How To Tap In To The Power Of Intention. Your Connection To The Infinite

17 sep

A person who lives in a state of unity with the Source of all life doesn’t look any different from ordinary folks. These people don’t wear a halo or dress in special garments that announce their godlike qualities. But when you notice that they go through life as the lucky ones who seem to get all the breaks, and when you begin to talk to them, you realize how distinctive they are compared to people living at ordinary levels of awareness. Spend a few moments in conversation with these people who are connected to the power of intention and you see how unique they are.

These people, whom I call connectors to signify their harmonious connection with the field of intention, are individuals who have made themselves available for success. It’s impossible to get them to be pessimistic about achieving what they desire in their lives. Rather than using language that indicates that their desires may not materialize, they speak from an inner conviction that communicates their profound and simple knowing that the universal Source supplies everything.

They don’t say, With my luck things won’t work out. Instead, you’re much more likely to hear something like, I intend to create this and I know it will work out. No matter how you might attempt to dissuade them by pointing out all the reasons why their optimism ought to be curtailed, they seem blissfully blind to reality-check repercussions. It’s almost as if they’re in a different world, a world in which they can’t hear the reasons why things won’t work out.

If you engage them in conversation about this idea, they simply say something like, I refuse to think about what can’t happen, because I’ll attract exactly what I think about, so I only think about what I know will happen. It doesn’t matter to them what’s happened before. They don’t relate to the concepts of failure or it’s impossible. They simply, without fanfare, are unaffected by reasons for being pessimistic. They’ve made themselves available for success, and they know and trust in an invisible force that’s all-providing. They’re so well connected to the all-providing Source that it’s as if they have a natural aura preventing anything from getting through that might weaken their connection to the creative energy of the power of intention.

Connectors appreciate the world and everything in it. The same connection that they experience with nature they feel toward all beings, including those who lived before and those who have yet to arrive. They have a consciousness of the oneness, and therefore they make no distinctions such as them or those other people. To a connector, it is all we. If you could observe their inner world, you’d discover that they’re hurt by pain inflicted on others. They don’t have the concept of enemies, since they know that all of us emanate from the same divine Source. They enjoy the differences in the appearance and customs of others rather than disliking, criticizing, or feeling threatened by them. Their connection to others is of a spiritual nature, but they don’t separate themselves spiritually from anyone regardless of where they might live or how different their appearances or customs may be from their own. In their heart, connectors feel an affinity to all of life, as well as to the Source of all of life. For daily reminders on being a connector, see The Power of Intention 2015 Page A Day Calendar

Wayne W. Dyer, Ph.D., is an internationally renowned author and speaker in the field of self-development. He’s the author of 30 books, has created numerous audio programs and videos, and has appeared on thousands of television and radio shows. Wayne holds a doctorate in educational counseling from Wayne State University and was an associate professor at St. John’s University in New York.

La importancia de nuestro nombre y de no repertirlos

15 sep

Cuando bautizamos a un hijo debemos saber que junto con el nombre le pasamos una identidad. Evitemos por tanto los nombres de los antepasados, de antiguos novios o novias, de personajes históricos o novelescos. Los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y que condicionan nuestra vida. Un nombre repetido es como un contrato al que le hacemos una fotocopia, cuando en el árbol genealógico hay muchas fotocopias el nombre pierde fuerza y queda devaluado. Según Alejandro Jodorowsky, el nombre tiene un impacto muy potente sobre la mente. Puede ser un fuerte identificador simbólico de la personalidad, un talismán o una prisión que nos impide ser y crecer.


En los árboles narcisistas cada generación repite los mismos nombres de sus ancestros y con ello se repiten los destinos. ¿Atraen ciertos barrios a personas cuyo estado emocional corresponde al significado oculto de esos nombres?
Dice Alejandro Jodorowsky que en Santiago de Chile vivió en La plaza Diego de Almagro, un lugar que él sintió como oscuro y triste. Resulta posible pensar que ese lugar era el reflejo de su interior en aquel momento de su vida. Diego de Almagro fue un conquistador frustrado. Por engañosos consejos de su cómplice Pizarro, partió de Cuzco hacia las tierras inexploradas del Sur creyendo encontrar templos con tesoros fabulosos.
Después de muchas calamidades volvió como alma en pena a Cuzco, donde su traidor socio, no queriendo compartir las riquezas robadas a los incas, lo hizo ejecutar. Podríamos dedicar unos minutos a observar el lugar donde vivimos: en la calle de un poeta, de una santa benefactora, de un descubridor o tal vez en la de un general asesino. Nada es casual, el mundo es como un espejo que nos refleja, cada vez que realizamos una mutación interior también cambia nuestro exterior, a veces son señales del Universo ¿Podríamos decir que los nombres tienen una especie de frecuencia que sintoniza con ciertos receptores? ¿Qué tipo de receptores? Inconscientemente nos sentimos atraídos por cientos nombres que reflejen lo que somos (a veces son exactos y otras veces están ocultos detrás de máscaras, sólo hay similitudes léxicas o fonéticas): Nuestra parte sana y positiva es un receptor que sintoniza con ciertos nombres, porque nos hacen gozar y sentirnos seguros.
Nuestra parte enferma y negativa es otro receptor que sintoniza nombres determinados, porque hay una intención supraconsciente de resolver el conflicto. Reflexionemos de nuevo en los nombres de lo que hemos atraído a nuestro mundo: -El nombre de nuestra empresa, centro de trabajo, escuela… -El nombre de nuestra pareja, amigos, jefes, profesores… -
Personas que se cruzan en nuestro camino por “accidente” y se llaman exactamente igual que nuestro padre (o madre, hermano…) ¿Hay una programación inscrita en nuestro nombre y apellidos? Según nos cuenta Alejandro Jodorowsky, tanto el nombre como los apellidos encierran programas mentales que son como semillas, de ellos pueden surgir árboles frutales o plantas venenosas. En el árbol genealógico los nombres repetidos son vehículos de dramas.
Es peligroso nacer después de un hermano muerto y recibir el nombre del desaparecido. Eso nos condena a ser el otro, nunca nosotros mismos. Cuando una hija lleva el nombre de una antigua novia de su padre, se ve condenada a ser “la novia de papá” durante toda su vida. Un tío o una tía que se suicidaron convierten su nombre, durante varias generaciones en vehículo de depresiones. A veces es necesario, para detener esas repeticiones que crean destinos adversos, cambiarse el nombre.
El nuevo nombre puede ofrecernos una nueva vida. En forma intuitiva así lo comprendieron la mayoría de los poetas chilenos, todos ellos llegados a la fama con seudónimos. ¿Hay ejemplos que nos permitan comprender la importancia del nombre? Nuestro nombre nos tiene atrapados, ahí está nuestra “individualidad”.
-Barrick Gold (oro en inglés es gold) se convirtió en el mayor productor de oro del mundo. -
Brontis “voz de trueno” se dedica al mundo del teatro con una potente voz… -Maria, Inmaculada, Consuelo se asocian a la pureza, la virginidad, nombres que exigen perfección absoluta, que nos limitan –Miguel, Ángel, Rafael, Gabriel, los nombres de ángeles dan problemas con la encarnación -César, poderoso y asociado a la ambición ¿Cómo sé si el nombre que he recibido me perjudica?
Estudiar los nombres del árbol genealógico es igual que acceder al inconsciente. En los nombres encontramos secretos.
Es importante ver cómo funciona el nombre que nos dieron. Algunas cuestiones: -Lo primero es saber la persona que nos nombró. ¿Papá?, ¿mamá?, ¿abuelo?, ¿la hermana?, ¿el padrino?… El que nombra, toma poder sobre lo nombrado y no es lo mismo llamarme Micaela por mi abuela paterna, si el nombre se le ocurrió a mi padre para repetir el nudo incestuoso, o por mi madre, para ser aceptada en la familia de mi padre, dándole una hija-clon de su suegra.
-¿De pequeño/a me gustaba mi nombre o me hubiese gustado llamarme de otra manera?
Los niños tienen una intuición especial y una fresca desinhibición que les permiten rechazar de pleno lo que les contamina. -Investigar de donde viene nuestro nombre: *Si es de algún familiar, es bueno analizar su destino y los caminos que recorrió en su vida, porque probablemente venimos a repetirlos. Llamarse René después de un hermano muerto, es cargar con él toda la vida.
*Si es de alguien significativo para quién nos nombró, nos caerá la carga de darle a éste lo que el otro no le dio.
*Si es de algún personaje histórico, novelesco, as del fútbol o princesa de Mónaco, viviremos frustrados y fracasados si no seguimos el guión.
*Si es por algo material, adquiriremos las propiedades de ese elemento. Por ejemplo, “si me llamo como la muñeca de mi hermana, me convertiré en su muñeca, ella jugará conmigo, me dominará”.
*Si me llamo por algo inmaterial, tenderé a fines abstractos ideados por nuestros padres, desatendiendo lo real e incluso, por oposición a el los, llegaré a materializar lo contrario a lo que llevo escrito en el nombre. Llamarse Libertad, Paz, Luz, no siempre es sinónimo de ser libre, vivir en paz y tener las cosas claras.
-Los diminutivos: “Me llamo Manuel como mi abuelo, pero me dicen Manolito”, han proyectado en ti la figura de tu abuelo, pero tienes prohibido crecer y superarlo.
-Los nombres compuestos: “Me llamo José Luís, por mi padre y mi abuelo”. Pobre de ti si la relación entre ellos era farragosa.
“Me llamo “María José”, como dice Jodorowsky, “¡Catástrofe sexual!”.
-Los nombres feminizados o masculinizados: Mario, Josefa, Carmelo, Paula, corresponden a deseos frustrados de que naciéramos del sexo contrario.
¿Por qué no cambiarnos de nombre cuando éste va cargado por un lastre que nos inmoviliza? Nos aterra cambiarnos de nombre ya que tememos que dejaremos de ser reconocidos por nuestro clan. Tememos no ser reconocidos, ni identificados, no ser amados, es el mayor temor que tenemos. Somos seres gregarios y pensamos que podemos morir si nuestro “clan” nos abandona, lo que es una herencia de nuestro cerebro arcaico.
Metafóricamente, el nombre que nos dan los padres es como un archivo del GPS que nos va indicando caminos digitalizados y guardados en la memoria familiar. Al nacer, nos instalan el archivo y vamos deambulando por el mundo por rutas más o menos pedregosas y abruptas, pero nos sentimos como en casa, porque ya fueron trazadas por el sistema operativo del árbol. Cambiarnos de nombre es arrojar el GPS por la ventanilla del coche y empezar a ver y a recorrer nuevos caminos, conquistar territorios que no habían sido archivados por nuestro árbol.

Consejos Feng shui contra la soledad y para encontrar una pareja

13 sep

Para aquellos que se sienten solos, existe la forma de poder abrirse a nuevas amistades, a perder la soledad, cómo potencia también, las nuevas oportunidades y los encuentros. El Feng Shui ayuda a encontrar nuestras necesidades más vitales como puede ser la felicidad, la cual no se refiere sólo a la riqueza, la fama o el éxito profesional, sino el sentirse bien, amado y pleno.

Una de las razones por las que funciona el Feng Shui en el Mundo entero y cada día más, no tiene nada que ver con el que se coloque un objeto determinado, sino como podemos armonizar todo el espacio, en base a las energías que se reciben del lugar y en ese hábitat.

Sí, … todo tiene que ver con conocer como es su Casa aunque sea alquilada, usted está recibiendo sus influencias, se debería de conocer que Mapa de Estrellas tiene su casa, es decir como son sus combinaciones y dónde están ubicadas las estrellas propicias. En la Astrología China se debe de conocer, como es el Mapa Energético de sus 4 Pilares en el momento que nació, y que influencia está recibiendo hoy, o en que momento de su Ciclo, de su Camino de Vida o del Destino se encuentra.

Algo muy importante es la evaluación y la observación del Feng Shui del dormitorio de la persona que no encuentra pareja, como es la distribución de muebles en su interior, la posición y la orientación de la cama, con respecto a su número Kua, si es correcto el color de las paredes, hasta sus adornos.

Todo tiene que ver con las energías de la casa, con aquellos cambios o influencias que hayan ocurrido ajenos a su voluntad, en su micro o macro entorno y como recibe las consecuencias.

Experiencia exitosa:

Es también importante crear oportunidades para generar buenas relaciones con las personas que le rodean. La experiencia que tuvimos en la casa de Ana, fue interesante para contarles. Visitamos su apartamento porque ella quería un cambio, no se sentía que avanzaba, Ana es divorciada desde hace mucho años y sin lograr encontrar pareja, tiene tres hijos, próximamente va a ser abuela por parte de sus dos hijas, el hijo varón de 24 años en casa, …casi pronto también para dejar su nido. Su situación económica como terapeuta es bastante buena…. Sin grandes desafíos.

Al entrar en el apartamento y realizar la evaluación general, vimos muchos elementos por todos lados…eso puede llegar a generar desorden y traer confusión. El exceso de elementos confirmaba un poco lo que nos había indicado el Mapa de Estrellas de Feng Shui de la casa, que tenía la influencia de estrellas de confusión, y estaban presentes en esta situación.

Para conocer más, pedimos visitar el dormitorio, vimos que la confusión también estaba presente allí, agrupación de pequeñas cosas por varios lados, mucho más agravada al ver su cama y su entorno. Vimos una pequeña cama de una plaza arrinconada a la pared, con una mesa de luz, un cuadro grande sobre su cabeza y para rematar, la cama se situaba frente a la puerta del dormitorio, es decir que desde el comedor se veía su cama, no tenía protección, ni intimidad.

La pregunta, un poco cruel que me surgió, un poco para hacerla reaccionar, …fue si ella se había cerrado con sus 48 años a tener una nueva pareja…. Quedó muy sorprendida, porque justamente, ese era uno de sus deseos, el rehacer su vida y el tener una nueva pareja, ya que no se sentía vieja y que pronto iba a quedar sola en la casa.

Al hacerla reaccionar, y hacerle ver que en ese gran departamento, ella no había dejado la posibilidad de que llegar otra persona, ella dormía en una pequeña cama, un solo lugar, arrinconada. Fue un gran descubrimiento para ella, … TOMAR CONSCIENCIA, haberse dado cuenta de lo que estaba pasando con ella, que no se estaba dando la posibilidad de permitir que llegara otra persona a su vida y a su casa. Ya con esa información, aunque no hubiéramos evaluado más nada de esa casa, ya estaba hecho el trabajo.

Fue formidable como le cambió su propia energía y la de ese espacio, al poner una cama de dos plazas, con sus dos mesitas de luz en cada lado, dejando más simple, despejado de muchos elementos decorativos, desplazarla hacia un costado la cama grande y dejando espacio en el entorno de la cama y dándole una posición de poder, en esa habitación… alejarla de esa puerta.

Buscando en la decoración de su dormitorio el potenciar las mejores energías para el Feng Shui, y para el Mapa de Energético de sus Cuatro Pilares en la astrología China de Ana, necesitaba madera, colocamos un hermoso cuadro en esos tonos, para que la apoyara con el color.

Un modo de potenciarla, es incluir en la decoración del dormitorio con algún detalle de fuego, para inspirar al romance. En este caso era importante que se visualizará formando parte de una pareja, fomenta lo positivo, no la soledad y la autocompasión. Potenciamos su Rincón del Amor, para que ella estuviera atenta a esas oportunidades que se pueden presentar al potenciar las influencias de su Flor de Melocotón o del Amor.

El secreto de la aplicación del Feng Shui en estos aspectos de la vida amorosa estriba en comprender la importancia que se atribuye al tener el entendimiento de la situación, no es por magia.

Ahora, se estará preguntando ¿Cómo puedo saber mi Flor o mi rincón del Amor, y dónde está ubicado ese lugar para mejorar mis relaciones?

Primero debemos entender, como se puede saber dónde está ubicado ese sector, no es una dirección universal, es variable y surge según sea su Equilibrio de Energías, o según sus 4 Pilares en la Astrología China.

Es un sector donde todas las energías están en total y completo balance, donde el Qi Yin y Yang están en armonía, y que el Qi sea suave y pacifico, trayendo equilibrio a las emociones y causando el desarrollo de relaciones positivas y saludables.

Video:Arquitecto de Sueños – Feng Shui: Ceremonia para combatir la soledad y abrirte al amor

 

Compilación hecha por Mundo Metafísico

Vídeo

THE FIVE MODES OF PRAYER by GREGG BRADEN (video)

11 sep


Prayer is perhaps one of the most ancient and mysterious of human experiences. It’s also one of the most personal. Even before the word prayer appeared in spiritual practices, the oldest records of the Christian and Gnostic traditions used words such as communion to describe our ability to speak with the unseen forces of the universe. Prayer is unique to everyone who experiences it. Some estimate that there are as many different ways to pray as there are people who do the praying!

Today, modern prayer researchers have identified four broad categories that are believed to encompass all the many ways that we pray. In no particular order, they are: (1) colloquial, or informal, prayers; (2) petitionary prayers; (3) ritualistic prayers; and (4) meditative prayers. When we pray, the researchers suggest that we use one of these four modes—or a combination.

Colloquial prayers are informal prayers offered in everyday language. An example is: “Dear God, if just this one time I can get to the gas station before my gauge reads ‘empty,’ I promise I’ll never let my tank get this low again!” Petitionary prayers are requests to God, such as: “Mighty God, I claim perfect healing now, and in all past, present, and future manifestations.” Ritualistic prayers are perhaps most familiar. These are offered as specific words spoken at a specific time of day or year. Two examples are: “Now I lay me down to sleep . . .” and “God is great, God is good. . . .” Some people make a distinction between meditation and prayer, viewing prayer as “speaking” to God and meditation as “listening” to God. During meditation, we’re typically aware of a sacred presence that permeates our world and our being, and we apply the techniques of various teachings to experience what this presence means in our lives, as well as to harness it.

As good as these descriptions are, and as well as each of these prayers appears to work, there’s always been another mode of prayer that this list doesn’t account for. This fifth mode of prayer, the “lost mode,” is a prayer that’s based solely in feeling. Rather than the sense of helplessness that often leads us to ask for assistance from a higher power, feeling-based prayer acknowledges our ability to communicate with the intelligent force that 95 percent of us believe in, and participate in the outcome.

Without any words, without our hands held in a certain position or any outward physical expression, this mode of prayer simply invites us to feel a clear and powerful feeling as if our prayers have already been answered. Through this intangible “language,” we participate in the healing of our bodies, the abundance that comes to our friends and families, and the peace between nations.

Sometimes we see references to this mode of prayer, perhaps without recognizing what we’re being shown. In the American Southwest, for instance, ancient stone structures were created in the desert by their builders as “chapels”: sacred places where wisdom could be shared and prayers offered. These perfectly circular stone buildings, some submerged and covered deep within the earth, were known as kivas (pronounced KEE-vuhs). Etched, carved, and painted into the walls of some kivas are clues as to how the lost mode of prayer was used in native traditions.

Inside restored kivas in the Four-Corners area, there are the remnants of the mud plaster that covered the stone structures long ago. Lightly etched into the earthen stucco, we can still see the faint images of rain clouds and lightning hovering over abundant fields of corn. In other places, the walls show outlines that hint at wildlife such as elk and deer, which were abundant in the valleys. In this way, the ancient artists recorded the secret of the lost mode of prayer.

In the places where the prayers were offered, those praying surrounded themselves with the images of the very things that they chose to experience in their lives! Not unlike the scenes of miracles and resurrection that we see in a church or temple today, the images inspired those who were praying with the feeling that their prayers had been answered. For them, prayer was a full-body experience, involving all of their senses.

If you ask someone on any street, or in any airport or shopping mall, to describe prayer, more often than not they’ll recite the words of familiar prayers to answer you. When we say things like “Now I lay me down to sleep,” “God is great, God is good,” and “Our Father, who art in heaven,” the belief is that we’re saying a prayer. Could the words be a “code”? Rather than being the prayer itself, could the words that remain today be the formula that someone else designed long ago to create the feeling of the prayer within us. If so, then the implications are vast.

We are always feeling in each moment of every day of our lives. While we may not always be aware of just what we’re feeling, we are feeling nonetheless. If feeling is the prayer and we’re always feeling, then that means we’re always in a state of prayer. Each moment is a prayer. Life is a prayer! We’re always sending a message to the mirror of creation, signaling healing or disease, peace or war, honoring or dishonoring our relationships with those we love. “Life” is the Mind of God sending back to us what we feel—what we’ve prayed.

¡Hoy la última Súper luna del año! Luna llena en piscis…

8 sep

Una superluna se da cuando hay luna llena en el perigeo, es decir, en el punto en el que la Luna más cerca está de la Tierra mientras gira alrededor de ella. Y esto ocurrirá hoy 9 de septiembre.
Solo un instante
La luna llena se producirá a las 1.38 GMT (3.38 hora peninsular española, checa el huso horario que corresponde a tu país), por lo que otro buen momento para verla será el martes a primera hora, justo antes del amanecer, “ya que estará baja en el horizonte”. Serra asegura que da lo mismo desde que parte del planeta se observe, lo importante, evidentemente, es que el cielo esté despejado.
Aunque la percepción es que la luna llena se mantiene durante toda la noche, la verdad es que desde el punto de vista astronómico ese momento solo dura un instante.
Este año, al igual que en los tres anteriores y al igual que ocurrirá en 2015, se producirán un total de cinco superlunas. La del pasado 10 de agosto fue la mayor, debido a la distancia del perigeo, que estaba más próximo a la Tierra. La última de 2014 se producirá el 8 de octubre, mientras las anteriores fueron el 13 de junio y el 12 de julio.
Mareas más vivas
Durante las superlunas, la atracción gravitatoria lunar es mayor, pero el único efecto observable sobre nuestro planeta será que habrá mareas más vivas, explica Serra.
Añade en su blog que algunas teorías apuntan a que una superluna puede producir “perturbaciones geológicas” como terremotos o tsunamis, pero “la realidad es que este incremento es demasiado pequeño para causar tales efectos”.
Durante las superlunas, el diámetro de la luna llena puede aumentar hasta en un 14% respecto a una luna llena en el apogeo. Serra asegura que “es solo la quinceava parte del tamaño angular de nuestro dedo meñique”, por lo que, precisa, solo es apreciable a través de un telescopio.


8-9 DE SEPTIEMBRE LUNA EN PISCIS
La Luna en piscis :
Imaginación
Felicidad interior
Sensibilidad psíquica
Confianza / Conciencia mística
Sanación espiritual
Compasión
Abandonar la Impotencia
“La Fe mueve montañas “ dice un dicho y creo que es apropiado para las energias que traera la luna en piscis.. Llega el momento del año en el que el práctico Sol en Virgo se opone a la luna más mística de todas, la de Piscis.
La fuerza solar y lunar se enfrentan para que contemplemos ambas caras de la moneda, Ya que el sol justo ilumina a la luna como pidiendo que centremos nuestra atención en los asuntos que esta reclama.
Con el Sol en Virgo se nos exige orden, no dejar nada relegado y trabajar duro para obtener excelentes resultados a través de cubrir cada detalle necesario que demandara nuestra concentración y total dedicación hasta alcanzarlo. Pero la luna en Piscis llega para recordarnos que también es importante y necesario soñar. Razón e Imaginación no son palabras opuestas. La una va ligada a la otra para subsistir. ¿Qué sería de un mundo sin sueños? ¿Y qué sería de ese mismo mundo si prescindiéramos de las herramientas necesarias para hacer esos sueños realidad?
Esta Luna Llena en Piscis te invita a soñar lo que quieras. La imaginación no tiene límites. Idealiza, empieza a visualizar la grandeza de un futuro mejor… Pero no te quedes en el misticismo de la energía de Agua. Saca las posibilidades de materialización de la Tierra. El Sol en Virgo es inteligente. Es capaz de ver la oportunidad y trazar el plan requerido para poder aprovecharla. Esta luna nos trae una combinación de energías excepcionalmente hermosa. Nos provee de las herramientas que necesitamos para realizar la utopía.
“Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad si tenemos el coraje de perseguirlos.”Walt Disney

Pedir un deseo a la súper luna llena
En cuanto a la salud, se considera que en esta fase lunar, el cuerpo tiende a retener líquidos, por lo que, aquellos que os consideréis sensibles al influjo de la luna, es aconsejable que evitéis la sal y alimentos salados, y disminuyáis o eliminéis los alimentos procesados de vuestra dieta. Vuestro cuerpo lo agradecerá.
Uno de los rituales que suelo recomendar cada luna llena, consiste en “cargar” una piedra o gema con la energía de la luna. Puede ser una piedra blanca, o del color que más os guste, un cuarzo, o alguna gema que tenga para vosotros algún significado especial .Para ello, debéis lavar bien la piedra que hayáis elegido con agua y sal, para limpiarla y purificarla, y por la noche, la tenéis que dejar cerca de una ventana, para que reciba la luz directa o indirecta de la luna.
Si os apetece, además podéis pedirle un deseo a la luna e imaginar que el deseo va a venir a vuestras vidas, siempre dando las gracias, se cumpla o no el deseo.
Tambien en Luna llena:
El Tibetano dijo que la luna llena es el mejor día para entrar en contacto con los Maestros. En los Vedas se dice que la luna es la puerta entre el Maestro y el discípulo y que la luna llena es la apertura de esa puerta. El día de luna llena todas las corrientes astrales, etéricas y mentales de los seres de la Tierra están magnetizadas por completo y fluyen en la misma dirección. La mente se halla muy dispuesta a meditar y los Maestros están preparados para admitir alumnos a gran escala. H.P.Blavatsky nos dice que los dos días antes de la luna llena son excelentes para recibir la energía de los Maestros, que el día de luna llena es ideal para mantener un contacto completo con ellos, y que los dos días después de la luna llena son excelentes para distribuir esa energía a la fraternidad humana.

 
Compilación realizada por: Mundo Metafísico.

Proof That Love Goes On After Death. Are Deceased Loved Ones Waiting to Help You?

7 sep

In her new book, Love Never Dies: How to Reconnect and Make Peace with the Deceased, Dr. Jamie Turndorf tells the incredible story of losing her beloved husband in an accident and finding him again as a spirit visitor from the realm beyond death. Here Dr. Turndorf describes their first comforting reconnection after she returns home:

My mother drove me back to Jean’s and my house. As soon as her tires crunched on our pebble drive, I was overcome with chills, shaking, and trembling. I must have malaria of the soul, I thought.

I entered the house and burrowed into bed. My mother gave me a Valium. I lay alone, weeping, clutching Jean’s pajama top to my nose, like a little girl clinging to her favorite teddy bear. I inhaled deeply, smelling Jean’s beautiful scent that always filled me with such ecstasy. I wept and wept and wept, begging to be wrapped in the arms of death. Suddenly, as if an IV tranquilizer had been inserted in my vein, a tidal wave of peace and love entered me. My chest felt bathed in warm, golden light.

Words that were not my own began pouring into my head. At the time, I didn’t know the technical name for what was happening to me. I just knew that Jean was implanting words, thoughts, and feelings into me. Jean was suddenly a voice inside my head. The voice was clearly not my own. He was in my mind.

He said, You can’t give up. You can’t die. We have so much work left to do in our ministry. I was stunned by the message, but not afraid. “Ministry? What ministry?” I asked aloud. I didn’t have a clue what he was referring to. The word ministry sounded daunting, especially for an atheist. Clearly he knew this wasn’t the time to go into detail. He didn’t say more on this point, but I sensed that he would clue me in when he felt the time was right.

Even in that moment, I knew that Jean was showing me that our loved ones in spirit are here to help us weather life’s storms, assist us in completing our journey, and even guide us to fulfill our destinies. Despite registering that thought, I again wept in misery over having to live another 40 years or more on earth without him.

I silently asked, How do I live in the world when the entire world is gone?

In reply, the following words popped into my mind: You’ll never be without me. Your head rests on my shoulder morning and night and whenever else you want to connect with me.

He continued, My arms are always open to you. What else is there for me to do? My full-time occupation is to love you . . . . This was the first of many rhymes that I’ve heard from Jean. His rhymes, I soon realized, were his way of underscoring a point, to make sure I would remember his message.

He cajoled me through the night, buoying my sinking soul with words of love and reassurance. Come to me, my little darling [his daily term of endearment for me] whenever you need me.

His words of reassurance reminded me that I was not alone. (Nor are you. Your loved ones are always watching over you until your days are through.) The hours passed. His vigil continued.

At one point, he said, My little darling, don’t be afraid of being alone in the dark. It is in the silence that you will hear my voice. The conversation and the noise of the day drown out my voice. Any time you want to talk to me, come to the bed, be still, and you will hear me. It is in the quiet that we will always unite. He again said, I am always available to you. I’m holding your hand every minute.

Jean went on to tell me, I had to go. I needed to be in the form I’m in to protect you better. He added that he could help me better from the place where he was. During this entire magical evening, his words poured over me like a fountain of love, a babbling brook overflowing its banks. I didn’t sleep a bit. How could I? Like new lovers chatting the night away, Jean and I had found each other again. I didn’t want to close my eyes. I was afraid to lose him.

Below is the trailer for my book, Love Never Dies, a story about true love and moving from grief to joy after a loved one dies.

&nOur Love and Relationships Don’t End in Death, Dr. Jamie Turndorf’s Story (video)

bsp;

Las causas emocionales de la obesidad

5 sep

Desde el punto de vista simbólico, las personas que engordan, en realidad lo que hacen es “protegerse” de los demás, o de algún tipo de situación o trauma instaurado en su cabeza.
En la obesidad no se acumula masa ósea, ni muscular, ni se agranda ningún órgano, ni se llena ninguna cavidad de aires malignos. Lo único que se acumula bajo la capa de la piel es una cantidad de grasa (energía estancada) que no se va a usar y se retiene una cantidad de líquido (emociones tóxicas), que el organismo no puede eliminar.
Las células del cuerpo de una persona obesa, obedecen una orden de acumular grasa, y como sea, de no soltarla, “no quemarla”. Centrándonos en la grasa, ésta podría considerarse como un elemento comodín que el cuerpo, obediente como marinero a las órdenes del patrón, el inconsciente, las sitúa estratégicamente con distintas intenciones, tantas como obesos.


Tres ejemplos:
1.- En el abdomen, para defenderse de ser adulto. Tomamos forma de bebé barrigón. Puede que el árbol ataque a los niños cuando “espigan”. En el abdomen también, para simular un embarazo. El árbol genealógico te acepta como madre, no como mujer.
2.- En las caderas y muslos para ocultar el talento creativo y la libertad de expresión artística. El árbol asignó a otra persona este territorio, o hay una prohibición total al desarrollo libidinal, en beneficio de otro de los egos, por ejemplo el intelectual o el material.
3.- En todo el cuerpo a consecuencia de un abuso sexual. Puede provocar que asociemos “la belleza” con “la agresión”. Es decir, si soy bella soy blanco de agresiones sexuales, por lo tanto engordo y de ese modo nadie me mirará, ni me deseará sexualmente. Es una forma de defensa para estar a salvo.
Desde la perspectiva de Naska Groppaglio, la obesidad, así como la delgadez, las jorobas, etc. se utilizan para integrarse en el “clan familiar”. Cuando no hay suficiente espacio en familias con muchos hijos, cuando uno nace no deseado, del sexo opuesto al esperado, es posible que el cerebro más primitivo encuentre estrategias de supervivencia que responden a estos patrones.
También hay personas que establecen su prioridad en el ahorro, en no gastar ni un centavo. Son las personas que no invierten, sólo acumulan. La obesidad podría ser un síntoma de esa disposición, del miedo a que le falte. Como un seguro a todo riesgo, donde la grasa es “el seguro”.
Detrás de la obesidad también puede haber una madre dominante, posesiva, que ejercía un control estricto sobre su alimentación, sus pensamientos, sus sentimientos y su creatividad. En este sentido, la obesidad representa una oposición inconsciente a la autoridad materna que abusó de nosotros.
Un ejemplo puede aclararlo: Una niña empezó a engordar para que su madre la quisiera y se preocupara de ella como de su abuela que había enfermado y ahora estaba en su casa robándole toda la atención.
Alejandro Jodorowsky dice que cuando uno sufre un abuso, eso se sigue repitiendo. Hay que eliminar de la mente el símbolo del abuso y romper la fijación con un acto psicomágico. En este caso le recetó que comprara tantos kilos de huesos para perros como los que ella tenía en estos momentos de sobrepeso. Llevar toda esa carga en una carretilla hasta el cementerio donde estaba enterrada su abuela y decirle: ” abuelita, estos kilos son tuyos, no son míos, me libero de esta carga” También debería llevar miel para endulzar y que no fuera un acto hostil.
Noticias relacionadas con la obesidad
Una noticia apunta que el estómago puede actuar como un “segundo cerebro”. Se ha descubierto toda una red neuronal de entorno a cien millones de neuronas en el conducto intestinal. De esta manera, lo que se conoce como “sentimiento intestinal” es el nudo en el estómago que todos conocemos. A riesgo de equivocarnos, podemos pensar que en este rudimentario “cerebro” el hambre de amor, de atención y de ternura… lo satisfacemos con exceso de alimento.
Otra noticia habla de una especie de “interruptor biológico” de la obesidad, que ofrece la posibilidad de manipular la presencia o ausencia de grasa en zonas anatómicamente estratégicas del cuerpo. Ese interruptor se activa sobre todo por el estrés crónico. Este hallazgo explicaría porqué hay personas que durante sus vacaciones, pese a los habituales excesos del verano, pueden llegar a perder peso al alejarse temporalmente de sus presiones y preocupaciones cotidianas.
La última de las noticias que vamos a comentar es una especie de “programación enferma” que advierte que pronto habrá una epidemia de cáncer de estómago en los países desarrollados, según han alertado expertos en esta patología. Para estos expertos, la causa de este incremento podría tener relación con la obesidad.
Sería interesante y sobre todo positivo, complementar lo que los especialistas médicos aconsejan respecto a dietas y ejercicios para sanar la obesidad, con una mirada diferente a la misma, entendiendo la obesidad como un mensaje que el cuerpo nos manda para sanar lo que hay en su raíz.
Debemos preguntarnos:
-¿Qué sentido metafórico tiene acumular la grasa o el líquido en este lugar de mi cuerpo?
-¿Qué es lo que en realidad acumulo y para qué?
-¿Por qué no dejo fluir la energía y las emociones?
-¿Qué oculto tras la grasa?
-¿A quién o a qué me parezco con esta imagen?
-¿He sido visto por mis padres?
-¿He tenido suficiente espacio para crecer entre mis hermanos?
-¿Estoy alimentando mi falta de amor con exceso de comida?
Fuente : Dr. Salomon Sellam (Es considerado uno de los máximos expertos en Medicina Psicosomática, campo al que ha dedicado varios libros de ensayo, donde propone una visión psicosomática de la enfermedad y analiza los factores psíquicos que pueden estar en el origen de cada patología. “La enfermedad es una situación de la vida cotidiana en la que un acontecimiento brusco, inesperado, que nos toma por sorpresa, nos desestabiliza totalmente”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.162 seguidores