El poder de los Salmos

20 Oct

Serie 1/7

El Tehilim es uno de los Libros mas preciosos que tenemos en las Escrituras Sagradas, y fue editado por el Rey David. Desde tiempos muy remotos es conocida la fuerza y energía que contiene el Tehilim, ya que en todas las generaciones el pueblo judío la utilizó como un medio de fe, esperanza, alabanza y consuelo. El libro de los Salmos ha acompañado al pueblo de Israel en su larga y difícil historia brindándole a cada uno en particular y al pueblo en general, la sensación de alivio y devoción.

El Tehilim tiene fuerza y poder de eliminar las interferencias que pueda haber entre el ser humano y el Creador para permitir una comunicación nítida y directa. El Tehilim fue compuesto y editado básicamente por el Rey David entre los años 2880-2924 sin embargo varios de los salmos fueron compuestos por otros grandes personajes , desde Abraham Avinu hasta los tiempos de David , quien los recopiló bajo el nombre de “Salmos ” . El Talmud atestigua que todos los salmos fueron compuestos bajo el concepto de “Ruaj Hakodesh ” (inspiración divina ) .

El Tehilim tiene pasajes de la Torah, es parte del Antiguo Testamento, y en sus 150 capítulos se encuentran implícitos los 72 Nombres de D–s . Debe leerse durante el día , NUNCA por la noche , ya que en la noche según la Kabalá , dominan los “dinim” ( fuerzas de justicia ) y la lectura del Tehilim puede ser contraproducente porque genera un gran contraste , sólo en Shabat se puede leer en cualquier momento, y antes de la salida del sol.

Salmo 1 – Para ayudar a las personas que están decididos a alcanzar una meta particular en sus vidas.

1 Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos,
2 sino que se complace en la ley del Señor, y la medita de día y de noche!
3 Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien.
4 No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento.
5 Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos;
6 porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal.

porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal.

 

 

Salmo 3 – Para fortalecer el espíritu y la mente, y para hacer trabajos difíciles.

 

1 Señor, ¡qué numerosos son mis adversarios, cuántos los que se levantan contra mí!
2 ¡Cuántos son los que dicen de mí: “Dios ya no quiere salvarlo”! Pausa
3 Pero tú eres mi escudo protector y mi gloria, tú mantienes erguida mi cabeza.
4 Invoco al Señor en alta voz y él me responde desde su santa Montaña.
5 Yo me acuesto y me duermo, y me despierto tranquilo porque el Señor me sostiene.
6 No temo a la multitud innumerable, apostada contra mí por todas partes.
7 ¡Levántate, Señor! ¡Sálvame, Dios mío! Tú golpeas en la mejilla a mis enemigos y rompes los dientes de los malvados.
8 ¡En ti, Señor, está la salvación, y tu bendición sobre tu pueblo! Pausa

 

 

 

Salmo 5 – Sentir la presencia de Dios en todo momento y para disipar las energías negativas.

 

1 Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos;
2 oye mi clamor, mi Rey y mi Dios, porque te estoy suplicando.
3 Señor, de madrugada ya escuchas mi voz: por la mañana te expongo mi causa y espero tu respuesta.
4 Tú no eres un Dios que ama la maldad; ningún impío será tu huésped,
5 ni los orgullosos podrán resistir delante de tu mirada. Tú detestas a los que hacen el mal
6 y destruyes a los mentirosos. ¡Al hombre sanguinario y traicionero lo abomina el Señor!
7 Pero yo, por tu inmensa bondad, llego hasta tu Casa, y me postro ante tu santo Templo con profundo temor.
8 Guíame, Señor, por tu justicia, porque tengo muchos enemigos: ábreme un camino llano.
9 En su boca no hay sinceridad, su corazón es perverso; su garganta es un sepulcro abierto, aunque adulan con la lengua.
10 Castígalos, Señor, como culpables, que fracasen sus intrigas; expúlsalo por sus muchos crímenes, porque se han rebelado contra ti.
11 Así se alegrarán los que en ti se refugian y siempre cantarán jubilosos; tú proteges a los que aman tu Nombre, y ellos se llenarán de gozo.
12 Porque tú, Señor, bendices al justo, como un escudo lo cubre tu favor.

 

 

Salmo 7 – Para liberar el ambiente de las energías negativas, pedir protección y alejar la envidia y los problemas que impiden la felicidad juntos.

 

 

1 Señor, Dios mío, en ti me refugio: sálvame de todos los que me persiguen;
2 líbrame, para que nadie pueda atraparme como un león, que destroza sin remedio.
3 Señor, Dios mío, si cometí alguna bajeza, o hay crímenes en mis manos;
4 si he pagado con traición a mi amigo o he despojado sin razón a mi adversario:
5 que el enemigo me persiga y me alcance, que aplaste mi vida contra el suelo y deje tendidas mis entrañas en el polvo. Pausa
6 Levántate, Señor, lleno de indignación; álzate contra el furor de mis adversarios. Despierta para el juicio que has convocado:
7 que una asamblea de pueblos te rodee, y presídelos tú, desde lo alto.
8 El Señor es el Juez de las naciones: júzgame, Señor, conforme a mi justicia y de acuerdo con mi integridad.
9 ¡Que se acabe la maldad de los impíos! Tú que sondeas las mentes y los corazones, tú que eres un Dios justo, apoya al inocente.
10 Mi escudo es el Dios Altísimo, que salva a los rectos de corazón.
11 Dios es un Juez justo y puede irritarse en cualquier momento.
12 Si no se convierten, afilará la espada, tenderá su arco y apuntará;
13 preparará sus armas mortíferas, dispondrá sus flechas incendiarias.
14 El malvado concibe la maldad, está grávido de malicia y da a luz la mentira.
15 Cavó una fosa y la ahondó, pero él mismo cayó en la fosa que hizo:
16 su maldad se vuelve sobre su cabeza, su violencia recae sobre su cráneo.
17 Daré gracias al Señor por su justicia y cantaré al nombre del Señor Altísimo.

 

Salmo 9 – Para mantener siempre viva la esperanza, especialmente en casos de enfermedad grave.

 

 

1 Te doy gracias, Señor, de todo corazón y proclamaré todas tus maravillas.
2 Quiero alegrarme y regocijarme en ti, y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.
3 Cuando retrocedían mis enemigos, tropezaron y perecieron delante de ti,
4 porque tú defendiste mi derecho y mi causa, sentándote en el trono como justo Juez.
5 Escarmentaste a las naciones, destruiste a los impíos y borraste sus nombres para siempre;
6 desapareció el enemigo: es una ruina irreparable; arrasaste las ciudades, y se perdió hasta su recuerdo.
7 Pero el Señor reina eternamente y establece su trono para el juicio:
8 él gobierna al mundo con justicia y juzga con rectitud a las naciones.
9 El Señor es un baluarte para el oprimido, un baluarte en los momentos de peligro.
10 ¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre, porque tú no abandonas a los que te buscan!
11 Canten al Señor, que reina en Sión, proclamen entre los pueblos sus proezas.
12 Porque él pide cuenta de la sangre, se acuerda de los pobres y no olvida su clamor.
13 El Señor se apiadó de mí, contempló mi aflicción; me tomó y me alzó de las puertas de la Muerte,
14 para que pudiera proclamar sus alabanzas y alegrarme por su victoria en las puertas de Sión.
15 Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron, su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.
16 El Señor se dio a conocer, hizo justicia, y el impío se enredó en sus propias obras. Sordina
17 Vuelvan al Abismo los malvados, todos los pueblos que se olvidan de Dios.
18 Porque el pobre no será olvidado para siempre ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.
19 ¡Levántate, Señor! Que los hombres no se envanezcan, y las naciones sean juzgadas en tu presencia.
20 Infúndeles pánico, Señor, para que aprendan que no son más que hombres. Pausa

 

Compilación realizada por: Lorena Lacaille

 

 

                   Derechos de autor                              

Mundo Metafísico es una Marca Registrada ® su uso es ilegal sin la autorización de su autor  constituye un delito. Toda la información difundida en este Site  es de libre distribución siempre y cuando respetes el nombre del autor y no alteres la información de los artículos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: