en un lugar tranquilo donde no puedan molestarle. Relájese completamente, empezando por los dedos de los pies y ascendiendo hasta la cabeza. Concéntrese en relajar todos los músculos de su cuerpo dejando que desaparezca toda la tensión. Respire profunda y lentamente desde la zona abdominal. Cuente hacia atrás de diez a uno, relajándose cada vez más a medida que vaya contando.

Cuando se encuentre profundamente relajado, empiece a imaginar lo que desea, exactamente como le gustaría que fuese. Si se trata de un objeto, imagínese utilizándolo, admirándolo, disfrutándolo, enseñándoselo a sus amigos. Si es una situación o un acontecimiento, imagínese en el lugar de los hechos viendo que todo sucede exactamente como lo desea. Puede imaginar lo que la gente dice, o cualquier detalle que lo haga más real.

Imaginándoselo, puede pasar mayor o menor cantidad de tiempo, según lo prefiera. Disfrute haciéndolo. Debe ser una experiencia completamente placentera, como la ensoñación de un niño que piensa en lo que le gustaría que le regalasen por su cumpleaños.

Luego, conservando la idea o imagen en su mente, haga algunas afirmaciones totalmente positivas/ (en voz alta o en silencio, como prefiera) acerca de la circunstancia imaginada:

Aquí me tienen, pasando un maravilloso fin de semana en la montaña. ¡Qué días más maravillosos!

O: Me encanta la vista que se contempla desde mi amplio piso nuevo.

O bien: Estoy aprendiendo a amarme y aceptarme tal como soy.

Estas afirmaciones son una parte muy importante de la visualización creativa, y más adelante las comentaremos con mayor detalle.

Si lo desea, concluya su visualización formulando esta rotunda afirmación:

Esto, o algo mejor, se manifiesta ahora ante mí de un modo

totalmente satisfactorio y armonioso, para

mayor bien de todos a quienes afecta.

 

Esto deja lugar para algo distinto e incluso mejor de lo que en principio había deseado que sucediera, y le sirve como recordatorio de que este proceso sólo funciona para beneficio de todas las personas a las que implica.

Si le asaltan dudas o pensamientos contradictorios, no se resista a ellos ni trate de evitarlos, porque de esa manera no conseguiría más que concederles un poder que de otro modo no tendrían. Déjelos fluir por su conciencia y vuelva a sus imágenes y afirmaciones positivas. Puede permanecer en este estado mientras le parezca placentero e interesante, ya sea durante cinco minutos o durante media hora. Repítalo cada día o tan a menudo como pueda.

Como habrá comprobado, el proceso básico es relativamente sencillo. Sin embargo, para llevarlo a cabo de un modo verdaderamente eficaz es preciso, por lo general, adquirir cierta práctica y poder de captación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Extracto del libro ”La Visualización creativa” de Shakti Gawain, págs.5-9.

The intelligence of sucess

24 Jul

by: Robert Kiyosaki

Why Emotional Intelligence is Essential for Sucess

In 1983, Howard Gardner, a professor at the Harvard Graduate School of Education, published his book, “Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences. In the book, Gardner outlined seven intelligences. The following are brief descriptions of Gardner’s Seven Intelligences.

  1. Verbal-linguistic

People gifted in verbal-linguistic intelligence tend to be good at reading, writing, and memorizing words and dates. They learn best by reading, taking notes, and listening to lectures. These people are left-brain dominant. School is relatively easy if you are strong in this intelligence. Most “A” students are strong in verbal-linguistic intelligence. Many go on to become journalists, lawyers, authors, and doctors.

  1. Logical-mathematical

Those gifted with this intelligence do well in math. They are comfortable with numbers, numerical problems, logic, and abstractions. These people are often left-brain dominant. Students with this intelligence also do very well in traditional education environments and often become “A” students. Many go on to be engineers, scientists, doctors, accountants, and financial analysts.

  1. Body-kinesthetic

These students are often gifted physically. They tend to learn better by moving around and by doing. This intelligence comes out through the gym, football field, dance studio, acting studio, woodshop, or auto shop. Professional athletes, dancers, actors, models, surgeons, fire fighters, soldiers, police, pilots, racecar drivers, and mechanics are often gifted with this intelligence.

  1. Spatial

This intelligence is strong in art, visualization, design, and solving puzzles. These people are generally considered right-brain dominant. Students gifted with this intelligence tend not to do well in traditional education environments. They do better in schools that focus on art, design, color, and architecture. These students go on to become artists, interior designers, fashion designers, and architects.

  1. Musical

This intelligence is sensitive to music, rhythm, pitch, melody, and timbre. This person often sings and plays musical instruments well. This intelligence does not do well in a traditional education setting. A person with this gift is better off in musical environments of learning, such as schools for the performing arts.

  1. Interpersonal

These people are communicators. They are usually popular and extroverts, displaying sensitivity to other’s moods, feelings, temperaments, and motivations. A person gifted with this intelligence often does well in school, especially in popularity contests such as running for student government. These people tend to go into sales, politics, teaching, and social work.

  1. Intrapersonal

This intelligence is often called emotional intelligence. This intelligence deals with self-reflection and introspection. Emotional intelligence refers to having a 
deep understanding of yourself, knowing your own strengths and weakness, and what makes you unique, with the ability to handle reactions and emotions. Intrapersonal intelligence is crucial for high-stress environments. In fact, intrapersonal intelligence is critical for success in almost any field or profession.

The Intelligence of Success

Intrapersonal intelligence means communicating within yourself—being able to talk to yourself and control your emotions. For example, when someone who is angry says to himself, “Count to ten before you speak,” that person is exercising intrapersonal intelligence. In other words, he speaks to himself before he opens his mouth and lets his emotions speak.

Intrapersonal intelligence is important for success, especially when times are tough and a person wants to quit or is fearful.

We all know people who are highly emotional. Rather than think logically, highly emotional people tend to let their emotions run their lives, often saying or doing something they may later regret.

Emotional, Not Emotion-less

Emotional intelligence does not mean being void of emotions. Emotional intelligence means you know it is okay to be angry, just not out-of-control angry. You know it’s okay to feel hurt, but it is not okay to do something stupid in the name of revenge.

Many of us know a person who is very intelligent, let’s say in math, but allows their emotions to damage other parts of their lives. Take addiction for example. Addictions are often caused by a lack of emotional intelligence. When frustrated, angry, or fearful, a person may eat, drink, have sex, or do drugs to numb the emotional pain. Some people go shopping when bored, spending money they do not have.

Managing Emotions is Key to Success

Today, take stock in how you manage your emotions. Are you smart in the way you express what you’re feeling, especially when the pressure is on? Or do you let your emotions continually handicap your ability to succeed?

If you want to be successful in life, you must have strong emotional intelligence, which means strong intrapersonal intelligence, because successful people are successful at managing their emotions, especially in stressful situations.

Interested in learning more about how your strengths can help you with your finances? Get a copy of my new book, “Why A students works for C students”.

.