Afirmaciones, Decretos,mantras y oraciones 07

15 May

¿POR QUÉ ORAR?

La voz procedía de algún lugar del fondo de la habitación. Mis ojos se dirigieron hacia la izquierda, buscando en todas las filas para localizar de dónde había surgido la pregunta. Desde el escenario al final del salón de baile, miré a los participantes del seminario de tres días. Siempre he considerado un honor y un signo de confianza la oportunidad de hablar en público. Un aspecto importante para honrar a todos los públicos es responder a las preguntas que siempre surgen después de haber tratado cualquier tema importante. Miré las caras que se centraban en mí. Una deslumbrante hilera de luces iluminaba las primeras filas desde el techo. Cuando miré al fondo de la sala, cada fila iba quedando más en la penumbra, hasta fundirse en una oscuridad que llegaba hasta las paredes que no podía ver. El único signo visible a través de la sala era el verde resplandor de las señales de salida que estaban encima de las puertas.

-¿Quién ha hecho la pregunta?

Dirigido por los gestos que hacían los participantes señalando hacia la izquierda, salí del escenario y caminé por el pasillo con la esperanza de entablar contacto visual con la persona. Un asistente de sala que llevaba un micrófono se reunió conmigo en el pasillo a la altura de la fila hacia donde señalaban los dedos.

-Estoy aquí -exclamó una frágil voz.

-Bien -dije yo-. Ahora puedo verte. ¿Cómo te llamas? -Evelyn -susurró tímidamente por el micrófono la vocecita-. Me llamo Evelyn.

-Evelyn, ¿podrías repetir la pregunta, por favor? -le pedí. -Por supuesto -respondió ella-. Simplemente preguntaba «por qué rezar». ¿Qué hay de bueno en eso, realmente?

Escuché la pregunta que planteaba Evelyn. Percibía una inocencia subyacente a la pregunta, mientras mi mente escuchaba las palabras. En mis círculos de amistades y en mis conversaciones, el papel de la oración y su importancia eran temas habituales. En las conferencias a larga distancia y en las vigilias a nivel mundial coordinadas por Internet, hablábamos de las aplicaciones, de los orígenes y de las técnicas de la oración. Con frecuencia nuestras conversaciones iban dirigidas a aspectos específicos de acontecimientos globales que tenían lugar en ese momento. Sin embargo, que yo recuerde nunca habíamos hablado del propósito de la oración. En realidad, no. Evelyn estaba haciendo bien su trabajo. Al hacer su pregunta, me estaba invitando a que respondiera desde lo más profundo de mi ser a una cuestión que nunca me habían planteado.

Era uno de esos momentos que tienen lugar muy pocas veces. De algún modo su pregunta se abría camino entre los centinelas de la lógica y del razonamiento, para abordar la realidad del momento. No tenía muy claro lo que iba a decir. Abrí la boca para responder a la pregunta de Evelyn, con confianza absoluta en el proceso que se estaba desarrollando entre nosotros. Una a una, las palabras fueron saliendo de mi boca, en el preciso instante en que se iban formando. Aunque no estaba especialmente sorprendido, sentía admiración por el proceso, por la facilidad con la que fluía cada palabra y por lo conciso de mi respuesta.

-La oración -empecé- es para nosotros como el agua para una semilla.

¡Eso fue todo! Mi respuesta era completa. El silencio inundó la habitación. Los participantes y yo hicimos una pausa para reflexionar sobre el poder de esas once palabras. Pensé en lo que había dicho. La semilla de una planta es completa en sí misma. Bajo las circunstancias apropiadas, la semilla puede conservarse durante siglos de ese modo, con una rígida capa que la protege de otras posibilidades. Sólo con el agua, la semilla alcanzará su mayor expresión de vida.

Nosotros somos como semillas. Venimos a este mundo completos, con la semilla de poder ser algo aún más grande. Nuestro tiempo en común, en presencia de los cambios de la vida, despierta en nuestro interior las posibilidades superiores del amor y la com-pasión. Con la oración florecemos para completar nuestro potencial.

 

Evelyn esbozó una sonrisa en su rostro. Sentí que ella ya conocía la respuesta que tan hábilmente me había sonsacado. Era como si supiera que los demás participantes se iban a beneficiar de escuchar las palabras que, aparentemente, yo no habría dicho ese día. A principios del siglo XX, el profeta y poeta Khalill Gibran afirmó que el trabajo que hacemos en la vida es nuestro amor hecho visible. Con su valor para ponerse en pie en una sala con varios cientos de personas, la mayoría desconocidas para ella y hablar tímidamente por el micro, Evelyn me sacó una respuesta que fue útil para todos en aquel momento. Desde ese día, esa misma respuesta me ha servido para muchas otras personas en otras ciudades. Evelyn y yo hicimos bien nuestro trabajo en común, nuestro amor hecho visible.

Extracto de libro, El efecto Isaías, de Greg Bradden

 

¿Quién soy Yo?

 

Charles Fillmore nos dice: “Todo hombre, tarde o temprano, se hace esta pregunta: ¿Quién soy Yo?- Dios contesta- Espiritualmente, tu eres mi Idea de mi mismo, tal como me veo en lo ideal; físicamente, eres la ley de mi mente ejecutando esa idea…El hombre es una idea perfecta en la Mente- Dio. La Mente-Dios esta tratando constantemente de expresar en cada hombre su idea  perfecta: el hombre único y verdadero…Este hombre, que es la perfecta idea de Dios, es tu verdadero ser. La Mente-Dios, es tu verdadero ser. La Mente-Dios, bajo la Ley del pensamiento, busca constantemente manifestar su perfección en ti. Ella es tu espíritu y cuando busca su orientación y afirmación en contacto mental con Ella, su manifestación aumenta grandemente en tu vida. Ella tiene tras sí, todos los poderes del ser, y no hay nada que no pueda hacer si le das completo poder, y haces tus pensamientos suficientemente fuertes como para expresar las grandes fuerzas que estas buscando expresar en ti”.

Conclusión: Tu no sólo eres un ser humano, eres ante todo un ser espiritual, Divino y perfecto.

Afirma con entusiasmo y fe:

 

YO SOY UN SER ESPIRITUAL.

UN HIJO DE DIOS; PERFECTO.

MI VERDADERA Y REAL NATURALEZA

NUNCA CAMBIA, NI SE DESGASTA.

ELLA ES POR SIEMPRE; ES ETERNA.

 

YO TENGO LA MISMA EDAD QUE TENIA AYER.

TENGO LA MISMA VIDA:

LA MISMA MENTE: EL MISMO ESPIRITU;

EL MISMO CUERPO.

 

TODO LO QUE EL PADRE TIENE

ES MIO AHORA, EL PODER DE DIOS ES MI.

NO TIENE EDAD NI CAMBIOS…

ÉL TIENE INTELIGENCIA Y SABIDURIA.

 

ÉL ES MI GUIA Y DIRECCION.

Y TODO ESO YO SOY ¡AHORA!…

YO LO CREO, YO LO ACEPTO

Y YO SE QUE ASÍ ES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: